Libros | Mostrología del Cine Mexicano

MOSTROLOGÍA DEL CINE MEXICANO

El cine de terror hecho en México, o todo el cine fantástico para el caso, constituye uno de los misterios que pocos se han atrevido a sondear, debido en parte a que muchas películas no son tan accesibles como uno quisiera, pero más a que siempre ha sido visto como el patito feo de la cinematografía nacional. La bibliografía centrada en el tema es escasa y en su mayoría se encuentra descontinuada, lo que dificulta la labor de fanáticos y coleccionistas para informarse del tema.

DESDE LA LLORONA HASTA CHIQUIDRÁCULA

Tal vez sea dicha falta de información lo que ha propiciado que se considere al cine de luchadores como el culmen del cine fantástico mexicano. Si bien es cierto que es el género por el que México es identificado en el panorama cinematográfico internacional, nuestro fantástico no se encuentra limitado a él, incluso puede decirse que a pesar del alto número de películas realizadas con héroes del pancracio, su fórmula es más bien limitada.

No así la del cine de terror sin luchadores, que surge en 1933 con La Llorona de Ramón Peón, y que refleja a la perfección las idiosincrasias por las que ha transitado México a lo largo del siglo XX y primeras décadas del XXI. Tenemos películas verdaderamente macabras, como las realizadas por Carlos Enrique Taboada y Juan López Moctezuma; cintas comerciales ingenuas pero efectivas como El Violador infernal o Cazador de demonios; películas francamente malas que más que miedo dan risa (te estoy viendo Televicine).

Por supuesto, no puede faltar esa gran mito de la personalidad del mexicano relativo a que se ríe de todo, por lo que las comedias con ingredientes de terror son un pintoresco ingrediente de nuestro cine ¿Quién no recuerda a Viruta y Capulina, a Chabelo y Pepito, a Clavillazo, Piporro, Tin Tán y demás enfrentándose a Drácula, el hombre Lobo y Frankenstein (ojo, en México se llama Frankenstein al monstruo, cuando en la novela no tiene nombre y simplemente le llaman “la criatura”)? ¿Cómo olvidar a Chiquidrácula o al Vampiro Teporocho?

Todo va mal cuando Frankenstein no te acepta la catafixia
Todo va mal cuando Frankenstein no te acepta la catafixia

CINÉFAGOS INVESTIGADORES

Para recordar ese cine que no volverá, y en ánimos también de chacota, es que cuatro sesudos investigadores se dieron a la tarea de perseguir, capturar, diseccionar y embalsamar a cuanta creatura se les pusiera enfrente, con el fin de crear un bestiario que recoja parte de las monstruosidades que nuestro cine ha fabricado.

Creando una nueva pseudociencia, Marco González, José Luis Ortega, Octavio Serra y Rodrigo Vidal Tamayo han elaborado un compendio de 50 bestias que han engalanado el cine de fantástico mexicano, descubriendo sus virtudes, criticando sus defectos y analizando sus orígenes. Todo ello profusamente ilustrado a todo color para que el lector pueda identificar a cada uno de los mostros.

SÍ, MOSTROS

¿Acaso los autores son unos hipsters tratando de imponer una nueva palabra? Tal vez, pero lo cierto es que parte de las creaturas (porque fueron creadas, no criadas) que adornan nuestro panteón fílmico son meras copias de los monstruos clásicos, mal hechos y tropicalizados, así que ¿Por qué no usar una palabra que refiera a justamente eso? Un monstruo deforme, valga la redundancia. Y los autores no son hipsters porque la palabra existe y se encuentra recogida en el Diccionario de la Real Academia Española

Seguro la está invitando a bailar el ricachá
Seguro la está invitando a bailar el ricachá

 

AVISO PARROQUIAL

Mostrología del cine mexicano, publicado por La Caja de Cerillos, se presentará el próximo martes 23 de febrero a las 19:00hs. en la sala 4 de la Cineteca Nacional, y el viernes 26 en el Salón Pata Negra, a las 20:00 hs. Entrada libre.

12696278_10153555175586859_1718669494_nEl libro se encuentra a la venta en librerías de prestigio.



Tal Vez Te Interese | EL MONSTRUOSO ARTE DE BASIL GOGOS