Primeras impresiones de la tercera temporada de Jessica Jones

Este viernes se estrena la tercera y última temporada de Jessica Jones y con ella también se cierra el din de una era, probablemente la más exitosa, de las series Marvel.

Cuatro años han pasado desde que vimos al Diablo de la Cocina del infierno aparecer en el servicio de streaming Netflix y a él le seguirían un grupo de series más, que conformaría el equipo de los Defensores.

¿Y por qué si esta entrada se trata de Jessica Jones he empezado por hablar de todos los demás menos de ella?, pues porque justamente ese es un estigma que esta temporada carga y que para bien o para mal, no se va a poder quitar. Al ser la última de las producciones Marvel-Netflix y que al mismo tiempo, tuvo la oportunidad de saber que no podría seguir contándonos su historia, a diferencia de Defenders, Iron Fist, Luke Cage y Daredevil, se espera que tenga un cierre más digno, sin cabos sueltos y que le de algún tipo de cierre a las demás.

Ni siquiera tengo bazo

Con tan solo 5 episodios que hemos visto hasta ahora, es difícil decir si lo logrará, pero al menos sí se puede establecer un patrón para el tono de la temporada. De entrada, después de lo que se percibió como un bajón en la temática y tono de la temporada anterior, en esta se ve un claro intento por regresar a los orígenes, al estilo noir y a una Jessica detective.

La temporada empieza lenta, si estás esperando acción, olvídalo, pues salvo un par de acrobacias por parte de Trish, no vas a ver muchas peleas al menos hasta este punto. Se trata de establecer una continuidad entre los acontecimientos del cierre de la anterior, que marcaron un deterioro en las relaciones interpersonales de todos los personajes y una especie de historia de origen, al dedicar un episodio entero al proceso que Trish Walker vive para convertirse en Hellcat.

Ella eees, bo-ni-ta, aunque no te quiera a ti

Un punto importante para el éxito de cualquier trama es que su villano o antagonista, sea un gran personaje. Piénsenlo, puede que por eso Batman (que tiene la mejor galería de villanos de los cómics) sea tan popular. Por eso también, Daredevil fue tan buena, al igual que la primera temporada de Jessica Jones con Killgrave, y no así con su mamá en la segunda. Quizá sea el motivo de que el arranque de esta se sienta soso, pues es hasta el final del episodio 4 que podemos ver al villano real y hasta el 5 sabemos un poco más de él, pero a pesar de todo, no parece una gran amenaza.

Pese a que el antagonista no provoque miedo o inseguridad en el espectador, sí le hace daño al personaje principal. Jessica se caracteriza por ser esa anti-heroína que odia serlo, pero al mismo tiempo no lo puede dejar de hacer, “es algo así como herencia genética”, en sus propias palabras. Es desfachatada, desordenada, indisciplinada y muchas cosas más. Podrías pensar que siempre está en el hoyo pero aquí la vemos tocar fondo en serio, mientras Patsy sigue siendo esa odiosa que se cree perfecta y que no se equivoca, así que desde cierta perspectiva, toda esta primera parte, los verdaderos villanos son ellos mismos, siempre y cuando decidas ver las cosas en blanco y negro. Desde otro punto de vista, solo son dos caras de una misma moneda mostrándonos que nadie es invulnerable y nadie es perfecto.

Se venden suéteres y brújulas morales a domicilio.

Así que el hecho de que no haya tantos sombrerazos en el inicio, no es algo necesariamente malo, después de todo, establece las nuevas reglas del juego, pero sí se siente como una oportunidad desperdiciada para una temporada con expectativas muy altas y de la que se espera que cierre al tope.

Puede que aunque el villano ha tardado en aparecer, finalmente dé mucho de sí pues tiene el potencial para cosas grandes. Sabemos poco de él pero sabemos su nombre y su papel en los cómics (de los que parece que sí tomará referencias), se llama Gregory Salinger que en su versión impresa es un asesino serial conocido como Foolkiller, un psicópata inteligente que mata a aquéllos que considera idiotas. Un punto a destacar es que la showrunner de esta temporada es Melissa Rossenberg, quien fue la guionista principal y productora ejecutiva de otra serie muy exitosa de un asesino serial: Dexter, así que cabría esperar algunas similitudes y un buen desarrollo en el villano.

Yo te lo juro que yo no fui, son puros cuentos de por ahí

Así que nuestra recomendación es que tengas paciencia durante los primeros episodios, no garantizamos que la Jones cierre bien, pero ponemos nuestras esperanzas y fichas en ello. ¿Tú ya empezaste a verla? ¿Qué te pareció? Coméntanos y prepárate porque pronto tenderemos un especial en La Covacha Radio.