Opinión | La Continuidad y Sus Complejidades

    Ser fan del cómic de superhéroes acarrea cierto tipo de complicaciones específicas del medio y el género. Particularmente los de las grandes compañías (Marvel y DC) tienen una estructura muy diferente y distintiva a la de cualquier otra forma de entretenimiento, por ello en esta ocasión hablaremos de La Continuidad y Sus Complejidades.

    OPINION-Top

     

    INICIAR POR EL PRINCIPIO. TIENE LÓGICA.

    Mientras que con cualquier otra narrativa (películas, cómics de autor, libros, videojuegos, etc.) desde que comienza la historia sabes que eventualmente llegarás al final, con los cómics de superhéroes las narrativas son interminables y se han estado publicando de manera continua durante décadas, con un claro inicio pero sin ningún final aparente, y cambian de autor cada cierto tiempo.

    Pero incluso en este tipo de historieta el inicio es un concepto engañoso si consideras que el primer número de Superman tiene más de 75 años de haberse publicado y que los responsables tienen décadas sin participar en la creación de nuevos cómics (entre otras muchas razones porque ya están muertos, claro).

    Por ello es bastante ridículo recomendarle a alguien que quiera leer Superman que empiece por Action Comics #1, pues tendría que leer miles de historietas para llegar a la época actual. Esta estructura ha creado un problema muy particular en la continuidad de los universos comiqueros.

    Por la verdad, la justicia, y la cabeza para no perderme en la continuidad
    Por la verdad, la justicia, y la cabeza para no perderme en la continuidad

    CONTINUANDO POR COSTUMBRE

    El cómic de superhéroes es una completa pesadilla si definimos la continuidad como la serie de eventos que transcurren en una historia y cómo se respetan estos en los capítulos posteriores de la misma.

    Si alguien tiene que escribir una secuela de, digamos Harry Potter, sólo tiene que preocuparse por lo qué pasó en 7 libros escritos por la misma autora, pero si debe escribir X-Men tiene que considerar lo que ocurrió con los personajes desde los años 60. Miles de números y cientos de historias escritas por distintas personas. Y los Hombres-X no serán su única preocupación, debe tomar en cuenta todo el universo ficticio que los rodea, donde habitan cientos de otros personajes ficticios con historias igual de complejas.

    Estas continuidades crecen cada mes, pero a la vez no avanzan. Los personajes siempre deben permanecer reconocibles para el público, por lo que usualmente los escritores dan vueltas alrededor de un mismo punto, y aunque a veces se salen del corral, al final tienen que volver a donde estaban. Esto ha llevado a que personajes mueran, resuciten, sean aliens, sean clones, les borren la memoria, vendan su alma al diablo, viajen en el tiempo o alguna mezcla de las anteriores.

    La continuidad es un tema complicado ya que por un lado es una cadena que limita a los autores, pero bien utilizada puede nutrir una historia, hacerla sentir como algo más grande. Los autores ya no tienen que preocuparse por establecer las bases, pueden simplemente llegar y darse vuelo.

    Peor tantito si te toca llegar después de Bendis (pobre Jeff Lemire)
    Peor tantito si te toca llegar después de Bendis (pobre Jeff Lemire)

    EL FAN Y LOS CAMBIOS DE CONTINUIDAD

    La relación de los fans con la continuidad es aún más complicada. Nos gusta saber que detrás de cada número que leemos existen miles de números más que lo alimentan. Que todos estos años que llevamos siguiendo a un personaje han sido para algo, que se está construyendo una historia más grande. Aunque todos sabemos que no es cierto.

    DC COMICS

    DC Comics lleva décadas atrapado en un círculo vicioso de continuidad. En varias ocasiones ha reiniciado su universo para darnos un nuevo comienzo y librarnos de años de historias, y en cada ocasión los fans han enloquecido y han amenazado de muerte y destrucción a la editorial (los fans, tienes que amarlos). Es como si alguien les hubiera dicho que los cientos de cómics que tienen en sus libreros y cajas guardando polvo ya no importan, ya no tienen ningún valor.

    Tal vez uno de los holocausto de continuidad más terribles lo vivimos hace cinco años con los Nuevos 52, donde DC Comics relanzó toda su línea editorial.

    En teoría los personajes ahora vivían en un nuevo universo, pero a nadie le quedaba claro en qué estado estaba la continuidad. Series como Batman o Green Lantern mantuvieron sus historias mientras que otras cambiaron completamente. Nadie sabía qué contaba como canon y que no. Ni siquiera los mismos autores.

    Cuando haces algo como así el problema es que obligas a la gente a enfocarse en la continuidad y a hacer preguntas, y cuando eso pasa se empiezan a notar las grietas. Al final DC logró enojar y decepcionar a casi todos, pues los Nuevos 52 eran lo suficientemente diferentes para molestar a quienes les gustaba su continuidad clásica, pero sin cambios tan grandes como para realmente considerarlo un nuevo comienzo.

    ¡DC, ahora con armaduras y sin calzones por fuera!
    ¡DC, ahora con armaduras y sin calzones por fuera!

    MARVEL 

    En la tiendita de enfrente, Marvel ha sido un poco más inteligente y han decidido utilizar la continuidad cuando les conviene, sin hacer mucha fanfarria de cada cambio. Cosas como la participación de Reed Richards en la Segunda Guerra Mundial, que Nightcrawler es un demonio, que Gwen Stacy tuvo dos hijos con Norman Osborn y muchos otros molestos detalles de la continuidad no han sido borrados o eliminados, simplemente han sido ignorados a conveniencia de los autores actuales.

    De los casos que más ha llamado la atención fue One More Day, donde se eliminó el matrimonio entre Peter Parker y Mary Jane; los fans respondieron con una furia que ardía como las llamas del infierno. Por suerte parece que aprendieron y no han vuelto a repetir algo como eso.

    Lógica Marvel: Preferimos pacto con el diablo a un divorcio. Cómics, tienes que amarlos.
    Lógica Marvel: Preferimos pacto con el diablo a un divorcio. Cómics, tienes que amarlos.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR

    Sobre este tema nunca estaremos de acuerdo, opino que la mejor opción es tomar cada historia como venga llegando. Ver cada etapa como su propio ente y disfrutar el trabajo de cada autor por sí mismo. Ya que si nos obsesionamos con que todo encaje siempre estaremos enojados y es algo que el fandom no necesita, más personas enojadas. Pero bueno, esa sólo mi opinión, aquí lo más importante es ¿qué piensas tú?, ¿cómo lidias con este tema? ¿te fijas en cada detalle o poco te importa lo qué pasó antes? Dinos qué piensas al respecto.



    TAL VEZ TE INTERESE | ROB LIEFELD Y EL EGO DESMEDIDO