¡Shazam!: La monstruosa Sociedad del Mal – Reseña

En palabras de Gaider-Abdul.

“Lárgate. ¡Fuera! ¡No quieres estar cerca de mí! Nadie quiere.”
–Billy Batson, LA MONSTRUOSA SOCIEDAD DEL MAL, Jeff Smith, DC Comics.


CÓMICS PARA LECTORES MADUROS

Durante estos 20 años que llevo leyendo cómics debo de aceptar que he aprendido a crecer leyendo de personajes enfundados en mallas, máscara y trajes sorprendentes, pero a medida que pasa el tiempo también he sido testigo de otra transformación: Los cómics actuales no son hechos para niños.

Y es bastante extraño darse cuenta que un género que se creía exclusivo de este mercado ha cambiado tan drásticamente en la última década que es difícil poder encontrar en el aparador algún cómic que puedas recomendar a un pequeño que apenas acaba de aprender a leer.

Sí, actualmente existen muchísimos cómics de calidad comprobadamente alta, pero ¿cuántos de ellos son para niños? Ahora podemos ver a BLACK HAND suicidarse en pleno número regular de GREEN LANTERN después de haber matado a toda su familia. Y aunque es el villano de la historia, lo cierto es que en la trama esas acciones le permiten acceder a poderes increíbles y fantásticos. Esto me lleva a preguntarme: ¿Los cómics más vendidos de superhéroes hoy en día son para niños? La respuesta es no.

Y no sólo es la historia o la manera en que haya cambiado leer cómics. Es algo más que un formato o un escritor. Inclusive la cantidad de años que los superhéroes llevan en el mercado son un obstáculo preciso para que un “neofito” entre al mundo de los héroes y villanos. Si no creen esto intenten leer un comic de Superman en la serie regular o uno del maxi evento de “SECRET INVASION” en Marvel sin tener información previa de los personajes. Las tramas son complicadas, revueltas y llenas de historias de continuidad añejas.

Pero hay pocas veces en que un cómic logra tener esa frescura y diversión que se necesita para introducir a un niño a leer cómics toda su vida.
¡Shazam!: La monstruosa Sociedad del Mal, de Jeff Smith, es una de ellas.

Cómics tan actuales como Secret Invasion o Blackest Night son muestra de ello.

YO SOY UNA DE ESAS HISTORIETAS A LA ANTIGUA

¡Shazam!: La monstruosa Sociedad del Mal, de Jeff Smith, es uno de esos cómics que ya no se ven a menudo estos días. Es un cómic que parece poder complacer a todos con una trama lo suficiente simple para mantener entretenido a un pequeño y con los suficientes “guiños” y tributos a la Edad Dorada del cómic estadounidense para entretener al viejo y adulto lector.

El cómic empieza con un pequeño muchacho que ha de convertirse en el mortal más poderoso de todo el universo: Billy Batson. Pero está muy lejos del esplendor que podría alcanzar.

Billy vive en una casa abandonada, duerme en el suelo arropado con una pequeña cobija y su única posesión tangible es una pequeña televisión. Pero al vivir en la calle y sin padres, se encuentra indefenso y es golpeado y extorsionado constantemente por un tipo llamado LAGREEN.

El único amigo de Billy es un viejo con el que comparte ocasionalmente el refugio y la comida llamado Talk, y es mientras está con él cuando ve al emisario de SHAZAM que lo lleva por medio de un tren mágico hacia la Roca de la Eternidad, donde el mago le concederá los poderes para proteger a los débiles y solitarios.

Pero la historia no es fuerte por el hecho de pertenecerle al mortal más poderoso del mundo. No, la fuerza de la historia recae en el pequeño Billy tratando de comprender el nuevo mundo de magia y encanto que se ha descubierto delante de él.

Degustamos los enemigos y amigos que se van presentando poco a poco ante él y vemos con expectación la búsqueda por Mary Batson. El Capitán tiene la responsabilidad de un universo sobre sus hombros, pero Billy sólo es un pequeño buscando una familia.

Say my name, say may name…

LA IMPORTANCIA DEL NOMBRE

El verdadero encanto de la historia es ver como en poco tiempo Billy comienza a convertirse en Marvel y el Capitán descubre el niño en su interior. Pero la labor de Jeff Smith no termina allí, ya que se dio el tiempo y la paciencia para meter muchas de las teorías que Carl Sagan y Stephen Hawkin para poder dar sustento al hogar del mago en la Roca de la Eternidad.

Jeff, un fan declarado del Capitán Marvel, requirió de tomar los viejos personajes y darles nueva vida recargada pero definitivamente quedándose con las partes esenciales. Además, su dibujo queda perfecto al estilo de la familia Marvel y sus amigos, obteniendo un viaje visual de amplias perspectivas y hermosos planos, que nos da una vista magnifica de las batallas, los personajes y el maravilloso viaje que el joven Batson acaba de comenzar.

Observamos a un Billy sorprendido por el mundo a su alrededor; a Talky Tawny tratando de mostrarle el camino; a un Sivana enfrascado en él mismo y dispuesto a no detenerse ante nada ni nadie; a una Mary Marvel llena de vitalidad y frescura; a los hombres caimán con todo el recelo con el que fueron vistos por primera vez hace más de 40. Y, por último, a un simpático Mr. Mind lleno de resentimiento hacia la humanidad que está decidido a acabar con ella.

¡Shazam!: La monstruosa Sociedad del Mal, nos permite recordar la razón el éxito de los primeros cómics del Capitán Marvel: Los adultos logran recordar al niño en su interior y los niños descubren al superhéroe dentro de ellos.

No dejen de leerla. Recordarán la primera vez que leyeron un cómic, y para los nuevos se engancharán con el esplendor de los superhéroes a todo lo que dan. Además, es de reconocerse el “póster” formado con cada contraportada de los cuatro tomos y el mensaje en el código de la Monstruosa Sociedad del Mal al inicio de ellos.

Y como la Monstruosa Sociedad del Mal diría: ¡SLOB ÑLOVB!

Con consenso todo. Sin consenso nada.