¿Por qué Shazam ya no es Captain Marvel?

Predicando al Coro

Para estas alturas esto ya no debiera ser tema, pero por alguna razón lo es. Con Captain Marvel, la más reciente adición al Universo Cinematográfico Marvel, ahora en pantallas, y a unas cuantas semanas de que ¡Shazam!, película basada en el héroe de DC Comics, era de esperarse que alguien volviera a tocar el tema: ¿Por qué Marvel tiene los derechos del nombre de Captain Marvel?

Pero antes hay que hacer historia a la primera gran demanda que enfrentó el Captain Marvel original. Contra DC Comics.

¡SÚPER DEMANDAS!

Sí, Billy Batson, el Gran Queso Rojo, el Mortal Más Poderoso del Mundo, fue el primer Captain Marvel aparecido en los cómics. El personaje, creado en 1939 y publicado por la hoy extinta editorial Fawcett, podía volar, tenía súper fuerza y súper velocidad, además de usar un disfraz compuesto por unas mallas y una capa.

Esa es una descripción que también podría aplicarse a Superman, considerado como el primer superhéroe, y quien había hecho su debut en 1938 en Action Comics #1, serie publicada por National Comics Publications, empresa que años más tarde se convertiría en lo que hoy conocemos como DC Comics.

Las similitudes eran suficientes como para justificar una acción legal, y en 1941 National demandó a Fawcett por violación de copyright.

Actualmente parece ser algo extremo, pero para ese entonces National ya había demandado a otras editoriales por publicar aventuras de personajes que sentían demasiado similares a su aún recién descubierta mina de oro. Tal vez los casos más sonados fueron Wonder Man (nada que ver con el personaje Marvel del mismo nombre), publicado por Fox Publishing y diseñado por Will Eisner, y Master Man, otro héroe de la Fawcett.

Un detalle importante que quizás contribuyó a que National estuviera dispuesto a llevar un largo juicio en contra de Fawcett, es que en 1941 Captain Marvel era tan popular que vendía más cómics que Superman.

Era tan popular que ese mismo año se convirtió en el primer superhéroe llevado a la pantalla con un serial cinematográfico titulado simplemente Captain Marvel, estrenado el mismo 1941. La demanda pasó siete años en litigio antes de irse a juicio.

En 1951, un juez determinó que National fue negligente en el registro de algunas tiras cómicas de Superman, por lo que había perdido el copyright del personaje, y falló a favor de Fawcett. National apeló y en 1952 otro juez determinó que el copyright aún era válido, pero que Captain Marvel no lo infringía. Sin embargo, decidió que algunas historias podían ser violaciones al mismo y envió el caso de vuelta a una corte de circuito.

Para entonces el furor por los cómics de superhéroes había pasado, así que Fawcett decidió no seguir adelante con el proceso e hizo un trato con National fuera de la corte. Pagaron $400,000 dólares por daños, y a inicios de 1953 cesaron la publicación de las aventuras del personaje.

Además cancelaron toda su línea de cómics y vendieron los derechos de muchos de sus personajes, aunque conservaron los de Captain Marvel y algunos otros superhéroes. Durante los años 50 hubo otros personajes que usaron el nombre, pero sin mucho éxito, y tanto el nombre como el propio personaje quedaron aparentemente condenados al olvido.

LA ERA MARVEL

En 1961, Atlas Comics, editorial antes conocida como Timely, cambió su nombre otra vez, ahora por Marvel Comics y lanzó una nueva línea de cómics de superhéroes con un enfoque distinto al de otras editoriales. La línea, mayormente creada por Stan Lee junto a legendarios artistas como Jack Kirby, Steve Ditko, Bill Everett y John Romita, fue un éxito inmediato y siguió expandiéndose a lo largo de esa década.

En algún momento alguien en la editorial se dio cuenta de que el nombre de Captain Marvel, que básicamente compartía nombre con la empresa, no estaba en uso, y en 1967 Stan Lee y Gene Colan crearon su propio Captain Marvel.

Para entonces Fawcett estaba legalmente impedido de usar a su personaje, así que no tenían razón para disputar el uso del nombre. National, entonces ya llamada DC Comics, tampoco podía pelear su uso, pues su disputa con Fawcett no fue por éste, sino por las características del personaje y los elementos visuales y narrativos en sus historias. La versión de Marvel era muy diferente tanto a Superman como al Captain Marvel original: se trataba de un soldado alienígena llegado a la Tierra como conquistador pero que decidió adoptar a nuestro mundo como su nuevo hogar y se convirtió en su protector. Este Captain Marvel fue el único en existencia en los cómics de la época, al menos durante cinco años.

Celebrando que los dos Capitanes Marvel llegan al cine este año.

EL REGRESO DEL CAPITÁN MARVEL

En 1972 DC adquirió la licencia para publicar cómics del personaje de Fawcett, pero para entonces el nombre ya era una marca registrada de la Casa de las Ideas, por lo que su regreso se dio en una serie titulada Shazam! Aunque en las historias el personaje aún era llamado Captain Marvel, nunca pudo ser promovido de esa manera, así que en juguetes y otros medios era común referirse a él como Shazam.

En 1991, DC adquirió todos los derechos del personaje, que a lo largo de los años ya había ido integrando a su continuidad, y en 2011, luego del relanzamiento de su línea con The New 52, la editorial cambió oficialmente el apelativo del personaje, dejando atrás de forma definitiva el nombre de Captain Marvel.

Así que si alguien les menciona esa tonta idea de que Marvel infringió los derechos de DC al crear a Mar-Vell y se hizo a la mala con la propiedad del nombre, no hagan caso. A fin de cuentas, si hay una empresa responsable de que el nombre haya estado disponible en 1967 es la National/DC, y a estas alturas Marvel ha tenido tantos héroes con el nombre de Captain Marvel que resulta, además de necio y completamente inútil, un poco tonto pensar que DC pudiera retomar la disputa por el nombre.

A ustedes, ¿les molesta que Shazam ya no pueda usar el nombre, o prefieren su nuevo apelativo?

Cuando te vas a la villa, y más de cinco toman tu silla.