Pretty Deadly – Reseña

Derrochando opiniones

Me tomó bastante tiempo escribir este artículo porque no sabía qué decir. Pretty Deadly es un cómic que me encanta, pero describir por qué me encanta no es una tarea sencilla. Pero vamos a intentarlo.

HISTORIAS MORTALES

Pretty Deadly es una serie escrita por Kelly Sue Deconick y dibujada por Emma Ríos, con colores de Jordie Bellaire. A la fecha se han publicado 10 números, con dos arcos argumentales de cuatro planeados.

La trama de la serie es algo difícil de resumir ya que cambia bastante de un arco al otro, con nueva época, locación y protagonista. La constante en ambas historias (y asumo en las que vendrán) es la presencia de Death Face Ginny, la cegadora de la venganza, un ente sobrenatural que se encuentra al servicio de la muerte.

Pero ella no es la protagonista de esta serie, en cambo el protagonismo recae siempre en alguna de las personas que de pronto se topa con lo sobre natural.

El primer arco sigue a Sissy, una niña en un traje de buitre, y a Fox, un anciano ciego, quienes viajan de pueblo en pueblo en el viejo oeste americano contando la historia de el Mason y la Bella, hasta que se ven acosados por uno de los cegadores de la muerte.

El segundo arco tiene como protagonista a un soldado durante la primera guerra mundial, a quien Ginny debe traer de vuelta a casa antes de la muerte de su madre.

HABLANDO DE LEYENDAS Y CANCIONES

El estilo de la serie es un poco raro y difícil de ubicar en un inicio. En vez de inclinarse por un estilo narrativo moderno, Pretty Deadly busca transmitir una sensación como de cuento de hadas, algo más mitológico. Como si se tratara de una historia que alguien te está contando y que ha sido contada muchas veces antes.

Y de la misma manera que en los mitos y leyendas, muchos detalles aquí no son importantes, la serie pierde el tiempo detallando el lugar o la época donde están ocurriendo los hechos. Claro que con sólo hojearla podrás darte cuenta de que se trata de un western fantástico, por lo que asumirás que se ubica en el oeste américo en algún punto en que aún era un lugar salvaje.

Y tendrías razón, pero más allá de eso resulta imposible ubicar los sucesos en un mapa o un calendario.

Esto continua en la segunda historia, que si bien podemos ubicar dentro del marco de la Primera Guerra Mundial, no es posible definir en qué momento o lugar exacto. El pequeño grupo de soldados que seguimos parecen estar simplemente atrincherados en una construcción derrumbada, pero nunca vemos más que eso, nunca se les coloca en el contexto del conflicto, no sabemos su objetivo ni la posición de sus aliados o enemigos o si quiera en que frente están peleando.

Esto logra crear un universo donde todo es posible, en palabras de la autora, un “espacio mítico”. Un mundo donde una mujer puede ser tan bella que la muerte se enamora al verla o donde si cantas una canción un ángel de la muerte vendrá a protegerte del mal. Nuevamente, la historia se ubica en el mismo espacio en que ubicaríamos a una historia acerca de un gigante que literalmente carga al mundo en sus hombros.

SERES MÁGICOS

Siguiendo con el tema de los cuentos folkloricos, los personajes están definidos de una manera bastante general, esto es porque están diseñados para representar un concepto o tema. Literalmente en el caso de cegadores.

Así es que vemos que Fox es el arrepentimiento y al penitencia, Sissy es la esperanza, Death Face Ginny es la venganza, La Bella es la inocencia victimizada y El Mason es el amor toxico y la obsesión.

En manos de alguien menos capas, todo esto podría resultar en una historia que se sienta torpemente armada y llena de personajes aburridos, pero la escritora tiene una manera de controlar la narrativa, que en cambio logra crear un aire de inevitabilidad, de melancolía incluso.

Todos los personajes cumplen su función y representan su papel, pero están atrapados en este cuento, sufriendo por conflictos creados mucho antes de la primera página. Creando esa sensación de que los personajes quieren escapar de este mito en el que viven pero simplemente no pueden. Ya que su rol es a la vez parte de su naturaleza.

ARTE SOBRENATURAL

Un aspecto que no es difícil recomendar de esta obra es su apartado gráfico, porque les aseguro que estamos ante uno de los cómics mejor dibujados de la actualidad.

La española Emma Rios ya había trabajo previamente para Marvel, donde hizo un buen trabajo. Pero aquí, acompañada de los colores de Jordie Belaire, su arte da ese salto a la grandeza.

No puedo imaginarme a nadie más a cargo del apartado grafico de esta serie, la mezcla del estilo fluido de Rios con los vivos colores de Bellaire, crean un aspecto casi surreal, como si los personajes habitaran en un sueño, más que ubicarlos en el viejo oeste o en la Primera Guerra Mundial, el arte nos hace sentir que ellos se ubican en una “idea” de dichas épocas.

Donde realmente quedé sorprendido fue cuando estalla la acción, la artista logra crear algunas de las secuencias más fluidas y detalladas que he visto. Es increíble cómo trasmite esa sensación de movimiento entre los distintos combatientes, sin limitarse a dibujar golpes y balazos, en cambio detallando cada pasó del combate, explicándo como va cambiando la situación de un momento a otro para pasar a un ritmo más lento, más armonioso en los momentos tranquilos, con personajes fundiéndose con sus alrededores y viñetas que se unen entre sí. Con unos colores que refuerzan ese sentimiento onírico del que hable antes.

Con sólo estos 10 números, Emma Ríos pasó a sentarse a la mesa de los grandes. Si algo se llevan de Pretty Deadly, que sea el que esta mujer es un talento digno de seguir a cualquiera que sea su próximo proyecto.

LA EDICIÓN KAMITE

En México Kamite está publicando Pretty Deadly, así que estamos ante cómic con muy buenos valores de producción y con un precio un tanto elevado, desafortunadamente también significa que los números se publican cada que se les da la gana. Pero cada uno de ellos vale la pena.

SANTOS ÓLEOS

Como podrán notar, me encanta la serie y aunque no está exenta de fallos, al final logra su cometido al contar una historia acerca de temas de muy humanos como el amor, el perdón, la muerte y la esperanza.

Estamos ante un equipo creativo con un claro objetivo estético y temático que se mantiene siempre en curso y logra ofrecer una historia muy bien construida en un aspecto técnico

Pretty Deadly no será del agrado de todos, su estilo es muy particular y su estructura narrativa no es especialmente amable con el lector, obligado a tener paciencia y confiar en que las cosas se resolverán. Pero se trata de un cómic bastante original y cuya lectura recomiendo tan solo por el alto nivel de maestría que se ve en cada página por parte de todos los involucrados.