Aciertos y errores del Universo Animado DC

Derrochando opiniones

Después de 8 años y 16 películas, el universo cinematográfico animado de DC llegó a su fin con Justice League Dark: Apokolips War, (pueden ver mi reseña en el sitio), pero me gustaría dar un pequeño recorrido por este universo y ver sus éxitos, sus fallos y su legado.

ALERTA DE SPÓILER – EL PENÚLTIMO PÁRRAFO
INCLUYE SPÓILERS MUY GRANDES DE APOKOLIPS WAR

DE PRINCIPIO A FIN

Este universo comenzó de manera oficial en julio del 2013 con la película de Justice League: The Flashpoint Paradox, la cual adapta la historia de Flashpoint en la que Barry Allen cambia la realidad del Universo DC.

La existencia de esta película siempre me ha parecido curiosa, no me mal interpreten, es buena, muy buena de hecho y probablemente la versión superior de esta historia, sin embargo ¿para qué hacer una película con el propósito de reiniciar tu universo cuando no tienes una continuidad previa que reiniciar? Pero bueno, esa es solo una observación.

El universo como tal inició con Justice League War y Batman and Son, estrenadas en 2014, y concluyó con la ya mencionada Apokolips War, estrenada en mayo de este año.

EL UNIVERSO DESCONECTADO

En mi reseña de Apokolips War dije que dicha película “se siente como un climax a una serie que no existe”, y es que en general me parece que éste universo animado no aprovechó el potencial de una continuidad.

Sí, hay 16 películas en teoría interconectadas, pero las historias rara vez se construyen de una cinta a la siguiente. Las películas existen en el mismo universo, pero no interactuan, sólo están ahí, flotando unas cerca de otras.

Por ejemplo, en los cómics The Judas Contract es una historia de ejecución a largo plazo, que depende de la relación entre Terra y los demás Titanes para que funcione su impacto emocional, sin embargo, aquí presentan al personaje en la película donde traiciona al equipo, robando al momento de mucho de su drama.

Otro ejemplo ocurre en Hush, cuyo eje central es la formalización de la relación entre Batman y Catwoman, al grado de que no sólo el primero revela su identidad, sino que se van a vivir juntos. Todo bien pero ésta es la primera vez que vemos a Selina Kyle en esta continuidad, así que para nosotros su relación sale prácticamente de la nada.

Y no es sólo que no se siembren las semillas de lo que viene, entiendo que no siempre sabes si podrás hacer otra película o exactamente cuál podrás hacer después, así que planear muy a futuro puede ser complicado, pero tampoco se aprovecha lo que ya existe.

Por ejemplo, Flashpoint Paradox es muy claramente una película de Flash (Barry Allen) que hace un buen trabajo en establecer su personalidad, convirtiéndolo en el personaje ideal para ser nuestra guía y pivote emocional en este universo, sin embargo, no hacen prácticamente nada con él en ninguna de las películas subsecuentes, hasta los últimos minutos de la guerra con Apokolips.

También, al final de Flashpoint Batman recibe una carta de un Thomas Wayne, su padre, de otra realidad. Éste elemento está cargado de potencial dramático y muy fácilmente se habría podido explotar con todo ese asunto de que ahora Bruce tiene un hijo y quiere andar en serio con Selina. Pero no, ni una mención a este asunto. Y así hay muchos otros ejemplos.

EL CYBORG EN LA JUSTICE LEAGUE

Ahora, nada de esto sería tan grave si las películas fueran muy, muy buenas, pero tristemente, aquí no es el caso.

Digo, muchos seguro nunca notaron que Legión del Mal es secuela a Crisis en 2 Tierras. Y es que en general la calidad de las distintas entregas es bastante regular. Hay algunas joyas y otras que de verdad son malas, pero en general, como conjunto, se trata de un gran “meeeh”.

Esto resulta especialmente triste viniendo de DC, compañía que durante más de dos décadas marcó el estándar en lo que a animación de superhéroes se refiere, tanto en películas como en televisión, presentando historias originales y adaptaciones directas de cómics que figuran entre las mejores representaciones de estos personajes.

Películas como Under the Red Hood, Wonder Woman, Superman Vs. The Elite, The Dark Knight Returns, Justice League: Doom, The New Frontier, y otras que seguro olvido en este momento, son un punto de referencia que usó cada que alguien muestra interés en alguno de estos personajes y que compiten, y a veces superan, a cualquier adaptación live action.

Es por esta razón que, en mi opinión, pasar de ser “el estándar a seguir” a “pues están entretenidas” me parece una situación bastante triste para DC, y un gran retroceso para la compañía.

Chuladas de películas animadas que DC nos trajo por años.

LOS HÉROES DE A-CERO
(CERO QUE LOS RECUERDAS, GOEY)

A pesar de todo, creo que el mayor pecado de éste universo es lo poco memorables que son sus personajes.

Aquí voy a tener que recurrir a las feas comparaciones, pero es que cuando uno habla de universos interconectados que adaptan cómics es imposible no hablar del estándar de oro, el Universo Animado original de DC que inició con la serie animada de Batman y concluyo con Justice League Unlimited.

Cualquiera que vea un par de episodios de Justice League podría decirte con facilidad cuál es la personalidad de cada uno de sus miembros. Todos tienen algo que los caracteriza, una voz única, tanto así que la caracterización de Wally West (Flash) ha sido utilizada para Baryy Allen en más de una ocasión.

En cambio, en este nuevo universo resulta muy difícil decir quiénes son estos personajes. ¿Qué define a estas versiones de Aquaman, Batman, Capitán Marvel, Flash, Blue Beetle, etc.? Sí, hay algunas excepciones como Constantine o Superman (que realmente recibió una personalidad definida hasta la película de La Muerte de Superman), y pues Damian, supongo, su personaje era bastante constante, sólo que era un cretino insoportable la mayor parte del tiempo, así que no sé qué tan bueno sea eso.

Tienes un bicho en el cachete, déjame quitártelo.

Pero en general, las versiones de la mayoría de los personajes se sienten vacías y más bien dependen de que los fans llenemos el cascarón con lo que sabemos de los cómics u otras versiones.

Batman tuvo cuatro películas para él, pero hay tan poca humanidad en ésta versión del personaje que no me puedo relacionar con él. Hush intentó corregir algo de esto con su relación con Catwoman, pero una novia no es un sustituto para una personalidad. Aunque debo confesar, la escena con Damian en Apokolips War es bastante buena.

Esto es lo que al final creo que vuelve a este universo, no un fracaso, pero sí algo inferior y un tanto olvidable. Lo que lo hace sentirse vacío a pesar de tener a tantos personajes. Tal vez nunca mejor ejemplificado que en Apokolips War, pues al final los héroes logran derrotar a Darkseid, pero a un precio muy alto. Muchos mueren y la Tierra misma sufrió daños irreparables, por lo que Constantine convence a Flash de volver al pasado y provocar otro Flashpoint con la esperanza de evitar que todo esto suceda.

Los escritores hacen un gran trabajo en darle peso a este momento, dándole un cierto toque metatextual sobre cómo cada vez que se hace un reinicio a la continuidad, las versiones de los personajes que conocemos dejan de existir. Es un momento muy bien construido con nuestros héroes viendo al horizonte mientras la luz los devora, inciertos de qué ocurrirá y qué encontrarán del otro lado. Con la duda de que si las relaciones que han construido aún existirán, si el mundo realmente será un lugar mejor.

Sin embargo, éste momento tendría un impacto mucho mayor si estos fueran personajes bien definidos. Imagínate exactamente el mismo momento, es más, ¡la misma película!, pero con los personajes del universo animado de Bruce Timm, ya estoy llorando. En cambio, sólo se siente presionar el botón de reinicio para eliminar la última hora y media de película que acabas de ver.

Todo Linterna Verde sabe que debe ayudar a los más débiles.

LO QUE LA GUERRA SE LLEVÓ

Es difícil señalar un solo elemento como el problema de este universo. Podríamos mencionar a los directores Sam Liu y Jay Oliva, que se encargaron de prácticamente todas las películas, peros sus nombres también aparecen en varios proyectos de muy alta calidad.

Podríamos señalar a los escritores pero, nuevamente, tenemos a personas muy talentosas involucradas, nombre como Alan Burnett, James Robinson y J.M. Dematties adornan los títulos de estas cintas.

Podríamos señalar el tono, que tal vez era demasiado oscuro para estos personajes, sin embargo, algunas de las películas más oscuras son las mejores como Apokolips War o Hell to Pay.

Así que me cuesta bastante decir “esto es lo que salió mal”, tendría que ir película por película y hacer un análisis a fondo. Al final creo que fue un conjunto de elementos que hicieron que muchas de estas películas resultaran mediocres, que como conjunto nos entregó un universo compartido decepcionante.

Y ése es otro de los problemas de hacer esto de los universos compartidos, la gente empieza a evaluar el todo y no sus partes. Le ocurrió a Netflix con sus series de Marvel, que no importa qué tan buena fuera Daredevil, no era suficiente para rescatar un todo de calidad bastante baja.

Así que, para evitar eso aquí les dejó mi recomendación personal de las mejores películas que este universo nos ofreció:

– The Flashpoint Paradox
– Justice League Dark
– Constantine City of Demons
– Death of Superman
– Suicide Squad: Hell to Pay
– Justice League Dark: Apokolips War

Pero bueno, esta continuidad ha llegado a su fin, nos deja algunas joyas y otros fiascos, no sé cuál es el plan de DC para su línea animada a partir de aquí, pero si deciden volver al camino de los universos interconectados espero que hayan aprendido de los errores que aquí cometieron y hagan un mejor trabajo.

Esperando en las sombras… como cuando estás en un cine VIP esperando tu Combo Cuates.