The Omega Men – Reseña

Derrochando Opiniones

Había leído las reseñas, conocía la trama, pero de todas las cosas que esperaba encontrar en las páginas de The Omega Men: The End is Near, de Tom King y Barnaby Bagenda, pero una metáfora acerca de la situación en el medio oriente no era una de ellas.

EL INICIO

Esta es la historia del sistema Vega, único lugar del universo donde se encuentra el valioso mineral stellarium. Pero ahora, el conflicto entre La Ciudadela, que es básicamente el gobierno, y un grupo de “terroristas”, The Omega Men, corre el riesgo de convertirse en una guerra civil.

Kyle Rayner, la Linterna Blanca, viaja este sector en busca de poner alto a las crecientes hostilidades.

Lo que a primera vista podría parecer otra historia acerca de un grupo de luchadores por la libertad enfrentando a un gobierno tiránico rápidamente se convierte en algo mucho más complejo.

ARTE INTERGALÁCTICO

Más que una reseña en forma, me gustaría hablarles de los temas de esta serie y por qué es tan efectiva. Pero antes de eso vale la pena dedicar un poco de espacio al trabajo de Barnaby Bagenda en los lápices y Romulo Fajardo en los colores.

La serie utiliza un esquema de 9 viñetas por página, esta estructura tan rígida les obliga a ser muy cuidadosos con la narrativa y elegir el contenido de cada recuadro meticulosamente, únicamente saliéndose del esquema cuando quieren transmitir un punto temático específico. Esto hace que el cómic se mueva a un ritmo excelente y muy preciso.

El arte es dinámico, con personajes expresivos, tanto facial como corporalmente, asegurándose de reflejar su personalidad en cada viñeta. Igualmente su trabajo en los diseños es admirable, no sólo en cada personaje, también detallando a cada una de las culturas que habitan el sistema Vega. Un trabajo muy minucioso para una serie de tan sólo 12 capítulos.

En general el arte es excepcional y digno de un artículo propio, por lo que les recomiendo revisar el video ensayo de “strip panel naked” sobre esta obra

LA TRAMA

Existen tres figuras principales en esta historia, cada uno representando un aspecto del conflicto.

THE WHITE LANTERN, NUESTRO HÉROE (o eso cree él)

Kyle Rayner es nuestros ojos, el extranjero en una tierra extraña. A través de él recibimos la información necesaria sobre este lugar y su situación, pero más importante, es junto con él que nuestras expectativas sobre el conflicto van cambiando.

SPÓILERS ALERT!

El poderoso Linterna Blanca enfrenta un constante cambio de paradigmas mientras se va internando más y más en este problema. Al principio él (y nosotros) espera cumplir el papel del extranjero que logra que los bandos se den cuenta de que no son tan diferentes y se lleven bien.

Cuando queda claro que la Ciudadela es malvada más allá de la redención, esperamos su alianza con los mal-llamados terroristas para liberar a su sistema en una lucha gloriosa. Seguimos en territorio seguro.

Pero conforme la historia avanza y seguimos recibiendo más detalles, descubrimos que aquí no hay buenos ni malos, esto no es blanco y negro.

Kyle es un hombre intentando dar orden a un lugar caótico y fracasando miserablemente. Cada una de sus percepciones de lo que es un héroe se ven constantemente retadas por las circunstancias que enfrenta en este lugar. Quiere hacer el bien, pero no entiende cómo funciona esta guerra, es demasiado extraño a la situación.

Y es en este punto donde queda claro que Kyle fue la elección perfecta para guiar la historia: un héroe más icónico hubiera resultado demasiado inamovible y seguro, esta saga ocupaba a alguien más humano, más capaz de ser afectado por su entorno, de dudar y de cambiar.

EL VIRREY, LÍDER DE LA CIUDADELA (y el villano, aunque él no lo crea)

Su gobierno es tiránico y totalitario pero queda claro que, sin él, los distintos planetas rápidamente descenderían al caos debido a los conflictos tribales y el fanatismo religioso. Y no sólo eso, eventualmente descubrimos que es un hombre más pragmático que cruel, claro que está dispuesto a cometer actos horribles para obtener el mineral que busca y mantener el control de la Ciudadela, pero siempre hará esto en vista de lo que él ve como el menor de los males.

Desde su punta de vista, el control de la Ciudadela ha evitado que otros intereses menos moderados intervengan y causen aún más sufrimiento. Y hasta cierto punto tiene razón, un constante flujo de stellarium ha evitado que todas las armas de universo se volteen hacia Vega en busca de este preciado recurso.

Es un monstruo pero también es humano, capaz de sentir terror, empatía y mostrar bondad. Nunca mejor reflejado que en ese momento donde decide adoptar a un niño enviado como bombardero suicida.

THE OMEGA MEN, LOS REBELDES (o eso creemos nosotros)

Si Kyle Rayner se encuentra demasiado alejado de la situación, ellos están demasiado inmersos en ella. Son hijos de esta guerra, han crecido en ella y no son capaces de ver otro camino. Sabes que para ellos no hay un final feliz, o un final para el caso, este conflicto estará con ellos siempre, es una parte fundamental de quienes son.

Son expertos planificando sus ataques y manipulando la situación en tiempos de conflicto, usando cada pequeña herramienta a su disposición para debilitar a sus opresores, pero en cuanto la posibilidad de paz se les presenta, se muestran incapaces de adaptarse, de dejar de ser caudillos y volverse líderes y pacificadores.

Se volvieron monstruos para poder ganar y ahora no pueden volver atrás.

Nuestros revolucionarios son figuras trágicas, algunos demasiado aferrados a su causa para ver lo mucho que han cambiado y otros demasiado quebrados por dentro como para importarles.

¿QUIÉNES SON “ELLOS”?

Durante esta serie constantemente se menciona a “ellos” y “nosotros”, y el punto donde no somos tan diferentes, lo cual parecería es un llamado a ver lo que tenemos en común con el enemigo y tal vez alcanzar la paz. Pero conforme avanza la historia podemos ver que no sólo se trata de eso, ellos son nosotros y nosotros somos ellos. El sistema Vega no encontrará la paz porque nadie la está buscando.

Los personajes están atrapados en un ciclo de violencia interminable, una rueda de opresores y oprimidos que sólo da vueltas y vueltas. Tan pronto un enemigo es destruido otro debe sustituirlo, incluso si ese es tu propio pueblo. Todos son víctimas y victimarios.

Pero no sólo son ellos, también somos nosotros, o en este caso, los planetas con intereses en el sistema y la gente que ve horrorizada desde el otro lado de un monitor.

EL ERROR EN EL SISTEMA

Todo el peso de la historia recae en el conflicto que existe por obtener el mineral stellarium que sólo existe en los planetas del sistema Vega. Este mineral ayuda a estabilizar el núcleo de los planetas para evitar que sufran el mismo destino que Krypton. Este obviamente sirve dentro de la metáfora como petróleo intergaláctico, ese recurso que todos quieren y están más que dispuestos a matar por él.

Agregarle que no sólo se trata de un recurso económicamente importante, sino uno del que dependen millones de vidas sirve para volver la situación aún más complicada. El problema es que no está realmente establecido cuánto ni cada cuando necesitas inyectarle este mineral a tu planeta, o cuanto es posible extraer de un mundo que lo posea antes de volverlo inhabitable. Esto vuelve toda la crisis un poco difícil de medir por momentos. No entendemos por qué todos están tan desesperados.

El otro problema viene de lo compacta que es la serie. Doce números es poco si consideramos que estamos hablando de una ópera espacial acerca de un sistema solar que se sumerge en la guerra civil.

Tom King toma la sabia decisión de enfocarse en sus personajes en vez de en batallas y explosiones, sin embargo, hay un momento donde te cuestionaras cómo llegamos a este punto. En ocasiones es tan rápida la manera en que las personas logran debilitar a la Citadela y formar ejércitos que es poco creíble y nos hace preguntarnos cómo es que este gobierno duró tanto tiempo.

EL BORDE EXTERIOR

The Omega Men: The End is Near es una lectura obligada, una de las mejores series publicadas por DC en la última década, un cómic de ciencia ficción, acción y aventura que entiende la definición de temática adulta y compleja. Una obra cruda acerca de lo imposible que es alcanzar la paz después de siglos de guerra y que no teme mostrar las cicatrices, físicas y emocionales, que un conflicto así deja en la gente, que además se niega a darnos respuestas fáciles, en cambio dejando en nuestras manos decidir qué es lo correcto, o siquiera si ese concepto existe en esta situación

Y para los fans de Kyle Ryner, es probablemente la mejor historia que se ha contado con el personaje, una que demuestra su potencial y lo lleva a lugares inesperados, y que tristemente, no creo que se vaya a respetar por futuros escritores.