Matrix Resurrecciones | Reseña

Pasaron más de 20 años desde que vimos en pantalla a la primera Matrix revolucionar al cine con sus efectos especiales y una premisa novedosa. Hasta cierto punto, al menos la primera entrega, se convirtió en una película de culto, millones de personas en todo el planeta vieron en Neo una especie de mesías, que hablaba de un mundo totalmente ajeno, tan imposible que podía ser cierto. Así vimos cómo aquélla primera entrega se convirtió en trilogía y no faltan las historias de conocidos que cuentan cómo se saltaron clases para ir a ver el estreno mundial de su cierre en la tercera parte, así que veinte años después, cuando el futuro nos ha alcanzado ¿Hay manera de resucitar aquélla historia? Al menos una de las hermanas Wachowski, Lana,  pensó que sí, y es así que hoy podemos ver en pantalla Matrix Resurrecciones una secuela de aquéllo.

A CONTINUACIÓN HAY ALGUNOS SPOILERS SOBRE CÓMO SE REINTRODUCEN CIERTOS PERSONAJES CLAVE

¿EN QUÉ NOS QUEDAMOS?

Para empezar, la trilogía de Matrix termina con Neo sacrificándose por la humanidad, para conseguir una alianza con las máquinas y hacer posible la paz. Su contraparte, el Agente Smith se convierte en un virus informático y Trinity también muere, mientras que Morfeo es el encargado de restaurar el balance. Matrix Resurrecciones nos cuenta lo que ocurrió después de ese sacrificio: Las Máquinas se llevan el cuerpo de Neo a una nueva Matrix donde lo reconstruyen y lo mantienen en una simulación en la que él es el desarrollador de un videojuego famoso mundialmente, llamado Matrix que por supuesto, cuenta la historia de la trilogía original.

Neo o mejor dicho, Thomas Anderson (Keanu Reeves), como se le conoce dentro de la Matrix, ha vivido durante mucho tiempo (en la película aclaran cuánto) entre lo que cree que es realidad y las fantasías de su mente. Neo lleva una vida sencilla y solitaria, va a terapia, tiene algo así como amigos en el trabajo, con los que sale a tomar café y admira secretamente a una visitante frecuente de aquélla cafetería, que no es otra más que Trinity, que aquí se llama Tiffany (Carrie-Anne Moss)..

“Espejito, espejito, ¿quién es el más bonito?”

Pero algo no va tan bien, además, hay un grupo de personajes nuevos que parecen saber demasiado de la historia que todos conocemos y que tarde o temprano se encontrarán con Morfeo.

FIN DE LOS SPOILERS

LO NUEVO

Es difícil creer que algo pueda ser más novedoso que la premisa original y que haga que valga la pena para ver la continuación de una historia que parecía acabada hace tantos años, sin embargo, creo que lo vale. Matrix Resurrecciones hace honor al nombre y literalmente resucita tanto a los personajes, como a la franquicia (hace que las nuevas generaciones la volteen a ver), por lo que no podría tener un mejor nombre. No, no se trata de algo novedoso y apantallador, pero sí de una historia que logra retomar los elementos fuertes de su origen y adaptarlos en un guión acorde a los tiempos actuales.

Desde la propia transformación personal de la directora, Lana Wachowski, Matrix ha cambiado: Aquéllos elementos llenos de símbolos se vuelven a hacer presentes, quizá de manera más obvia, para señalar que no vivimos en un mundo absolutista en donde las cosas solo pueden ser blancas o negras, sino que hay un abanico de tonalidades en medio. Del mismo modo, pareciera que la película se burla de sí misma y del fenómeno nocivo que tal vez ayudó a propiciar indirectamente, al hacer “pensar a las masas” que no todo es lo que parece y que degeneró en la proliferación de conspiranoias y la cultura de la aprobación o cancelación cibernética. Pero lo más importante, es su cambio de visión en el discurso manejado en la Matrix: Sin modificar la idea de “El elegido”, sí obedece a una integración más lógica y coherente de aquélla figura.

TODO ES CUESTIÓN DE TÉCNICA

Del mismo modo, eso que se convirtió en el sello Matrix, el efecto “bullet time”, también fue algo que muchos críticos mencionaron en su momento que hizo daño al cine, pues abrió la puerta de un uso excesivo de efectos especiales en las películas, por eso, resulta tan significativo que en esta entrega se mencione reiteradamente en los diálogos, pero se use tan poco en la producción, por el contrario, se da paso a escenas de corte más “realista”, aprovechando el recurso oportunamente, lo que nos permite tener buena cinematografía, que nos regala bellas postales en espacios abiertos.

LOS PERSONAJES

Para bien o para mal, es muy difícil disociar la imagen colectiva que tenemos de Keanu Reeves con su personaje: este Thomas es tan Zen que sientes que ves a Keanu un día por la mañana (con el encanto que implica pensar en Keanu), por eso creo que el personaje más destacado en esta entrega es Tiffany/Trinity, que logra erizar la piel en su escena de mayor impacto. Carrie-Anne Moss impone con su presencia y no hace que añoremos nada del pasado, demuestra por qué Trinity es el personaje que lucha, al que quieres salvar y que te puede inspirar. Por el contrario, hay algo en este nuevo Morfeo que no termina de cuajar, la cinta justifica bien el cambio, pero Yahya Abdul-Mateen no logra llenar los zapatos de Laurence Fishburne por más que le eche ganitas.

Para verme tan fabulosa, debo tomar mi sueño de belleza.

Los nuevos personajes, un equipo entre los que aparecen la amada Colleen de Iron Fist (Jessica Yu Li Henwick) haciendo a Bugs y nuestra compatriota Eréndira Ibarra como Lexy, tienen buenas intenciones y parece por momentos que podrían destacarse, pero para el final solo sientes que pudiste haber prescindido de ellos y no los extrañarías para nada. Mención aparte merece Neil Patrick Harris, el Analista, que es probablemente el mejor dentro de lo nuevo, no así Jonathan Groff que se ve hermoso en pantalla (y lo menciona), pero se queda corto en todo lo demás que representa.

EN CONCLUSIÓN

Matrix Resurrecciones ofrece una nueva visión que cabe perfectamente en el Universo Matrix, pero tiene muy mala edición, por lo que hay detalles de corte de escenas, irrelevantes pero notorios, que la vuelven excesivamente lenta en toda la primera parte, con lo que pudieron ahorrarnos al menos media hora, pero por ser una película que se autocritica y a la mitología que creó, probablemente haya una parte de los fans a los que no les agrade. Yo solo creo que difícilmente se volverá tan icónica como sus antecesoras, pero de cierto modo, fue un producto hecho por el puro gusto de reunirse de nuevo (se nota) y no hace más que volver al origen al hablarle a su público: Pedirles que sigan manteniendo la mente abierta.

¡Abre tu mente o te la abro!

Matrix Resurrecciones estrena este 22 de diciembre en las salas de cine en los lugares que la pandemia lo permita.


RESEÑA COVACHA

Matrix Resurrecciones

Dirección: Lana Wachowski.

Guión: Aleksandar Hemon, David Mitchell, Lana Wachowski. 

Música: Johnny Klimek, Tom Tykwer.

Fotografía: John Toll, Daniele Massaccesi.

Reparto: Keanu Reeves, Carrie-Anne Moss, Neil Patrick Harris, Yahya Abdul-Mateen II, Jada Pinkett Smith, Jessica Henwick, Priyanka Chopra, Jonathan Groff, Ellen Hollman, Brian J. Smith, Max Riemelt, Lambert Wilson, Andrew Caldwell.

Productora: Warner Bros., Village Roadshow, NPV Entertainment, Silver Pictures. Distribuidora: Warner Bros., HBO Max.

Género: Ciencia ficción. Acción.

Año: 2021.

Duración: 148 min.