La Primera (y Mejor) Muerte de Superman

    Leyendas de la Comicteca: Cuando Jerry Siegel mató a Superman (1961)

    Este 17 de noviembre se conmemoran 25 años de la aparición de Superman (vol. 2) #75, cómic en que DC decidió “matar” al Hombre de Acero, pero muchos parecen haber olvidado (o nunca haber sabido) que esa no fue la primera vez que el último hijo de Kriptón mordió el polvo y que la primera vez que murió lo hizo en una historia concebida por uno de sus creadores, Jerry Siegel.

    Publicada en 1961 en Superman #149 e ilustrada por Curt Swan y Sheldon Moldoff, en esta historia se cuenta como Lex Luthor, en prisión, decide reformarse y hacer algo para compensar a la humanidad por sus años de maldad y encuentra una cura para el cáncer, ganándose la admiración y agradecimiento de todo el mundo, a grado tal que el mismo Superman testifica a su favor para que sea exonerado y puesto en libertad.

    Tras negarse a ayudar a otros criminales a matar a Superman, Luthor es víctima de varios atentados, por lo que Superman le da un reloj como el de Jimmy para usar en casos de emergencia. Eventualmente, Superman construye un laboratorio orbital para que Luthor pueda trabajar en favor de la humanidad sin tener que preocuparse por su seguridad.

    Un día Superman recibe una alerta del reloj de Luthor, y acude en su ayuda, sólo para caer en una letal trampa de rayos de kriptonita. Además, el villano secuestra a Jimmy, Lois y Perry para que sean testigos de su victoria final. Con Superman muerto, Luthor regresa a la Tierra y se reintegra al bajo mundo criminal, quienes habían fingido los atentados en su contra como parte de su maquiavélico plan.

    Entonces aparece en escena Supergirl, que en aquel entonces llevaba una existencia secreta, sirviendo como el arma de emergencia de su primo. Tras aprehender a Luthor, lo encoge y traslada a Kandor, a fin de que sea juzgado por kriptonianos por el crimen de haber asesinado a uno de los suyos, y es condenado a pasar la eternidad en la Zona Fantasma. Supergirl asume las responsabilidades de Superman, protegiendo al mundo con la ayuda del fiel Krypto.

    Se trata de una “historia imaginaria”, como llamaba DC en aquel entonces a historias a las que no pensaba dar seguimiento y que eran el equivalente de la época a los Elseworlds. Cabe recordar también que en aquel entonces no había continuidad en DC (Marvel empezó a usarla ese mismo año) pero con todo y eso se trata, sin duda, de una historia superior a la realizada por Mike Carlin y el equipo bajo su mando más de treinta años después.

    La historia ha sido republicada en varias ocasiones, como en el The Best of DC #1 (1979), en The Greatest Superman Stories Ever Told (Las Más Grandes Historias de Superman Jamás Contadas, 1987), donde les aseguro que la versión de 1992 no habría tenido cabida, en el tomo DC’s Greatest Imaginary Stories vol. 1 (2005), en Showcase Presents: Superman vol. 3 (2005), y más recientemente en Superman: A Celebration of 75 Years (2013).

    Es una pena que exista la tendencia a ignorar el pasado. La historia de Superman es muy rica, pero la actual estructura corporativa de DC parece decidida a fomentar una memoria selectiva y celebrar historias que no siempre son dignas de ello, dejando de lado verdaderas joyas de su pasado y de la historia del noveno arte.