The Rocketeer: un héroe de altos vuelos

The Rocketeer es un personaje al que la mayoría de la gente conoce por la película de 1991, probablemente sin saber que fue creado varios años antes como personaje de cómics, medio en el que a la fecha tiene una presencia constante.

Su creador, Dave Stevens, declaró en varias entrevistas a lo largo de los años que todo empezó con un dibujo suelto en su sketchbook a principios de los 80, al cual poco a poco le fue agregando detalles, además de un nombre y una historia. The Rocketeer empezó sus aventuras en 1982 con una historia de respaldo publicada en el número 2 de Starslayer, un clásico cómic de ciencia ficción y aventuras de Mike Grell que en ese entonces era publicado por Pacific Comics. Cuatro episodios más de las aventuras del personaje aparecieron en otros títulos de Pacific en los años siguientes, los cuales fueron recopilados posteriormente en un tomo único por Eclipse Comics.

Esa historia estaba inconclusa (terminaba en un cliffhanger) y halló su continuación en las páginas de The Rocketeer Adventure Magazine, publicada por Comico, donde aparecieron dos números en 1988 y 1989. Walt Disney Pictures dio luz verde para producir la película en 1989, lo que alejó a Stevens del restirador para concentrarse en el desarrollo de la misma, por lo que el tercer número vio la luz hasta 1995 al cobijo de Dark Horse Comics, pues Comico ya había cerrado operaciones. Al año siguiente apareció un tomo que recogía los tres números de la revista bajo el nombre de The Rocketeer: Cliff’s New York Adventure.

En el tercer número de la revista apareció un aviso que informaba a los lectores que Stevens se alejaría del personaje que lo lanzó a la fama para perseguir otros intereses en el campo de la ilustración, pero que la revista adoptaría un enfoque de antología, presentando la visión del personaje de otros creadores. Sin embargo nunca apareció un cuarto número de la revista ni se volvió a hacer mención de nuevas historias del personaje, ni creadas por Stevens ni por cualquier otro autor. Habrá que asumir que simplemente no se hizo nada más, pues la relación de trabajo entre Dark Horse y Dave Stevens continuó por varios años más.

La Premisa

Cliff Secord es un joven piloto de pruebas cuya vida cambia drásticamente al encontrar una mochila cohete en el hangar donde trabaja. El aparato es una invención de Doc Savage, el legendario héroe de pulp, aunque por cuestiones legales su nombre no se menciona en ningún momento. Robado de un laboratorio, los ladrones, espías nazis enviados por el Reich a sabotear y robar posibles armas desarrolladas por los americanos, ocultan el cohete en el hangar donde trabaja Cliff mientras intentan huir de sus perseguidores. Sin conocer el origen de la asombrosa máquina, Cliff la prueba y luego de utilizarla en público es bautizado por la prensa como The Rocketeer.

Una vez atrapados los espías y revelado el origen del cohete, Doc Savage considera que Cliff le dio un buen uso, por lo que le permite conservarlo siempre y cuando siga usándolo para hacer el bien. Es decir, se trata de una tradicional y predecible historia de origen, que de forma efectiva crea un mundo y deja la mesa puesta para futuras historias del personaje.

Ahora, para ahondar un poco en su origen, es evidente que la mayor influencia de Stevens para crear a Rocketeer fueron los viejos seriales cinematográficos de The Rocketmen, personajes que visualmente son muy similares a su héroe y de los que el artista siempre fue fan. Es muy probable que estuviera pensando en ellos cuando de forma distraída bocetaba lo que eventualmente se convertiría en su famosa creación.

Al desarrollar el concepto, estableció la historia en los años treintas, justo antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, para aprovechar al máximo su estilo de dibujo. Incorporó a Betty, homenaje a Bettie Page, como novia de su personaje principal, Cliff Secord, y dio a las historias un aire de pulp con cuanto cliché pudo incluir: damiselas en peligro, villanos deleznables y físicamente horrendos, escapes imposibles, y suspenso entre episodios (cliffhangers). Incluso utilizó a Doc Savage, uno de los personajes de pulp más famosos e identificables para explicar el origen de su personaje, además de incluir a The Shadow en otra aventura de su personaje en los días de Pacific.

La película

El proceso para llevar The Rocketeer a la pantalla grande fue largo y difícil. El primer director interesado en adaptar el cómic fue Steve Miner, quien en aquel entonces sólo contaba en su currículo con Friday the 13th partes 2 y 3. Parece que Miner tenía una idea de lo que debiera ser la película muy distinta a lo que Stevens esperaba, y el proyecto no se concretó. Desde entonces Miner ha dirigido películas tan dispares como Halloween H20 o Forever Young, además de haber participado en series de TV como The Wonder YearsFelicityThe PracticeDawson’s Creek y Smallville.

En 1985 Stevens vendió los derechos a la pareja de escritores formada por Danny Bilson y Paul DeMeo, quienes antes lo habían contactado para colaborar en otro proyecto, compartían su devociónpor los pulps y eran los únicos interesados en situar la película en los años treinta. Cambiaron a Doc Savage por el excéntrico millonario Howard Hughes como el creador del cohete y rebautizaron como Jenny a Betty, la novia de Cliff. También le cambiaron la ocupación, de modelo de desnudos a extra de cine, para darle un aire más familiar y evitando cualquier posible disputa de derechos o licencias.

En 1986 Bilson y DeMeo enviaron su propuesta a Disney, donde fue recibida de forma entusiasta. El estudio llevaba un tiempo buscando una propiedad que pudiesen desarrollar como franquicia, y el proyecto reunía todos los requisitos. A pesar de ello, el proyecto pronto cayó en el limbo. El estudio pedía constantemente que se hicieran cambios al guion y a la historia, Bilson y DeMeo fueron despedidos y recontratados en al menos tres ocasiones antes de que por fin, en 1990, se aprobó una versión final del guion y la producción se puso en marcha.

Cuando le informaron que la película ya tenía luz verde, Stevens abandonó todos sus proyectos tanto en cómics como de ilustración para dedicarse de tiempo completo a trabajar en el diseño de producción de la película, para la que también fue consultor tanto de historia como de vestuario, y participó en varios otros aspectos de la producción. La aprobación del guión coincidió con la aparición en escena del director Joe Johnston, quien al investigar sobre la posibilidad de adquirir los derechos para adaptar el cómic fue informado de que Disney ya trabajaba en la producción de una adaptación.

Al dirigirse al estudio para inquirir sobre el estatus del proyecto y ofrecer sus servicios para dirigirlo, fue contratado casi de inmediato. Johnston sólo había dirigido Honey, I Shrunk the Kids (Querida, encogí a los niños), pero tenía gran experiencia como diseñador y supervisor de efectos especiales (la trilogía original de Star Wars y Raiders of the Lost Ark forman parte de su currículo), y desde entonces ha dirigido cintas de acción y aventura como JumanjiJurassic Park III y Captain America, The First Avenger.

Con todas las piezas en su lugar la producción avanzó a buen ritmo, salvo por algunos contratiempos de clima y mantenimiento de las diversas aeronaves utilizadas y la filmación concluyó en enero de 1991. El elenco principal de The Rocketeer incluía a Billy Campbell en el papel de Cliff, Jennifer Connelly como su novia Jenny, Alan Arkin como Peevy, el mecánico y mejor amigo de Cliff, Timothy Dalton como el exitoso actor y secreto espía nazi Neville Sinclair, y Paul Sorvino como el jefe de la mafia local Eddie Valentine.

La trama sigue de forma muy respetuosa la historia del cómic, narrando el origen del personaje. Las diferencias más notorias fueron el cambio de Doc Savage a Howard Hughes, y la inclusión de personajes como Sinclair y Valentine, que ayudaron a enriquecer la historia, sobre todo en lo que se refiere a la subtrama de los espías nazis. La película se estrenó el 21 de junio de ese mismo año, pero la respuesta en taquilla no estuvo a la altura de las expectativas, pues recaudó menos de 50 millones de dólares en Estados Unidos, lo que provocó que Disney descartara toda posibilidad de producir una secuela.

Parte de la razón para que la película no tuviese el éxito esperado fue que compartió fecha de estreno con Terminator 2, cinta que arrasó con la taquilla ese verano y durante varios años ocupó un lugar en la lista de películas más taquilleras de la historia. Ahora, a casi 30 años de su estreno, The Rocketeer goza de gran prestigio entre un selecto grupo de seguidores y tiene críticas favorables en revistas y sitios web especializados, lo que la convierte en una película de culto cuyo fracaso en taquilla resulta casi anecdótico.

El Autor

Stevens empezó su carrera como ilustrador profesional a mediados de los 70 como asistente del legendario Russ Manning. Uno de sus primeros trabajos fue haciendo tintas y acabados en la tira diaria de Tarzan, una de las más populares de la época. El amor de Stevens por las ilustraciones de la “vieja escuela” se hace evidente en sus pin-ups, de entre los que destacan sus ilustraciones dedicadas a la mítica modelo Bettie Page, con quien llegó a desarrollar una amistad. Por varios años Stevens fue el encargado de diseñar todo el merchandise oficial de Page, realizando todas las ilustraciones y diseños usados en pósters, stickers, estatuas y demás.

Diagnosticado con tricoleucemia, un raro subtipo de leucemia linfática crónica, Stevens se vio forzado a disminuir gradualmente su producción artística hasta que falleció en marzo de 2008 por complicaciones de su padecimiento.

Trivia

  • La abortada secuela estaría basada en Cliff’s New York Adventure, la historia publicada en los tres números de The Rocketeer Adventure Magazine. En el segundo número Bilson y DeMeo tienen crédito como co-escritores.
  • Las colaboraciones entre Bilson/DeMeo y Dave Stevens siguieron después de The Rocketeer. Cuando la pareja de escritores obtuvo la aprobación para la serie de TV The Flash, contrataron a Stevens para que se encargara de parte del diseño de producción, incluyendo el desarrollo del traje del protagonista.
  • Neville Sinclair, el actor encarnado por Timothy Dalton, es un homenaje/referencia a Errol Flynn, actor que fue blanco de sospechas de trabajar como espía para los nazis.
  • El papel de Cliff estuvo a punto de quedar en manos de Johnny Depp.
  • Bill Campbell leyó los cómics de Stevens para preparar su audición y se hizo un corte de pelo similar al de Cliff en los cómics. Tras obtener el papel se dedicó a estudiar libros de aeronáutica e historia de la aviación.
  • Cuando Howard Hughes le muestra a Cliff un video de las pruebas del prototipo, el piloto que aparece probando el cohete es Dave Stevens.