Juguetes | Monstruos de la Universal

Tesoros de plástico: los Monstruos de la Universal de Marx Toys

Por Agustín “Pepper” Amezcua.

Pequeños pedazos de plástico de colores forman parte de nuestras memorias de infancia. Soldaditos verde militar, vaqueros naranjas y blancos, e inclusive luchadores en un rictus de combate permanente. Pero quizás unos de los más memorables y permanentes son los monstruos de la Universal producidos por la compañía Marx durante los años sesenta. El detalle de estos era increíble para la época; la Criatura de la Laguna, el Hombre Lobo y la Momia estaban entre los más detallados. Escamas, pelaje y vendas, centímetro por centímetro eran una delicia para los coleccionistas (que en ese entonces eran, en su mayoría, niños obsesionados con las cintas de horror).

Diseñados para capturar la vista desde el primer momento que se cruzaban en tu camino, estaban hechos de plástico brillante. Los originales eran anaranjados o azul cobalto, y solamente seis figuras integraban la primera (y hasta el momento única) serie: El Monstruo de Frankenstein, La Momia, El Hombre Lobo, La Criatura de la Laguna, el Jorobado de Notre Dame y el Fantasma de la Ópera. Dentro de los planes de Marx estaba incluir más monstruos entre las figuras, e incluso se hizo un dummy con la efigie de Drácula, pero nunca consiguieron los derechos para producirla y ese intento se quedó solamente en eso.

Las figuras tuvieron tal impacto, que las re-ediciones nunca han dejado de hacerse, y hemos podido encontrarlos en todo la gama de colores del arcoiris. En nuestro país fueron particularmente populares los bootlegs, con moldes sacados de los cuerpos de los monstruos y la cara de algún otro espanto. Así tuvimos recreaciones de la Mosca, zombies y vampiros genéricos, e inclusive el Gorn desfiló entre aquellas figuras frankensteineadas que nunca dejaron de estar en el mercado, ya que aún tras la quiebra de Marx los moldes han sido re-utilizados una y otra vez, haciendo las figuras cada vez más grandes, aunque no por eso menos detalladas.

Actualmente, las figuras originales, cuyos colores no han sido reproducidos nunca, se cotizan a precios bastante altos entre coleccionistas. Los monstruos creados en conjunto por Louis Marx y Universal tienen ese encanto que las hará perdurar por siempre y estar presentes en la mente y el corazón de nuevas generaciones de manera constante.