Entre errores y chivos expiatorios – opinión

    EDITORIAL TELEVISA: ENTRE ERRORES Y CHIVOS EXPIATORIOS | Por Alberto Calvo

    A través de un miembro del grupo de Facebook Televisa Comic Fail me entero que la editorial despidió a la correctora de estilo que habían contratado para la línea de cómics hace apenas unos meses.

    Todo apunta a que la decisión se tomó luego de que en redes sociales circularon quejas y burlas a un error en el lomo del tomo de su línea de best sellers que dice SIPIDER-MAN: MAXIMUM CARNAGE.

    Sipider-Man es cómo Spider-Man pero más acá
    Sipider-Man es cómo Spider-Man pero más acá

    Me gustaría pensar que se trata de una coincidencia, pero si es verdad que ésta es la razón por la cual fue despedida no me queda más que pensar que se trata de una tapadera y que la joven en cuestión está siendo utilizada como chivo expiatorio por la editorial en un barato intento por ganarse la simpatía de sus lectores al tiempo que protegen al verdadero responsable de esa pifia.

    ¿Y por qué digo que sería un chivo expiatorio? Simple. El trabajo de un corrector de estilo es revisar los textos, tanto editoriales como traducciones o material promocional. Si hay un texto en la portada o contraportada, por ejemplo, tiene que revisarlo, y no necesariamente en la versión lista para imprimir. El lomo usualmente lleva sólo el título, la editorial y los autores, y en ocasiones ni siquiera eso. Suponiendo que hubiese revisado el material de tapas y ella haya sido a quién se le fue el error, tampoco debiera ser la última persona en haberlo revisado. Esa es responsabilidad del editor.

    Y tal vez ahí es que llegamos al meollo del asunto. Arturo Gutiérrez Aldama, mejor conocido en redes sociales como ’Erremental’, tiene una reputación nada halagadora en el medio comiquero nacional. Empleados y ex-empleados de Editorial Televisa comentan sobre sus desplantes e intransigencia, e incluso existe el comentario, entre broma y broma, que cuando alguien le señala y corrige uno de sus errores, lo vuelve a poner, nada más para demostrar quién es el que manda.

    Cuando se le señalaron los constantes errores de traducción en los títulos donde era responsable de traducir, revisar, corregir y aprobarlo todo, su única defensa fue descalificar a sus críticos al decir que ellos eran sólo unos niños cuando él ya trabajaba como traductor de manuales técnicos para la policía, como si el haberse dedicado mucho tiempo a la misma actividad fuese una garantía automática de su calidad o habilidad para hacer su trabajo, argumento que en todo caso es desmentido por la gran cantidad de errores que han aparecido publicados en los últimos años bajo su supuesta supervisión.

    Alguna vez alguien me preguntó qué hacía falta para corregir la situación de Editorial Televisa y acabar con todos los errores en sus publicaciones. Mi respuesta fue que era necesario despedir a los editores y contratar gente nueva. Giobany Arévalo tiene muchas responsabilidades, y la mayoría de ellas son administrativas, por lo que recae en sus editores la responsabilidad de asegurar que sus publicaciones tengan la mayor calidad posible. Y es evidente que no han sabido delegar ni tampoco hacer el trabajo.

    Pero supongo que ser amigos del jefe tiene muchos beneficios e implica una seguridad laboral a toda prueba.

    Contratar una correctora de estilo era un paso en la dirección correcta, y encuentro un patrón interesante en los últimos meses que creo merece una reflexión. Prácticamente desde que ésta joven se integró a la editorial se había dado una notoria reducción en la cantidad de errores publicados por Televisa, lo que me lleva a pensar que esta persona tuvo un impacto positivo y que su trabajo estaba rindiendo frutos de forma casi inmediata.

    Incluso se dio el caso, por primera vez, de que algunas re-ediciones aparecieron con correcciones de algunos de sus errores más infames. Entonces, ¿por qué despedirla? La única explicación posible es que se hizo para proteger a alguien más, y en este caso no hay muchos sospechosos.

    Por otro lado, si alguna de las otras editoriales de cómic en nuestro país está interesada, sepan que Andrea Nastchiel Martínez, una correctora capaz y con experiencia en cómics, ha quedado libre y disponible. No estaría de más dejar que siga colaborando para elevar el nivel de calidad de la industria editorial comiquera en nuestro país que, bien sabemos, sigue siendo un trabajo en proceso.


    ¿Notaste algún cambio positivo o negativo en la corta estancia que estuvo Andrea como correctora de estilo? No dejes de darnos tu opinión al respecto.


    Tal Vez Te Interese | LO BUENO, LO MALO Y LO FEO DE FESTO 2015