CÓMICS | RADIOACTIVE SPIDER-GWEN (RESEÑA MARVEL)

Hace unos meses concluyó en México el primer arco de la nueva serie mensual de Spider-Gwen (que en realidad es la segunda historia). Si bien Marvel insiste en dividirla en arcos de 5 y 6 números, su estructura es similar a los cómics de hace un par de décadas, con historias de dos o tres partes que se entrelazan para contarnos la vida de estos personajes, por lo que los arcos están marcados más por una relación temática que por una trama concisa que nos lleve del primer al sexto capítulo. Aún así, aquí la reseña de los primeros seis números.

spider-gwen-radioactive-review-1

PREPARANDO LAS TELARAÑAS

El primer arco de Radioactive Spider-Gwen se centró en Gwen y su mundo, principalmente su padre y cómo afecta su vida superheroica dicha relación, y explora el tema de la culpa que siente por los sucesos que ocurrieron con Peter Parker (referencia obligada al primer volumen, reseñado aquí).

Antes de empezar con la sinopsis, recapitulemos: En este universo una araña radioactiva mordió a la estudiante de preparatoria Gwen Stacy, quien tomó el manto de Spider-Woman; Peter Parker se mantuvo como un ñoño que sufrió acoso escolar a manos de los chicos populares lo que eventualmente lo orilló a experimentar en sí mismo en busca de obtener súper poderes, lo que lo convirtió en el Lagarto y posteriormente murió durante una pelea con la Mujer-Araña.

Así que en este universo Peter Parker básicamente cumple la misma función que el tío Ben en la continuidad regular.

En el segundo volumen, hombres lagarto comienzan a aparecer en las calles al mismo tiempo que Harry Osborn regresa a la ciudad tras ausentarse un tiempo posterior a la muerte de Peter.

Al reseñar el primer volumen mencioné que el cómic contaba con un gran elenco de personajes, pero su historia y villanos eran bastante pobres. Y me alegra mucho decir que esta segunda historia corrigió prácticamente todas las quejas que tenía.

spider-gwen-radioactive-review-4
Spider-Gwen, Spider-Gwen, hace todo lo que hace una Gwen

TREPANDO MUROS

Si bien no puedo revelar muchos detalles sin entrar al terreno de los spóilers, la historia tiene una fuerza de la que carecía el primer arco, y esto se debe a que se siente muy personal. Todos los sucesos que ocurren se encuentran siempre bajo la sombra de la gran culpa que Gwen carga por la muerte de Peter.

Es muy común que los super héroes estén motivados por la tragedia al punto de ser casi parodiable: Spider-Man perdió al tío Ben, Batman a sus padres, Daredevil a su padre, Kyle Rayner a su novia, Superman a su mundo natal, etcétera, etcétera.

En el caso de Gwen, a esta dinámica se agrega un elemento interesante, usualmente estos muertos motivadores son seres santos, perfectos y llenos de sabiduría. Ben Parker era el mejor hombre que pudieras conocer y Jonathan Kent tenía la sabiduría de un monje tibetano filtrada a través del medio oeste americano. Pero el joven Peter Parker de este universo no era una persona pura y noble que fue arrebatada en una tragedia arbitraria, no, el suyo es un personaje más complejo y su eventual muerte ocurrió como el clímax de una serie de sucesos que se exploran en estos números.

Esto hace que el dolor de nuestra protagonista no sea tan simple de procesar y catalogar, convirtiéndola en un personaje complejo. Está altamente motivada a ser una heroína, pero no está completamente segura de sus razones. Sabe lo que debe hacer, pero no está segura por qué. Estos seis números son básicamente ella buscando entender qué significa “con un gran poder, viene una gran responsabilidad”.

spider-gwen-radioactive-review-3
Cuando los agentes viales te ven la cara de novato

PODER Y RESPONSABILIDAD

El dolor, la culpa y la responsabilidad sirven como epicentro emocional de todo lo que ocurre en esta historia. En la triada de Gwen, Harry y Peter tenemos tres distintas maneras de atender estos sentimientos. Y es aquí donde surge la genialidad del escritor Jason Latour, creando un desarrollo creíble para su heroína, al obligarla a enfrentar todo lo que ha ocurrido, ya no como una adolescente emocional, sino como una persona adulta, y lo hace al mismo tiempo que nos ofrece una historia emocionante y llena de acción.

Latour está usando todos los clichés del género para contarnos una historia acerca de madurar y lo que eso conlleva, como aceptar tus errores y los de tus amigos, aprender a perdonar a los demás y a uno mismo y, lo más importante, cómo aceptar las consecuencias de tus decisiones y el efecto que éstas tienen en el resto de las personas.

También cabe destacar la gran cantidad de mitología que se agrega a este universo durante este arco:  la Capitán América, The Falcon, S.H.I.E.L.D., y la misteriosa organización SILK, así como nuevos detalles, como dónde obtuvo Gwen su lanza-telarañas. Para el final del sexto capítulo este mundo se siente mucho más grande y lleno de cosas.

Y por supuesto no podemos dejar de mencionar el excepcional trabajo de Robbie Rodríguez en el arte, con un estilo fluido y estilizado pero lleno de personalidad que se complementa con la paleta de colores neones y pastel de Rico Renzi. Forman uno de los cómics visualmente más interesantes en publicación.

Pueden darse cuenta de que me encantaron estos números, y si bien no se trata de un cómic perfecto, es una historia con mucho corazón, con personajes interesantes, una trama sólida cuyo conflicto principal sirve para impulsar el drama interno de los personajes, que no pierde de vista su temática y que envuelve todo en un historia divertida con arte de primera.

Simplemente no deben de perderse esta serie.

spider-gwen-radioactive-review-2
“Es que Spider-Gwen es sólo para niñ-AG”.

¿Has seguido esta serie? ¿Te gusta Spider-Gwen o la odias? ¡Comenta con nosotros!



TAL VEZ TE INTERESE | RESEÑA ALIAS: JESSICA JONES