Bleak House: el regreso a la casa.

    Yo fui un Monstruo Adolescente | Regreso a la Bleak House

    Por Agustín “Pepper” Amezcua

    En la columna anterior empezamos un recorrido por el santuario de Guillermo Del Toro, pero dejamos varios cuartos sin recorrer.

    Justo a un lado del cuarto de arte se encuentra el cuarto Steampunk. Aunque fue el mismo Del Toro quien la nombró así, se trata más bien de un bestiario sobrenatural, en el que podemos encontrar figurillas de Cthulhu, un morlock de la película La máquina del tiempo, de George Pal; a Koo Koo la chica ave y a Hans, el enano asesino, ambos de la película Freaks. Quizá la pieza dominante en este cuarto sea una escultura tamaño natural de Oliver Reed caracterizado como el hombre lobo de las cintas de la Hammer, sobre el que del Toro ha comentado que “El diseño de Roy Ashton es casi cubista, es esa cabeza cuadrada. Hay algo ridículamente hermoso  en él, y salvaje… Oliver Reed es un animal.”

    maxresdefault (3)
    Guillermo del Toro en algo muy parecido a su hábitat natural.

    Adornando las paredes vemos algunas piezas de arte original de Mike Mignola realizado para el Laberinto del Fauno, así como algunos prints de Moebius. En un perchero se encuentran colgadas la gabardina de Hellboy y la bata de Rasputín. Otros dos de los héroes de Guillermo se encuentran presentes aquí: James Whale y Ray Harryhausen. También encontramos modelos para armar, netsukes, representaciones varias de Gill-Man, la criatura de la laguna negra, y un pequeño frasco con sangre de Steve Brudniak, quien vende su propia sangre como arte, “Todos lo hacemos.” apunta Del Toro.

    Recientemente Guillermo remodeló la cochera para usarla como estudio, y éste es el cuarto más útil de toda la casa, pues puede albergar sin problema hasta a ocho artistas trabajando al mismo tiempo. También es quizá el cuarto más personal en toda la casa, pues está repleto de arte conceptual y storyboards de la mano del mismo Guillermo. Lo más importante y la mayoría del trabajo de Del Toro está aquí, desde Cronos hasta proyectos que aún no culminan como At the Mountains of Madness. El muro principal de esta habitación muestra además el emblema de la compañía de Del Toro “Mirada.”

    guillermo-del-toro-gives-a-tour-of-his-bleak-house-7
    La cochera de la casa fue transformada en un espacioso y bien iluminado estudio.

    No hay una parte de la casona que no esté llena de arte o mementos, y es así como llegamos a las escaleras, la conexión con el segundo piso que también tiene muchísimos objetos espectaculares. Una celda de animación original de la legendaria Gertie the dinosaur, de Windsor McCay; un diseño original de Alien hecho por Ron Cobb y regalado a Del Toro por James Cameron. Siguiendo con la temática de Alien, hay trabajos de H.R. Giger, y también están aquí los originales de los posters que hizo Drew Struzan para Hellboy y para El Laberinto del Fauno. Encontramos también muchísimas figuras de Hellboy, incluyendo un busto de bronce, y otra estatua de cera alusiva a Freaks, esta vez representando a Schlitzie. “Esta es mi favorita, quizá, porqué siempre me pone de buen humor.” apunta el tapatío.

    Al terminar las escaleras podemos encontrar el cuarto de proyección, que como su nombre indica, sirve principalmente para que Guillermo vea y estudie a sus directores favoritos, además de servir como santuario para sus dos grandes favoritos, Hitchcock y Disney. En las paredes podemos encontrar arte original de La Bella Durmiente, Fantasia, Alicia en el país de las Maravillas, La Leyenda de Sleepy Hollow y el señor Sapo, entre otras. Los estantes llenos de libros comprenden en su mayoría biografías y retrospectivas de directores, entre los que predominan cuatro a los que Guillermo tiene en más alta estima: Kubrick, Hitchcock, Lean y Buñuel.

    Del Toro solamente tiene dos cintas en filme: Cronos, y El Fantasma del Paraíso, de Brian De Palma. En esta habitación también podemos encontrar el primer dibujo que Mike Mignola hizo de Abe Sapien, y a su lado una figura de Gill-Man, “El segundo mejor monstruo jamás hecho.” en palabras del simpático realizador.

    guillermo-del-toro-gives-a-tour-of-his-bleak-house-12
    El Amo del suspenso tiene su lugar de honor en el cuarto de proyecciones.

    En el mismo piso se encuentra la biblioteca de cómics, y a pesar de tener una habitación entera dedicada al noveno arte, Del Toro admite que en cada clóset de la casa hay cómics guardados, casi todos recuerdos de su juventud. “Ya no compró cómics, solamente ediciones recopilatorias de Dick Tracy, The Spirit y la Pequeña Lulu.” admite el director.

    Cubriendo las paredes hay más arte original de Mike Mignola, así como también de Mike Kaluta, Richard Corben, Wayne Barlowe y Gahan Wilson. “Por ahí están las páginas finales de From Hell, de Alan Moore.” apunta del Toro como si fuera cualquier cosa.

    17.jpg_1555128810
    A pesar de la gran cantidad de memorabilia y coleccionables que contiene, del Toro afirma que la casa todavía es una obra en proceso.

    Para finalizar el recorrido, llegamos al  patio trasero, un lugar curiosamente plácido en comparación con el ritmo interior de la casa. Del Toro admite que nunca trabaja ahí. “No me gusta mucho estar afuera. Pero me gusta sentarme aquí a disfrutar el silencio”. Guillermo desearía tener árboles retorcidos cómo esos que sus vecinos han plantado, y también le gustaría podar los que ya tiene en un estilo victoriano para que combinen con la decoración interior. Pero por ahora éste es un lugar tranquilo en el que puede disfrutar sus actividades acompañado por una estatua de bronce de uno de sus padrinos espirituales, Ray Harryhausen.

    Cuando le preguntan ¿Es ésta la casa que deseabas cuando eras un niño? Guillermo sonríe y responde “Sí, si alguna vez la termino…”