COSPLAY | TOROMBOLO Y YO (O POR QUÉ ME DISFRACÉ DE JUGHEAD)

Cuando uno es fanático de lo que sea hay días especiales que siempre recordarás con cariño, ya sea el día que viste el único concierto que ese músico dio en tu país, cuando el equipo de tus amores ganó el campeonato, o cuando conociste a tus autores favoritos y tuviste la oportunidad de charlar con muchos extraños mientras estabas disfrazado de un personaje. Para mí, ese día fue en la última Conque, cuando me vestí como Toromobolo, quien apenas se está ganando mi aprecio aunque es más viejo que yo.


CONVIRTIÉNDOME EN TOROMBOLO

Apropiarnos de una narrativa con la que nos identificamos y la hacemos propia para compartirla con otros que también la entienden, es una de las razones que Adam Savage (de Mythbusters) da para que muchos fans destinemos nuestro tiempo y dinero (mucho o poco, da igual) para caracterizarnos como algún personaje de nuestro agrado.

Uso la palabra caracterizar porque esto va más allá del disfraz, también es meternos en el papel, memorizar diálogos y movimientos. En la recién concluida edición de la Conque decidí ir disfrazado como Forsythe P. Jones III… o sea Jughead (antes conocido en México y otros países como Torombolo) y a pesar de haber sido algo muy sencillo, me ha dado una de mis mejores experiencias como aficionado a los cómics.

Soy muy nuevo en la cuestión del cosplay, hasta ahora sólo me he disfrazado de Jughead, del doceavo Doctor Who para entrar a su panel cuando visitó La Mole de primavera de 2016, y un par de disfraces de Halloween peculiares tanto ahora como en mi infancia. Cuando llegó el momento de planear mi viaje a la convención sabía que quería ir disfrazado, pero también prefería algo que fuera sencillo de hacer, que pudiera reusar y que fuera un personaje conocido pero no tan popular, después de todo, ya iba a haber muchos Spideys por ahí.

Terminé decidiéndome por Jughead porque aunque aquí en México no es tan conocido como en su país de origen, nos es familiar por los videos de Los Archies, alguna que otra caricatura de Archie que se colaba en la TV abierta, algunos cómics y claro, sus apariciones en Los Simpson.

DETRÁS DE LAS HAMBURGUESAS

Jughead sale en las historietas desde 1941, específicamente desde el Pep Comics #22, en el que ya muestra su lealtad incondicional a Archie (que era básicamente un Huckleberry Finn que camina sobre las bardas blancas) pero no niega su disgusto hacia las cosas románticas y a la necedad de su amigo por meterse en líos para impresionar a las chicas, algo que en más de una encarcarnación ha sido interpretado como misoginia, pero que parece ser más un genuino desinterés por el romance que varía de versión en versión (eso de querer juntarlo con Betty como pareja no es algo exclusivo de la serie Riverdale).

Jughead parece preocuparse sólo por cosas, en mi opinión, muy nobles, como sus amigos, la comida y su perro Rito (o Hot-Dog para los puristas). Y aunque hay décadas de historias para conocer al personaje (que ha tenido una gran cantidad de series propias, al ser uno de los más populares del Archieverse) vale la pena detenerse en algunas de sus versiones recientes, como Afterlife with Archie en la que tratando de resucitar a Hot-Dog con la ayuda de Sabrina provoca una plaga zombie o Jughead: The Hunger, donde se justifica su apetito voraz explicando que es descendiente de un largo linaje de hombres-lobo.

Sin embargo, son las versiones que actualmente podemos encontrar en la serie televisiva Riverdale y al relanzamiento de la franquicia en cómic hecho a partir del 2015 las que parecen han puesto a estos personajes en más reflectores de lo usual. De ambas vale la pena hablar de manera extensa y en sendos textos, pero sólo quiero destacar que en Riverdale se le da una motivación clara (crear una novela que sea el “A sangre fría de Riverdale”) que lo hace evolucionar en un ser sarcástico pero leal, al mismo tiempo que se le atraviesan conflictos, alegrías y tentaciones que giran en gran medida a una historia familiar más oscura y trágica que la de los cómics, todo muy bien actuado por Cole Sprouse. Mi queja, más que no respetaran la (recién establecida como canon en los cómics actuales) asexualidad del personaje, es que no salga nunca comiendo hamburguesas, pero eso ya lo resolvió YouTube.

LA MOTIVACIÓN

Al final, mis mayores inspiraciones para disfrazarme de Jughead fueron su serie propia (en sus primeros números escrita por Chip Zdarsky y dibujada por Erika Henderson) y en la de Archie (primeros números con Mark Waid escribiendo y Fionna Staples dibujando) actualmente publicadas en México por editorial Kamite.

En la cabecera del pelirrojo, desde el primer número vemos su faceta más apática ante el drama juvenil, pero también su ingenio para engañar a sus compañeros y su lealtad y amistad hacia Archie y Betty (quienes acaban de terminar su relación, provocando caos e histeria entre la juventud de Riverdale), conocemos la historia de la caída en desgracia de la familia Jones, por qué Jughead desprecia el dinero y hasta una versión más sincera de lo que significa la “S” de su sudadera.

No-Prize a quien nos diga qué significa la S

Por otra parte, su serie propia nos presenta al personaje en una confrontación con el nuevo director de la preparatoria de Riverdale, quien entre otras cosas quita la comida deliciosa del menú escolar, hace obligatoria la educación física y planta evidencia a alumnos para expulsarlos si no le agradan. Como pueden ver, alguien horrible. En cada número vemos cómo el protagonista recurre a toda clase de aventura imaginarias como luchar contra dragones, unirse a la policía del tiempo (miniserie suya en los 90) o actuar como espías para salirse con la suya de manera ingeniosa y con lujo de sarcasmo e ironía.

Ese carisma y astucia del personaje, sumado a la breve visita de Mark Waid a la Conque (para presentar Champions, de Marvel) y a que su atuendo contemporáneo es muy fácil y barato de imitar, fueron las razones por las que terminé eligiéndolo para mi cosplay.

Mark Waid se ha puesto bastante guapo últimamente

LA GRATIFICACIÓN DE SER TOROMBOLO

Además de  la firma de Mark Waid en uno de sus cómics de Archie, una de las mayores satisfacciones de mi cosplay estuvo en que el mismo autor lo notó y me felicitó por la elección (muy brevemente, sólo tuvo 20 minutos para firmar autógrafos, todos corríamos), eso sumado a que quienes reconocían mi cosplay fueran otros fans, gente en el stand de Kamite, cosplayers con disfraces mucho más elaborados y hasta oficiales de seguridad en la terminal de camiones cuando ya me regresaba a mi ciudad de origen. Con el gran remate de aparecer usando el atuendo en mi foto con Stan Lee… y comiendo hamburguesas, obvio.

El generalísimo también quería una playera con una S

Sin duda hubo problemas, contratiempos y decepciones en esta primera edición de la nueva etapa de la Conque que la organización deberá resolver para consolidar a la convención (capacitación de voluntarios, la cuestión de los métodos de pago y cómo afectaba eso al ingreso, la organización de filas para todas las actividades, que dejaron de responder dudas en redes sociales antes del evento, etcétera), pero al final lo que importa es la experiencia que cada fan se lleva a casa luego de la convención (sin importar el lugar y el organizador), y en lo personal la pasé genial con mi cosplay de Jughead. Y si eso no les gusta, para eso es la “S”.

P.D. ¿Cuál ha sido su mejor experiencia con un cosplay?



NUESTRO COLABORADOR | R. Axel Alonso es periodista y adicto a las redes sociales. Una vez leyó que el mundo es un lugar extraño y que hay que mantenerlo así, desde entonces se ha tomado la frase al pie de la letra.



TAL VEZ TE INTERESE

ARCHIE WEIRD MYSTERIES
COMPLETE SERIES | $262