CÓMICS | THE SANDMAN, DE NEIL GAIMAN (RESEÑA)

     

    Sandman es una de esas obras de las que todos tienen su opinión. A lo largo de 75 números, Neil Gaiman logra crear una historia clásica de las que quedan para la posteridad, y en esta ocasión tenemos el punto de vista de César “The Dwarf” Castañón sobre el final de esta saga. Si no has terminado de leerla, procede con precaución, pues incluye spóilers.

    CAMBIAR O MORIR

    Aunque no lo parece, los 75 números de The Sandman giran en torno a un único arco argumental, no fue concebida de esa manera, pero Neil Gaiman la fue trabajando conforme se fue desarrollando de manera que toda la historia trata sobre la decisión que el Señor de los Sueños, Príncipe de las Historias y Dador de Formas, debe tomar: Cambiar o Morir.

    Cambiar o morir es un motivo recurrente en el entretenimiento y Gaiman logró retratar de una forma más profunda y compleja ese cliché. Sin embargo para el lector poco avispado puede pasársele por algo y, como muchos, ver en la saga final The Wake más pretensión que gracia.

    El motivo es fácil de captar, Morfeo muere porque le es imposible cambiar lo suficiente en su forma actual. Lo demás es una suerte de analogía poética sobre como su nueva forma es al mismo tiempo el Eterno Sueño y un nuevo ser llamado Daniel. He visto chistes de cómo esto es horriblemente pretencioso y bobo. Pero no lo es, lo que pasa es que, como muchas cosas, necesitas leerlo en determinado momento o haber pasado por determinadas cosas para entender la pequeña sutileza que hace profunda la analogía.

    Aparte de todo nos quita nuestros pretextos, ese Gaiman dio con tubo

    SEGUNDAS LECTURAS

    La segunda vez que lo leí (hace poco) me cayó el veinte. Morfeo no muere porque no pueda cambiar lo suficiente… muere porque es la única forma de cambiar. La idea es muy simple: para cambiar uno tiene que morir, o más bien, dejar morir partes de sí mismo. No puedes evolucionar a una mejor persona sin la sensación de que dejas morir algo de ti, ese es el costo de cambiar.

    Morfeo es el típico héroe byroneano, oscuro, taciturno, el clásico protagonista sangrón que todos amamos o amamos odiar. No es una buena persona, de hecho como persona es bastante horrible (condenó al Infierno a uno de sus amores por 10 mil años), y cuando entiende su naturaleza se da cuenta que debe corregir el rumbo, pero no le es posible ser una mejor persona mantieniendo la personalidad byroneana (que es bastante nefasta y tóxica, por mucho que sea un gran arquetipo para consumo de entretenimiento). Es por eso que debe morir, un aspecto de él debe quedar atrás para que otro mejor tome su lugar.

    Si tiene un amigo no puede ser tan malo ¿verdad?

    DE ANALOGÍAS Y OTROS PECADOS

    Me parece una gran analogía de lo difícil que es cambiar para ser mejor, pues señala la parte más difícil del cambio: dejar detrás aspectos de nuestra personalidad a los que estamos muy acostumbrado.

    Y la Eternidad de seres que pueden morir y nacer es una gran alegoría de la personalidad humana, que no es un monolito (Sueño es byroneano, Deseo es cruel, Muerte es alegre) si no un conjunto de diferentes puntos de vista y actitudes con respecto al a vida y el entorno, siempre cambiantes dependiendo desde dónde se vean. Como el rubí o la esmeralda de Sueño.

    Sólo los que tengan hermanos entenderán

    The Sandman es en verdad una de las obras más románticas que tiene el cómic americano ¿ya la leíste? ¿estás leyéndolo con Televisa? ¡Comenta con nosotros!



    TAL VEZ TE INTERESE | LA COMICTECA: THE SANDMAN