Thor: Buscando ser digno del poder

DeROCHAndo Opiniones

Acaba de terminar en México la historia de Jane Foster portando el manto de Thor, asi que es el momento perfecto de hablarles del que creo ha sido uno de los mejores cómics publicados en los últimos años.

Pero antes, una pequeña nota: todo el asunto de los nombres puede volverse un poco confuso, así que para facilitar las cosas cuando diga Thor me refiero a Jane Foster, y cuando diga Odinson me estoy refiriendo al Thor original, el hijo de Odín.

ARTE APOTEÓSICO 

Primero atendamos lo más sencillo. El arte de estos números corre en su mayoría a manos de Russell Dauterman con colores de Mathew Wilson. Y simplemente me quito el sombrero ante el trabajo que hicieron aquí.

No es una tarea fácil reemplazar a alguien como Esad Ribic, pero este nuevo equipo llegó y rápidamente hizo suyo al título; su estilo concuerda con la nueva protagonista, tienen un trazo mucho más delicado y un sentido del diseño más exuberante y estético. Pero igualmente energético y brutal cuando es hora de entrar en acción.

Dauterman se ha consagrado como uno de los dibujantes definitivos de Thor y uno de los más grandes talentos trabajando actualmente en el medio. Mis palabras no harán justicia a su trabajo, así que mejor véanlo por ustedes mismos.

EL CAMINO DIVINO

Esta etapa es un poco extraña estructuralmente, se trata de 38 números donde cuentan el tiempo de Jane Foster portando el manto de Thor, divididos en dos volúmenes (Thor y The MIghty Thor) que se ubican en medio de la etapa de Jason Aaron, la cual inició 25 números antes y continúa después de la salida de Jane Foster como protagonista.

A su vez, esta historia ocurre dentro del gran contexto de la guerra de los reinos, la cual tuvo su preludio en los últimos arcos de Thor: God of Thunder, la primera serie que escribió Aaron con el personaje, y que aún estamos viendo desarrollarse en la nueva serie nuevamente protagonizada por Odinson.

Así que el escritor debe de contarnos una historia con un principio, desarrollo y climax satisfactorios dentro de otra historia mucho más grande que ya estaba en proceso y continuará después. Pues bien, es hora de ver como lo logró:

Esta etapa se divide en dos actos, podríamos decir.

El primero es por mucho el menos interesante. Abarca los números Thor (volumen 4) #1-8. Estos ocho capítulos tratan acerca de sólo una cosa: la nueva Thor contra enemigos que la consideran indigna, como un pobre remplazo del dios del trueno “original”, y Jane debe demostrarles lo equivocados que están.

A primera vista es un concepto interesante, convertir en un elemento de la historia las quejas de los fans ante el cambio de personaje, pero aunque ingenioso (y muy satisfactorio de inicio), también es un tema un tanto limitado. Resulta difícil llevar las cosas más lejos que el villano diciendo “UNA THOR MUJER, PFFF, IMITACIÓN BARATA” para que posteriormente la heroína demuestre que de hecho patea-culos.

Otro problema con esta primera etapa es que la identidad de Thor permanece en secreto hasta el final del número 8. Esto trae como consecuencia que el desarrollo del personaje es bastante limitado, ya que no podemos conocer su historia. El escritor es consciente de eso, por lo que durante estos capítulos dedica mucho tiempo a explorar a otros personajes, especialmente al indigno Odinson, quien debe de lidiar con la pérdida de su martillo.

Aún con la limitación temática, estos números no son nada malos, y el equipo creativo produce un cómic de acción y aventura muy por encima de la media. Pero les falta algo, un centro emocional.

El momento de la verdad.

LA TRAGEDIA CELESTIAL

El centro emocional llega en el número 1 del siguiente volumen, The Mighty Thor, ya que se revela que la identidad de la heroína es Jane Foster, viejo amor del hijo de Odin y actual paciente de cáncer, todo toma forma.

En este número tenemos la revelación de que el poder de Thor de hecho la está matando. El martillo elimina del cuerpo de Jane cualquier elemento extraño o dañino cada vez que la toca, esto incluye la quimioterapia, pero no elimina el cáncer, ya que este no es un elemento externo, es parte del organismo.

Esto establece una de las principales dinámicas de la historia, cada vez que Jane toma el martillo está literalmente matándose. Y ella debe de tomar esta decisión una y otra, y otra vez. Esto le da un giro trágico a cada aventura, porque podemos estar viendo a una diosa surcar el cosmos mientras salva vidas inocentes, pero la mujer debajo de eso está muriendo muy lenta y humanamente.

La enfermedad funciona como una bomba que nosotros, y los personajes, sabemos que está ahí, contando hacia atrás, robándole tiempo y aumentando la tensión lentamente hasta ese hermoso y doloroso número 704.

Humanamente poderosa.

PODERES MÁS QUE HUMANOS

El otro elemento que se agrega en este punto es el tema del uso y abuso del poder.

Jane Foster es una mortal común y corriente, impotente ante las fuerzas arbitrarias que dominan su destino, las mismas que le arrebataron a sus seres queridos en un accidente sin sentido y que ahora la afligen con una enfermedad cuya causa no puede identificar. Y de pronto se ve con la fuerza para mover planetas.

En los primeros tres arcos, sus enemigos son personajes que siempre han conocido un gran poder. Odín con su desinterés por detener la guerra que consume a los reines bajo su cuidado; Darío Agger, un millonario sin el más mínimo interés por la persona común; los dioses Shi’ar, quienes ven a los mortales como desechables.

Se trata de personas que siempre han tenido un grado de control sobre el mundo en el que viven. Y no entienden la lucha de aquellos que están abajo, considerándolos no sólo inferiores, sino indignos de su atención.

En los últimos dos arcos la dinámica cambia un poco al presentar al Thor de la Guerra y el Mangog, personajes que sufrieron la crueldad del universo, que fueron lastimados por aquellos poderosos, y que ahora poseen el poder para hacer algo al respecto, y deciden contratacar con furia justificada, pero destructiva y con peligroso desinterés por el daño colateral.

Todos los antagonistas son indignos de su poder y de su posición, son indignos porque desconocen la lucha de aquellos sin poder o porque creen que esa lucha les da el derecho de contraatacar y desquitarse con el mundo.

Este pollo se pasa de frito.

¿QUIÉN ES DIGNO?

Eel objetivo de esta historia es redefinir la pregunta de ¿Qué es ser digno? Porque siempre supimos que Thor era digno de levantar a Mjiölnir, pero ¿Qué significa eso? ¿Qué significa ser digno? Y ¿Digno de qué?

Pues de tener un gran poder y de la confianza que invariablemente pondrán en ti aquellos que no lo tienen. Este tema se ve resumido en las palabras de Thor a Freiya cerca del final de la saga, cuando le dice “¡El mundo necesita más que a Thor! ¡Necesita dioses en los que podamos creer!”.

Por qué en un mundo tan arbitrario y caótico, necesitamos poder creer en las personas que tienen el poder para cambiarlo.