Las ilustraciones de A Christmas Carol

Opiniones Enanas

Mucho antes de que existiera el cómic como tal, existieron formas de expresión artísticas precursoras que ya hacían uso de elementos narrativos en su representación gráfica, desde los jeroglíficos egipcios al tapiz de Bayeux, pero el referente más inmediato es la ilustración y la caricatura del siglo XIX.

Tanto en el mundo anglosajón como en México, los artistas que se encargaban de ilustrar las noveletas, los fascículos y las revistas de publicación periódica que se vendían en el mercado literario de la clase media urbana, representan el antecedente de la historieta en su versión occidental. Por eso, para este último post navideño, les voy a hablar de las ilustraciones que contenía la primera edición de A Christmas Carol, de Charles Dickens.

UN RECUENTO DE NAVIDAD

Charles Dickens vendía sus novelas por capítulos, publicados de distintas maneras de acuerdo a la editorial con la que estuviera colaborando. En 1843 pasaba por un no-tan-buen momento: tras un par de años de buenas ventas, su última novela a punto de concluir estaba perdiendo público y el autor, cuya esposa estaba nuevamente embarazada, decidió hacer un experimento literario:

A la par que se publicaban los últimos capítulos de Martin Chuzzlewit, una novela dura y realista publicada por capítulos, para la navidad de ese año Dicken recurriría a una estrategia opuesta, presentaría una novela corta de fantasía y magia publicada en un sólo tomo. Un cuento de navidad. Además, buscando maximizar ganancias, la publicación fue pagada de su propio bolsillo.

El libro era sencillo, un empastado con tela roja y detalles dorados, y contendría ocho ilustraciones realizadas por el también británico John Leech, ilustrador y caricaturista satírico que se había hecho de cierta fama por su trabajo para la revista de humor político y crítica social PUNCH.

Leech tuvo que realizar las ilustraciones con base a un borrador de la historia, y aunque su trabajo era simplemente ilustrar los textos de Dickens, el artista se preocupó porque su serie contara una historia. Por eso digo que estos ilustradores y caricaturistas del siglo XIX son el antecedente directo del cómic, la mayoría de ellos ya desarrollaban la narrativa gráfica.

1 | MR. FIZZWIG’S BALL

Imagen con la que abre la historia, a página completa a un lado de los títulos. Leech toma la escena de la infancia de Scrooge, en un baile que organiza su antiguo patrón y mentor. Esta primera pieza abre uno de los temas de la serie, la añoranza a las relaciones (romantizadas) entre el patrón y sus obreros en la era pre-industrial.

2 | MARLEY’S GHOST

Escena en la que el fantasma de su viejo amigo y compañero de negocios le advierte de la inminente llegada de tres espíritus. Leech nos muestra la vida de Scrooge en la forma de un salón oscuro y solitario.

3 | THE PHANTOMS

La vena política del caricaturista satírico se deja ver un poco. En el primer plano vemos a una indigente (que es mencionada por Marley en la historia), en segundo plano tenemos al fantasma de Marley, y detrás al resto de fantasmas difuminándose con el fondo. Iniciando la otra temática la serie: la crítica social.

Leech, al igual que Dickens, era muy vocal en sus críticas sociales, especialmente sobre el impacto que la industrialización estaba teniendo entre la gente más pobre de Londres.

4 | SCROOGE EXTINGUISHES THE FIRST OF THE THREE SPIRITS

El artista retrata el momento en el que Ebenezer “apaga” al espíritu de las navidades pasadas. Tal vez quería remarcar el concepto de “ocultar/suprimir las memorias o el pasado” que la propia historia carga.

5 | THE SECOND OF THE THREE SPIRITS

La primera de dos apariciones que Father Christmas tendrá en esta serie (el único personaje aparte de Scrooge en aparecer más de una vez), Leech le pone una bata verde y lo sitúa en la misma habitación de la segunda imagen, haciendo que su presencia transforme esa sala solitaria en un salón de fiesta y banquetes. Es probable que esta imagen sea una de las versiones más famosas del personaje de Father Christmas.

6 | IGNORANCE AND WANT

La segunda aparición de Father Chrismas, donde el espíritu comienza a desvanecerse y el centro de la pieza son los dos pequeños niños vagabundos, representaciones de la ignorancia y la necesidad (“los hijos del hombre”, como los llama el espiritu).

En el fondo se ven un par de edificios que evocan la industrialización. Leech y Dickens eran muy críticos de la mentalidad maltusiana que tenían los británicos de la primera era industrial. Especialmente del trato que le daban a sus miembros más débiles.

7 | THE LAST OF THE SPIRITS

Leech retrata al fantasma de las navidades futuras de la misma forma en que Dickens lo describe, como una figura no delineada, algo amorfa, para resaltar la mano y el dedo señalador.

Al parecer el cementerio está basado en uno de la vida real que existía en la época. Scrooge está derrotado y aunque la figura del espíritu no es la característica “parca” que posteriores adaptaciones usarían, la ilustración en su conjunto es un “memento mori” y busca evocar la idea de mortalidad. Algo que, para las clases medias urbanas a las que iba dirigida y que vivían con el miedo de enfermedades fulminantes (cólera, tifoidea), seguro resultaba inquietante.

8 | SCROOGE & BOB CRATCHIT

Para la última ilustración, el artista hace eco de la primera. Retomando el tema de las relaciones patrón-siervo, nos presenta a Scrooge con su trabajador, Bob Cratchit conviviendo en armonía.

Leech opinaba que la mentalidad pragmática del capitalismo del siglo XIX era nefasta y que las relaciones patrón-obrero debían buscar mucho más que sólo el componente utilitario o de lo contrario la sociedad se vería afectada.

LA NARRATIVA GRÁFICA APLICADA

Y esa es la historia que cuentan las ilustraciones. Un baile de salón en una fiesta navideña. Un hombre solitario es visitado por un fantasma. Intenta apagar sus propios recuerdos. Un espíritu jovioso convierte su oscuro salón en un banquete. Para después mostrarle las consecuencias del capitalismo industrial. Una figura misteriosa le señala su nefasto futuro. Y al final el hombre solitario brinda con su empleado.


#CovachaFact Leech entregó cuatro placas de acero (grabado en metal, coloreadas a mano) y cuatro en madera (xilografía, en blanco y negro), todas de distinto tamaño. La más pequeña mide 6.7 cm x 5.3 cm y la más grande 12.2 cm x 8.3 cm.


¿Conocías las ilustraciones? ¿Te gusta el trabajo de Charles Dickens? ¿Qué regalos ñoños recibiste esta navidad? ¡Comenta con nosotros!