Lucifer (2018) #1 – Reseña

Temí lo peor cuando DC Comics anunció que publicaría una nueva serie de títulos ambientados en el Universo de Sandman, uno los cómics que re-definió el medio y que es universalmente amado por fans y gente ajena al medio por igual.

DC ha demostrado que no está por encima de producir material innecesario con el fin de recibir dinero de manos de la gente más irremediablemente completista, como en el caso de Before Watchmen o el más reciente Doomsday Clock.

Sin embargo, mis miedos se vieron mitigados al recordar que los mundos imaginados por Neil Gaiman para Sandman no son ajenos a spin-offs que exploran varios de los personajes y situaciones que se pueden entrever cuando el autor entreteje capas de historias que son parte del dominio de Morfeo.

Spin-offs que son capaces de contar sus propias historias sin necesidad de agregar detalles sin sentido a una historia que se mostraba completa en su ejecución (te estoy viendo de nuevo, Before Watchmen). De hecho ya existía una serie de Lucifer escrita por Mike Carey, que disfruté bastante, así que decidí darle el beneficio de la duda.

Ademas, Neil Gaiman es el curador de la línea (lo que sea que eso signifique) y él no dejaría que le pusieran su nombre a cualquier cosa con tal de cobrar un cheque. De hecho dejó de cobrar por Books of Magic cuando vio que el escritor lo estaba haciendo bien por su cuenta.

Dicho lo anterior, revisemos el primer número de la nueva serie de Lucifer, situada en The Sandman Universe.

FUEGO INFERNAL

Lucifer #1, escrito por Dan Watters (Limbo, Deep Roots) e ilustrado por Max y Sebastian Fiumara, sigue la costumbre de las historias de Sandman de, a la par de la historia del personaje principal, nos presenta un coprotagonista humano cuyo camino eventualmente se cruzará con el de el Príncipe de las Mentiras. ¿De qué manera se verán afectados ambos personajes cuando se encuentren? Sólo lo podemos adivinar.

El Detective Decker, nuestro protagonista humano, se encuentra en un momento muy trágico de su vida ya que su esposa está muriendo y no hay nada que la medicina pueda hacer por ella, y ya no tiene la lucidez para pedir la den de alta del hospital. Lucifer tampoco se encuentra en una situación feliz, ya que es un prisionero, aunque las entidades a su alrededor parecen no darle importancia o no estar inconformes con el lugar en donde se encuentran.

¿Es Lucifer en verdad un prisionero o es sólo su naturaleza rebelde la que lo hace sentirse así? Es algo que se irá revelando conforme la trama avance y sepamos más de cómo llegó a este lugar.

Cuando diga su nombre y le pise el pie, usted dice “Hola”.

ARTE DESDE EL INFRAMUNDO

El arte va a tono con la historia, evocando un ambiente opresivo y surreal reminiscente de los primeros cómics de Vertigo, como Hellblazer, dándole a los demonios (o lo que sea que Decker se encuentra, ya lo verán) un aire amenazador que no es tan fácil de lograr.

Un detalle curioso es que Lucifer presenta un aspecto desaliñado con largo cabello y barba rojos, alejándose del elegante aspecto basado en David Bowie que suele ser su sello distintivo. ¿Sera que esto sólo sea un cambio pasajero y que a futuro veamos al Lucifer clásico? De nuevo este apenas es el número uno y sólo puedo especular.

¿Recuerdan cuando tomamos ese curso para ignorar al abuelo?

LLAMAS AL FIN

Lucifer #1 es una muy buena lectura y promete dejar el nombre del Sandman Universe en alto.

Destaca de los otros títulos al ser uno de los que no tienen mujeres negras diciéndole a hombres blancos que no les digan qué pueden o no hacer. Pero ya revisaré The Dreaming y House of Whispers.


FICHA COVACHA

LUCIFER #1

GUIÓN | Dan Watters
ARTE | Max Fiumara & Sebastian Fiumara

DC Comics | Octubre 2018 | $3.99usd | Mensual