Superhéroes: ¿Sólo son para niños?

DeROCHAndo Opiniones

La mayoría de los superhéroes fueron creados para niños. Eso no es una opinión, es una realidad objetiva. Originalmente el cómic de superhéroes era para el mercado infantil, y así fue durante muchas décadas, hasta que la industria descubrió que le podía sacar más dinero a los fans adultos que ahora tenían dinero para gastar.

Con eso mente surge la pregunta: ¿son los superhéroes un producto inherentemente infantil y tal vez un poco ridículo? Y la respuesta quizá no nos guste del todo.

PREGORRATIVA DEL CÓMIC DE SUPERHÉROES

Bueno, ¿los superhéroes son sólo para niños (y algo un poco ridículos? Creo que la respuesta es SÍ, pero eso no es algo necesariamente malo.

Para disfrutar de una historia de superhéroes en el sentido más clásico debes aceptar ciertos conceptos (digamos) infantiles, como que la economía no se desplomaría por toda la destrucción que causan o que la confirmación de la existencia de dioses no provocaría un cambio social masivo.

Pero más importante aún, debes aceptar que el bien y el mal existen, que el mundo es un lugar inherentemente bueno y que el sistema funciona porque aquellos que lo atacan son malvados y deben de ser detenidos. Porque sólo en un universo donde el status quo es lo “bueno y correcto”, alguien como Superman podría dedicarse básicamente a limpiar y dar mantenimiento en vez de tomar el control y arreglar las cosas.

Los superhéroes no pueden existir en un mundo real sin sufrir cambios fundamentales. Pero esa simpleza infantil es parte de la razón por la que resultan tan efectivos para existir como figuras míticas y atemporales.

Todos sabemos que esto es irreal. Unas tijeras normales no pueden cortarle el cabello a Superman.

LECCIONES DE HISTORIETA

Los superhéroes son para niños porque son ridículos, absurdos y no tienen ningún lugar en un contexto realista, y así es como deben de ser para inspirarlos y enseñarles, para decirles que nunca deben de rendirse, que deben se trabajar en equipo y ayudar a los demás.

Cada superhéroe suele poder reducirse a un concepto básico: Batman nunca se rinde, Superman hace siempre el bien y Spider-Man, bueno, él lo dice en su lema a cada rato. Si bien durante años estos personajes han sido desarrollados en distintas maneras, siempre mantienen ese aspecto o tema central.

Pero aún más básico que eso, todas las historias son acerca de una persona con poder utilizándolo para ayudar a los demás. Está más que claro por qué todos esos mensajes son importantes para un niño, pero ¿para un adulto?

Quizá el peor error que cometemos con el paso de los años es olvidar las lecciones que aprendimos de niños, y nunca está de más que un dios solar de Krypton venga y nos diga que debemos ser mejores personas y usar el cualquier poder que tengamos para ayudar a los demás.

Los superhéroes pueden enseñar e inspirar a un niño, pero si estás dispuesto, también pueden inspirarte y enseñarte a ti, persona adulta que tal vez gasta más en este hobby de lo que debería.

La Mujer Maravilla no se fija en el exterior.

 

Es por estas razones que defiendo tanto al género de superhéroes tanto de los críticos externos como de los que se camuflan como fans.

Los externos buscan quitarle valor al llamarlo “simple entretenimiento para niños”, como si decir que algo “para niños” es sinónimo de inmaduro o estúpido (Lego Batman es para niños, Batman V Superman es estúpida).

Mientras que el fuego amigo son aquellos fans que buscan convertir estos personajes en algo que no son; que piden más oscuridad, más violencia, mas “madurez”, sin darse que cuenta que de cualquier forma siempre existirá ese elemento de ridiculez, porque incluso el superhéroe más “serio, oscuro y realista” es un ricachón con un severo fetiche por los murciélagos que recorre la ciudad golpeando a otros enfermos mentales.

Claro que con los años el género ha madurado, creando historias y personajes más complejos, más profundos, pero las mejores historias son las que no pierden de vista esa inocencia, esa esperanza simplona que se encuentra en el corazón del género.

Así que ante la pregunta ¿los superhéroes son para niños?: Sí, lo son, y nunca debemos de olvidar eso, porque cuando dejen de serlo será el día que no signifique nada la visita de la Mujer Maravilla a un hospital de niños, más que las sucias fantasías de algunos médicos.

Batman finalmente sale del closet, lo celebramos.

Artículo publicado originalmente el 28 de julio de 2018.