Opinión | La responsabilidad de usar cosplay 

Muchas veces se habla del respeto hacia los cosplayers, pero ¿qué pasa si son ellos los que no tienen clara la idea del respeto hacia los visitantes de las expos o hacia otros cosplayers?

Campañas como Cosplay is not consent buscan promover este respeto, pero así como hay algunas personas que creen que por portar disfraz pueden acosarte o tratarte como al personaje también existe la situación contraria.

Cosplay is not consentí
Cosas que deberían ser sentido común, pero hay gente no entiende.

Es verdad que todos los cosplayers deseamos interpretar lo mejor posible nuestro personaje en turno pero esto no significa que todo el tiempo debamos actuar como él. El tiempo nos debe ir dando la experiencia necesaria para saber cuando actuar como el personaje y cuando ser la persona. Por ejemplo, si un amigo nos saluda o platica con nosotros, lo haremos de la manera habitual, pero si algún desconocido se acerca a tomar una foto y nos llama por el nombre del personaje, nosotros podemos seguir la corriente del juego.

La mayoría de los cosplayers pensamos que los lugares indicados para asumir totalmente tu personaje son los escenarios durante una actuación o performance, y frente a las cámaras. Sin embargo, existen cosplayers que dedican por completo su tiempo en convención a esto. Estas actitudes no son malas, siempre y cuando conserves el respeto por quiénes te rodean. Hay que recordar que no todos somos iguales y lo que puede ser divertido para alguien puede ser ofensivo para otro.

A partir de estas actitudes han surgido conflictos en convenciones, sobre todo a la hora de interpretar personajes muy radicales. El ejemplo más claro que podemos dar es el popular personaje Deadpool. Desde que el cosplayer D-Piddy saltó a la fama por su representación de este personaje, se ha convertido en un punto de referencia y en un modelo a seguir.

cos1

Él se dedica a grabar diversas escenas cómicas con otros cosplayers en los eventos a los que asiste, pero no sólo se para a su lado y comienza a grabar, más bien se dedica a generar confianza acercándose a ti y presentándose, platica un momento acerca de las ideas que tiene en mente y se asegura de que estés completamente de acuerdo con las escenas que se grabarán. Todo esto lleva su tiempo de trabajo creativo y tiene cierto grado de dificultad desde la planeación hasta la edición del vídeo, es por eso que sus vídeos son conocidos por todo el mundo.

Hasta ahí todos somos felices. El problema viene después, cuando otros cosplayers desean hacer lo mismo sin preocuparse por llevar a cabo este trabajo creativo y deciden simplemente ponerse el traje de Deadpool y andar por las convenciones acosando chicas y gastando bromas a personas desconocidas, y no conformes con eso, se enojan si las personas no acceden a sus planes o si se disgustan por su falta de respeto.

Esto se ha convertido en un gran problema en convenciones, ya que encontramos muchas personas con estas actitudes negativas alterando la sana convivencia en los eventos. Deadpool es el mejor ejemplo que podemos encontrar debido a las recientes visitas de D-Piddy a México y a constantes incidentes con cosplayers de este personaje, pero también podemos mencionar algunos otros, como chicas con personajes hentai tirándose al piso y haciendo bondage para atraer más fotógrafos, Jokers acosando sexualmente a chicas con cosplay de Harley, chicos atacando físicamente a su “enemigo” de la serie de la cual van disfrazados, y un sin fin de situaciones incómodas para quiénes sólo desean ir a pasar un buen rato.

Respeta y serás respetado
Respeta y serás respetado

El cosplay no sólo representa diversión y bienestar propio, también implica responsabilidad de nuestros actos y apariencia. Debemos darnos cuenta en que momento nuestras actitudes pueden perjudicar a los demás. Si eres cosplayer y estás pensando en llevar un escalón más arriba tu caracterización, toma estos puntos en cuenta y dedica tiempo a hacer conciencia acerca de tus actos antes de hacer pasar un mal rato a alguien, o de pasarlo tú después de ser vetado o expulsado de algún evento por molestar a los visitantes.

¡Recuerda! Ya seas cosplayer o sólo visitante:

  • Respeta a las personas.
  • Respeta su espacio personal y el de sus vestuarios.
  • No hagas contacto físico a menos de que lo solicites y te lo permitan.
  • No agredas física ni verbalmente.

Estas medidas no tienen nada que ver con el sexo o condición de la persona, aplica para todos por igual.