Monerías | Mafalda

MAFALDA

El 29  de septiembre de 1964 el mundo conoció a Mafalda quien, como algunas de las mejores cosas de la vida, nació por accidente.

MAFALDA PRIMERA APARICIÓN

La historia se remonta a 1963, cuando el caricaturista argentino Joaquín Salvador Lavado, Quino, recibió la encomienda de crear tiras cómicas como una campaña publicitaria para la línea de electrodomésticos Mansfield.

Quino realizó ocho tiras en las que presentó a una familia de clase media (media estúpida, diría en algún momento la propia Mafalda), mismas que jamás vieron la luz ante la obviedad de ser publicidad descarada. Pero la semilla había sido plantada.

Al año siguiente, la revista Leoplán publica tres tiras de Mafalda en su suplemento humorístico Gregorio. Y meses después,  la revista Primera Plana encarga unas tiras a Quino quien, a falta de una mejor idea, desempolva su trabajo anterior y el resto es historia.

EL MUNDO DE MAFALDA


Al inicio, Mafalda aparecía sola o con su padre, pero poco a poco se hizo de una galería de apoyo, sin cuyas personalidades la tira no se convertiría en lo que es ahora.


PERSONAJES

RÁQUEL | La madre de Mafalda es una ama de casa que dejó la universidad para atender a su familia. Usa lentes porque ve mal todo, pero no porque sea pesimista, simplemente tiene miopía. Afortunadamente para Mafalda, la oportunidad de triunfar en la vida no es hereditaria.

PAPÁ (porque ‘padre’ sería más respetuoso) | Sale muy contento todos los días a trabajar, sin embargo, no tiene la fuerza para salir del departamento si no es tomando la mano de su hija. Al regresar llega molido, no por nada a Mafalda le molesta envíar un padre a la oficina todos los días para que le devuelvan “esto”.

Es adicto al Nervo-Calm a causa de las preguntas de su hija, por eso aunque todavía no es un joven de 40 años y ya tiene cosas de un viejo de 39.

FELIPE | El primer y mejor amigo de Mafalda. Es el mayor del grupo, va un año adelante en la escuela, a la que no va con mucho gusto a pesar de ser buen alumno.

Es un friki hecho y derecho, su cómic favorito es el Llanero Solitario, o Solterón como dice Susanita (pues todo solitario en el fondo es un solterón).

Se preocupa por todo pues justo a él le tocó ser como es, y aunque sabe que uno nunca termina de conocerse, es un buenazo (aunque no sea reconocido como tal en Estados Unidos y Europa).

Está locamente enamorado de Muriel, una vecinita muy guapa de su barrio, pero su timidez le impide hablarle, es decir, todo un friki.

Primera aparicion: 19 de enero de 1965
En 1965, Quino abandona Primera Plana y se muda a El Mundo, un rotativo en el que inicia una segunda etapa en la vida de Mafalda… el jardín de niños. Es en esta época que ingresan los otros tres amigos de Mafalda: Manolito, Miguelito, y su antítesis, Susanita.

MANOLITO | Manolo Goreiro es hijo de españoles, justo como el propio Quino. Su padre, dueño del almacén Don Manolo (que vende baratísimo), considera que su hijo sólo debe ir a la escuela hasta que aprenda a hacer sumas y restas, que es lo que en verdad le hace falta.

Manolito no es el más listo de la clase, su maestra dice que él en lugar de hacer los deberes, los perpetra, sin embargo, es el único del grupo que sabe qué es lo que quiere en la vida: ser un millonario como Rockefeller y tener una gran cadena de supermercados llamada “Manolo’s”.

Contrario a los chicos de su edad, le gusta la sopa y odia a los Beatles, y tiene un odio casado con Susanita.

Primera aparicion: 29 de marzo de 1965

SUSANITA | Susana Clotilde Chirusi es la mejor amiga de Mafalda, a pesar de no parecerse en nada. Lo único que le pide a la vida son hijitos (porque la lavadora, estufa y demás electrodomésticos se los pedirá al marido, no es bruta), aunque sabe que el ser ama de casa no la llevará a la portada de las revistas de estrellas.

A ella le parte el alma ver gente pobre, por lo que opina que los deberían de esconder, y aunque muchos la llaman prejuiciosa, ella jamás ha dicho nada en contra de esos cochinos negros.

Primera aparicion: 19 de enero de 1965

MIGUELITO | Miguel Pitti es un vecino de Mafalda que, por coincidencia, conoció en un veraneo, y cuando se dio cuenta que él era sólo un amigo más de Mafalda se sintió traicionado (al final de cuentas, ella era igual que todas), pero eventualmente se hizo amigo de todo el grupo.

Es un año más chico que Mafalda, Manolito y Susanita, por eso tardó un poco más en ir al colegio con ellos.

Está convencido que si no llega a nacer habría supuesto un duro golpe a la humanidad, y no entiende para qué existían los dulces, los juguetes y los cómics antes de que él naciera.

A pesar de sonar pedante, la verdad es que Miguelito demuestra la ingenuidad y el decubrimiento del mundo.

Primera aparicion: Verano de 1966


El Mundo cerró sus puertas en diciembre del 67. La tira no se publicó durante cinco meses, hasta junio del 68, cuando la recoge el diario Siete Días Ilustrados.

Fuera de cuadro, el 21 de marzo de 1968 nace Guille, el hermano de Mafalda. En esta última etapa apareció también Libertad, la última integrante de la pandilla.

GUILLE | Rebelde desde que estaba en la cuna y fan de Bridgit Bardott, Guille ama la sopa (situación que le da asco a Mafalda).

Llama “vieja” a Mafalda (quien se quiere hacer la joven a veces) y le impresiona todo lo que puede caber dentro de un lápiz. Es chantajista como todo buen bebé, por eso cuando su papá no puede hacer salir el sol, le pide “que lo baje nel pizo pod favod, señod”.

Primera aparicion: 2 de Junio de 1968

LIBERTAD | Bajita como nivel de vida, sabe que todo mundo saca su estúpida conclusión cuando la conoce, por eso le revienta el complejo de altura de los demás.

Gusta le gente simple. Es hija de padres izquierdosos y su madre es traductora de libros de francés, de hecho, el último pollo que comió lo escribió Jean Paul Sartre.

Libertad es el personaje favorito de Quino, pues para él, ella representa su nombre.

Primera aparicion: 15 de febrero de 1970

CURIOSIDADES | Mafalda es digna de estudiarse y releerse, pues sus tiras pueden parecer sencillas pero esconden una profundidad que pasa desapercibida inicialmente. Su humor tiene distintos niveles de lectura y, al igual que El Principito, puedes leerla en distintas etapas de tu vida y la entenderás de manera distinta.

Aquí la opinión de algunos grandes escritores latinoamericanos sobre Mafalda.

Julio Cortázar | No tiene importancia lo que yo pienso de Mafalda. Lo importante es lo que Mafalda piensa de mí.

Umberto Eco | Puesto que nuestros hijos se preparan para ser, por elección nuestra, una multitud de Mafaldas, no será imprudente tratar a Mafalda con el respeto que merece un personaje real.

Gabriel García Márquez | Después de leer a Mafalda me di cuenta de que lo que te aproxima más a la felicidad es la quinoterapia.