La Primera Ley, de Joe Abercrombie

Opiniones Enanas

Primera Ley: Queda prohibido tocar el Otro Lado de forma directa. Prohibido comunicarse con el mundo de abajo, prohibido invocar demonios y prohibido abrir puertas hacia el infierno.

Segunda Ley: Queda prohibido consumir carne humana.

Euz


DIVIDE Y VENCERÁS

Bienvenidos al Círculo del Mundo, lugar en el que se desenvuelve la saga de La Primera Ley, escrita por Joe Abercrombie, publicada originalmente en el ya mítico año 2006, junto con otros hitos del género, como El Nombre del Viento, del que les hablé la semana pasada.

La saga consta de actualmente de 8 novelas, con dos más pendientes de publicarse, y se puede dividir en tres partes: dos trilogías, más un grupo de historias independientes.

La primera trilogía consta deThe blade itself”, “Before they are hanged y “Last arguments of kings”, a continuación y en orden cronológico aparecen tres novelas autoconclusivas: “Best Served cold”, “The héroes” y “Red Country”. Además hay un libro de cuentos que recopila varias historias que se ubican en distintos puntos de la saga.

Por último esta la segunda trilogía, de la cual sólo se ha publicado un libro, “A Little Hatred”, pero no se preocupen, Abercrombie es lo opuesto a George R.R. Martin (Game of Thrones) y a Patrick Rothfuss (Crónica del Asesino de Reyes), en los que esos gorditos han publicado cinco libros entre los dos, Abercrombie ha publicado ocho.

ÉRASE UNA VEZ

La mayor parte de esta historia gira en torno a un reino tipo-europeo, aquí llamado La Unión, un imperio que esta más cerca del monarquismo absolutista francés que de nuestro acostumbrado feudalismo artúrico. La Unión empezó su historia como una pequeña ciudad estado llamada Adua, que poco a poco se hizo con el control del pequeño continente que habita (Midderland) para irse expandiendo lentamente pero con mucha seguridad.

Actualmente tiene enclaves en casi todo el Círculo del Mundo, con excepción del legendario oriente: En El Norte, La Unión tiene el protectorado de England; en El Viejo Imperio tienen Starikland; en las tierras de Styria tienen la ciudad portuaria de Westport.

La Unión es tan abrasiva en su expansionismo que incluso tiene un enclave, la ciudad de Dagosta, en el territorio (y continente) de su mortal enemigo, el imperio de Gurkhul. Piensen en este mundo más adentrado en la “era de los descubrimientos” o de la “porto-globalización”, como a los eurofílicos les gusta llamar a esos siglos en que Europa salió a conquistar a otras culturas.

En este mundo alguna vez hubo demonios rondando la tierra hasta que un día un mestizo demonio-humano, Euz, usó su gran poder para desterrarlos a todos (o casi) y cerrar todas las puertas que conectan el mundo mortal con “El Otro Lado”, la dimensión donde aún residen los demonios.

QUERIDA, EMPODERÉ A LOS NIÑOS

Tras liberar a la humanidad del yugo demoniaco, Euz se dedicó a enseñarle a sus hijos (Juvens, Kaneidas, Bedesh y Glustrod) las habilidades que podían dominar.

A Juvens le enseñó el “Alto Arte”, la Magia con M mayúscula. Éste a su vez tomó 12 discípulos para entrenarlos en La Magia; a Kaneidas le enseñó el arte de La Creación, una mezcla entre alquimia y tecno magia; a Bedesh le enseñó a hablar con los espíritus; a Glustrod no le enseñó nada, pues a él le habría tocado aprender sobre los demonios y eso está prohibido.

En “The Blade Itself”, La Unión está luchando una guerra por dos frentes. En el norte, el rey Bethot unió a las tribus norteñas y se alió con antiguos monstruos creados por Kaneidas para expulsar a La Unión del territorio de England. Mientras en el sur, el imperio Gurkhis se prepara para invadir Midderland y llegar hasta Adua.

Por esa razón, el mago Bayas, primer discípulo de Juvens, intenta reunir a un grupo de héroes para que lo acompañen al fin del mundo a encontrar un antiguo McGuffin llamado “la semilla”, un arma que Glustrod sacó del Otro Lado e intentó usar, fatídicamente para destruir a sus hermanos y la capital del Viejo Imperio.

En “Before they are hanged” cae la ciudad de Dagosta a manos de los mercenarios del imperio Gurkish, y los ejércitos de la Unión no dan pie con bola ante la ineptitud de sus comandantes, lo que permite que Bethot consolide más y más poder. El grupo de Bayas descubre que La Semilla ya no está donde se suponía que Juvens, Kaneidas y Bedesh la escondieron, mientras en Adua, el trono queda vacante por la muerte del rey y sus herederos.

En “The Las Arguments of Kings”, Bayas recurre a su Plan B y descubre a un heredero al trono secreto, toma su lugar en el Pequeño Consejo, la institución que gobierna en nombre del Rey, y se prepara para la invasión del ejercito Gurkish y sus mercenarios, las Mil Palabras.

En el norte, Bethot es derrotado por uno de nuestros protagonistas, Loguen Ninefingers, y Bayas encuentra la semilla y la usa para repeler a las Mil Palabras y la invasión. Así, el mundo civilizado es salvado del Señor Oscuro, el profeta Kahlul, segundo discípulo de Juvens, quien es el verdadero poder detrás del Emperador de Gurkhul.

Todo es felicidad para nuestros protagonistas, Loguen y Jezar son reyes (del Norte y Adua, respectivamente), Glotka es la nueva mano derecha del rey Jezar. Ferro Maljin consigue el poder para ir a matar al emperador de Gurkhul ella sola. Un final feliz.

Excepto que… SPOILER.

En serio, éste es EL SPóILER de la Primera Trilogía.

El verdadero villano de la historia es Bayas. Desde el primero libro nos damos cuenta de que no se corta a la hora de hacer cosas poco éticas, pero es hasta que lo vemos usar la semilla (que básicamente es un arma nuclear y que envenena con radiación la ciudad de Adua, lo que le cuesta la vida a uno de nuestros protagonistas, el coronel West) que nos queda realmente claro que es un HdP.

Pero no un HdP de buen corazón, no es “el monstruo que necesitamos para detener otros monstruos”, si bien Kahlul y el ejército de Gurkhul no se ven muy buena ondita (son esclavistas) y por muy guapos que se vean con sus armaduras blancas las Mil Palabras no dejan de ser caníbales, al final Kahlul y compañía son mártires que están rompiendo las leyes de Euz para llevar la justicia al asesino Bayas, quien no sólo mató a su maestro Juvens, también mató al hermano de éste, Kaneidas, todo porque en el fondo su hambre de poder no conoce límites.

OSCURO Y MADURO

Por eso Joe Abercrombie es el Lord Grim Dark, él no tiene finales felices y protagonistas heroicos. Nuestros queridos protagonistas, son un berseker capaz de matar niños (Loguen), un inquisidor que no piensa dos veces en torturas inocentes (Glotka), una mujer que sólo vive para la venganza (Ferro), un oficial militar de la baja nobleza odioso (Luthar), otro oficial mucho más heroico que golpea a su hermana (West), y así sucevivamente.

Pero la historia no termina ahí, tras deconstruir de forma correcta e interesante la fantasía épica (NO-COMO-EL-FINAL-DE-GAMEOFTHRONES), Abercrombie decide explorar otros géneros sin abandonar su mundo.

En Best Served Cold, nos movemos en el tiempo y el espacio. Cuatro años después del final de Last Arguments of Kings, las ciudades estado de Styria están en guerra civil después de que el duque Orzo rompe la paz de “La Liga de los 8” gracias a su capitana Murza Murcatto, quien básicamente le sirvió Styria en bandeja de plata, por lo cual Orzo le paga tratando de matarla.

Esta novela es una historia de venganza en la que vemos a Murcatto armar un pequeño equipo para, uno por uno, ir matando a los conspiradores que junto a Orzo la apuñalaron por la espalda, y otras partes del cuerpo, mientras descubre que la realpolitik de Styria queda inmersa en el inminente avance de La Unión, el rey de Adua y obviamente Bayas.

En The Heroes, que ocurre cuatro años después de Best Served Cold (y ocho del final de Last Arguments of Kings) volvemos al Norte, específicamente a una colina llamada “Los héroes” (por un grupo de estructuras de piedra que ahí se hiergue), donde pasamos tres días y vemos con lujo de detalle una serie de batallas, desde el glorioso primer uso de la pólvora en El Circulo del Mundo, hasta un niño apuñalando a su compañero de armas porque la guerra es un lugar horrible.

Durante toda a novela vemos a los dos bandos, por un lado Black Dow y los norteños y por el otro a La Unión, luchar por el dominio de la colina, ganándola y perdiéndola. Todo esto mientras Bayas sigue moviendo los hilos, desesperado de que esta guerra contra “barbaros norteños” esté consumiendo tantos recursos que bien podrían ser usados para enfrentar el peligro de La Carnicera de Capri, Murza Murcatto, quien gobierna ahora las ciudades estado de Styria.

Después tenemos Red Country, 15  años después del final de Last Arguments of Kings, donde encontramos a Loguen viviendo como un vaquero que no mata ni una mosca, tratando de pasar sus últimos días lejos de la sangre y las guerras que marcaron su vida. Por desgracia el “Near Country” una zona entre el viejo imperio y el norte que no está reclamada por ninguna de las potencias y sirve de refugio a quienes quieren huir de la política expansionista de La Unión, es cada vez más peligroso, pues los refugiados se han topado con La Gente Dragón, un grupo de herederos de Kaneidas que necesita raptar niños para mantener vivas sus cada vez más menguantes filas.

Al más puro estilo de Unforgiven (u Old Man Logan), Loguen tiene que dejar morir sus sueños de paz y volver a despertar a The Bloody Nine, su segunda, psicópata y berseker personalidad, mientras a los lectores nos queda claro que La Unión es imparable y que la llegada de la Era Industrial marca el fin de este mundo de fantasía medieval.

O no, pues este año Abercrombie empezó a publicar su segunda trilogía, que se sitúa 27 años después de Last Arguments of Kings y que el mismo describe como “Los Miserables” en el mundo de fantasía.

HABLANDO DE HISTORIAS Y TRAICIONES

The Blade itself, el primer libro, es bastante pesado, pues es el más derivativo de todos, pero poco a poco Abercrombie va encontrando su propia voz y, dado que es un muy buen escritor, cada nueva entrega mejora mucho. Para Best Served Cold la cosa ya es una de las mejores sagas porque además de su calidad, demuestra que no tiene miedo de hacer avanzar su mundo tanto en el texto (hacerlo salir de la época medieval en la que se quedan este tipo de historias) como metatextualmente, metiendo poco a poco critica a la ideología de estos géneros.

En Best Served Cold vemos una historia de venganza y Abercrombie rumea mucho sobre la delgada línea entre un monstruo y un héroe. En The Heroes nos muestra una historia de guerra con todos sus detalles, como niños soldados, líneas de abastecimiento, la diferencia entre los lideres que están en el campo de batalla y los que están lejos en las villas. En Red Country nos regala una historia de vaqueros, con todos las tropes que conlleva como la frontera, querer iniciar de nuevo, dejar el pasado detrás, el avance de “la civilización” y los choques culturales.

Ahora, con A Little Hatred, la primera parte de la trilogía The Age of Madness, el autor no sólo promete movernos a la Era Industrial, al parecer quiere jugar metatextualmente usando su saga para hablar de las historias que viven a la sombra de otras historias, lo que se me hace interesante, porque Abercrombie no es fan de la nueva trilogía de Star Wars.

Lo recomiendo 100%.