Guillermo del Toro: La belleza de lo extraño.

    Si hay un nombre que resuena cuando se habla de terror, suspenso y un extraño amor por lo sobrenatural, es el de Guillermo del Toro. El director se ha convertido en sinónimo de ambición, motivo por el que muchos de sus proyectos son cancelados a medio camino. Quizás una de las razones es que, según sus propias palabras, “La cosa a la que más le temo es al éxito. La segunda cosa a la que más le temo es al fracaso. Pero creo que el éxito es más aterrador. Te cuento, y estoy siendo completamente honesto: la gente cree que es publicidad o que digo puras mamadas, pero el día que no gané el Oscar por película extranjera con el Laberinto del Fauno, fui feliz. No es una reflexión sobre el Oscar. Cualquier premio que no gano alimenta el fuego, cada premio que gano lo disminuye. Siempre digo, cuando eres joven e infructuoso, no tienes el dinero; y si no eres cuidadoso, cuando eres viejo y exitoso, no tienes la pasión. Estar en cualquiera de esas situaciones es una tragedia.”

    guillermo_del_toro_monster_3

    El tapatío ha llevado una vida orientada hacía lo extraño, desde el comienzo. Cuando tenía cuatro años su padre ganó la lotería y su vida cambio drásticamente. Según el mismo Guillermo “Mi padre era un hombre trabajador, tuvo que serlo desde muy pequeño, por lo cual no estudió demasiado, y ahora que tenía dinero supongo que se sentía extraño de no tener una biblioteca formal, por lo que comenzó a comprar y comprar libros para la casa.” La influencia de estos libros marcó fuertemente al joven Guillermo. Victor Hugo y Edgar Allan Poe moldearon la mente del director con la misma fuerza que Jack Kirby y John Romita.

    “Fui un niño muy artístico, pero también mórbido.” Comenta del Toro refiriéndose a su fascinación por moldear figuras de plastilina, esculpirles pequeños órganos y rellenarlos de catsup para después arrojarlos desde el techo de su casa.

    Guillermo+del+Toro+Dick+Smith+Academy+Motion+czWDgyxmtyRl

    Su padre, viendo el gusto de Guillermo por las cosas macabras, gustosamente lo ayudó a tomar un curso de efectos especiales con Dick Smith (El Exorcista), desde ese momento Guillermo y Dick se volvieron buenos amigos. Esto fue uno de los grandes pilares sobre los que del Toro decidió crear Necropía, su estudio de efectos especiales y maquillaje, pues sabía que si no lo hacía él mismo nunca iba a poder contar el tipo de historias que quería. Fue gracias a Necropía que pudo entablar amistad con Alfonso Cuarón, quien eventualmente se convertiría en uno de los directores mexicanos más reconocidos a nivel mundial.

    Cuarón dirigió un episodio de La Hora Marcada basado en una historia corta de Stephen King. Guillermo se acercó a Cuarón para comentar dicho capitulo y remató diciéndole: “Si la historia de King es tan buena, ¿por qué tu episodio es tan malo?”, para proceder a indicarle uno por uno los errores que tenía. Cuarón aceptó la culpa y a partir de ahí emprendieron un largo viaje que los ha llevado a lugares inimaginados.

    GuillermoDelToro-CRONOS
    Ilustración de Mike Mignola para la edición Criterion de Cronos

    La culminación del principio de la carrera de Guillermo llegó en 1993, con el estreno de Cronos. Desde un principio la producción fue de alto riesgo, pues IMCINE no tenía interés alguno en las cintas de género, del Toro tuvo que hipotecar su casa para conseguir el préstamo y financiarla. Afortunadamente, se hizo de un equipo de gente que creía en el proyecto tanto como él, encabezados por Bertha Navarro, encargada del cast, quien consiguió a Federico Luppi para el papel de Jesús Gris, y a Ron Perlman para el villano Ángel de la Guardia y Rigoberto Mora, socio de del Toro en Necropía y encargado de los efectos especiales.

    Ron_Perlman_and_Guillermo_del_Toro

    Cronos narra la historia de Jesús Gris, un vampiro por accidente, quien repudia la vida eterna y solamente quiere conseguir descanso para su alma, ayudado de su pequeña nieta quien lo cuida y lo protege en su nueva calidad de monstruo. Este vampiro es un héroe trágico, no desea la destrucción de todo a su paso, no se encuentra sediento de sangre, él nunca pidió ese destino. Este fue el primer acercamiento que tuvimos a los monstruos de del Toro, seres terroríficos que sufren sus destinos y añoran la normalidad de la vida humana. La cinta se estrenó en el festival de Cannes donde consiguió el Premio de la Semana de la Critica, además de ganarse 8 Arieles en el mismo año. Pero fue quizá la critica que le hiciera Roger Ebert la que le abrió las puertas del panorama mundial a Guillermo. Ebert le dio a la cinta tres de cuatro posibles estrellas y escribió “Esto es material de películas clásicas del cine de horror, y Cronos, escrita y dirigida por un mexicano de 29 años llamado Guillermo del Toro, combina esos elementos con un colorido realismo mágico latinoamericano”.

    Así fue como la carrera de Guillermo despegó finalmente y se abrió paso entre los gigantes de Hollywood, pero eso es una historia para otra ocasión.