My Hero Academia: Aprendiendo a ser mi héroe

Una de las cosas que siempre me ha fascinado desde niño son los héroes, no sólo los actuales de mallitas y armaduras futuristas, sino también los nudistas y viciosos héroes griegos, las gigantescas luchas entre dioses y titanes por gobernar el cosmos, las pequeñas grandes luchas entre semidioses y monstruos como Teseo contra el Minotauro o los 12 trabajos de un alcohólico Heracles y, claro, las inevitables luchas entre hombres y dioses como la vanidosa Aracne retando a la orgullosa Atenea o el insolente Odiseo navegando contra el rencoroso Poseidón; cuentos para asombrar de seres con poderes maravillosos y características humanas desafiando los límites de lo conocido con su fuerza de voluntad.

Estas narraciones eventualmente me llevaron al mundo de los cómics de superhéroes americanos y los mangas shounen japoneses, de los cuales he llegado a apreciar sus diferencias y sus similitudes al narrar una historia: Superman venciendo a Luthor, Gokú derrotando a Pilaf, Spider-Man salvando Nueva York y a su tía, Naruto dialogando hasta convertirse en Hokage, entre muchos otros ejemplos de heroísmo.

Si bien las tramas no son iguales, ciertamente tienen en común que presentan historias épicas con seres humanos esforzándose al límite para salvarse a sí mismos y poder salvar a los demás, similitud que me dejó una duda durante años: ¿llegará alguna vez una historia que combine todos estos elementos? ¡Todo esto y más en el próximo párrafo!

CÓMO MY HERO ACADEMIA FUSIONÓ LOS DOS UNIVERSOS MÁS ÉPICOS

En el párrafo de hoy: “¡Todo está bien… porque ha llegado!”. Hace pocos años, en forma de manga y poco después adaptado como anime, apareció en Japón My Hero Academia (MHA) y ha empezado a propagarse explosivamente por el mundo debido a su estilo gráfico inspirado en cómics americanos, sus personajes simpáticos y sobre todo su concepto simple pero revolucionario: ser un manga acerca de súper héroes, agregando elementos clásicos de los shounen y drama escolar porque nunca hay demasiado drama en una historia de adolescentes.

En el universo de MHA casi todos los humanos desarrollan súper poderes en la infancia y algunos aprenden a usarlos para convertirse superhéroes profesionales. La trama se centra en el joven Izuku Midoriya, un adolescente de secundaria, un nerd que admira a los superhéroes y desea convertirse en uno… corrijo, desea convertirse en El Más Grande Superhéroe de Todos, ¿su único problema? jamás desarrolló ningún súper poder y es bulleado por ello, más por su examigo quién lo insulta llamándolo Deku, literalmente “títere” o “muñeco de madera”, que da a entender que es un inútil.

A pesar de todos estos obstáculos, Izuku no deja morir su sueño y mantiene la esperanza de estudiar para convertirse en héroe; y como con toda historia de héroes al más puro estilo Joseph Campbell, su suerte cambia al conocer al todopoderoso Héroe Número 1 de Japón, su ídolo y su ahora mentor All Might, quien tras conocer al joven Midoriya y ver su determinación decide apoyarlo en su meta. Con esto inicia la aventura de Deku en la academia de héroes dando pie a su desarrollo y aprendizaje junto al de sus compañeros en una historia llena al máximo de escenas de acción como de momentos emotivos y de reflexión.

Quiere ser siempre el mejor, mejor que nadie más.

Kōhei Horikoshi, escritor y dibujante de My Hero Academia, está inspirado tanto en cómics de superhéroes americanos (Marvel, DC) como en mangas japoneses (One Piece, Naruto, etc.) y esto es muy visible desde el inicio ya que la trama base de los shounen es un adolescente inexperto y con gran fuerza de voluntad que decide ser el mejor con el poder de la amistad. Aparte, como buen shounen, ofrece bastante fanservice e incorpora varios rivales que se convierten en aliados del protagonista y lo impulsan a llegar más lejos.

Del otro lado, la idea de los superhéroes es un tema que nace en los cómics americanos y son estos los que establecen que el héroe siempre triunfa no sólo por sus poderes sino por su astucia, su deseo de salvar a los inocentes y preservar la paz en el mundo, esto resalta aún más en el héroe favorito de Midoriya, “el símbolo de la paz” All Might quien es una enorme referencia a Superman no sólo en su “aspecto americano” sino en poderes (fuerza, velocidad, salto) y en su ideal de salvar y proteger a todos aunque signifique sacrificarse.

My Hero Academia resulta ser una gran lectura como manga y todo un espectáculo en forma de anime al punto que hace poco se estrenó su primera película a nivel internacional, llegó a México en diciembre, y ya tiene varias adaptaciones en videojuegos, siendo la más reciente My Hero: One’s Justice, juego de peleas para todas las plataformas que salió en octubre de 2018 y que abarca parte de la 2a temporada y la primera parte de la 3a en su modo historia. El personaje de Deku ha sido anunciado como parte del roster de Jump Force, otro videojuego de peleas que reúne a personajes de distintos anime (Goku, Naruto, YuGi, Fly, entre otros).

Tanta es su popularidad que para promocionar Avengers: Infinity War en Japón se realizó una colaboración entre los héroes de Marvel y los personajes de MHA resultando en un póster y varios videos promocionales tanto para la película y el anime respectivamente.

En resumen, MHA es una serie de gran calidad narrativa como visual, la cual merece todos los halagos que ha recibido sobre todo al juntar dos escuelas de la historieta tan distantes y que aún busca llegar más alto y más lejos con sus historias de heroísmo, las cuales nos enseñan en todo momento cuál es la esencia de ser un héroe. ¡Plus Ultra!

Caminito de la escuela.

DATO ÑOÑO

El link más cool: Manga.tokyo/news/my-hero-academia-x-avengers