Reseña | Journey into Mystery

Journey Into Mistery de Kieron Gillen | Una comedia en 30 partes o una tragedia en 31.

La etapa de Kieron Gillen en Journey Into Mystery (JIM) es un título que no tiene derecho a ser tan bueno como lo es. La serie surge como un spin-off del evento Fear Itself, complemento a la serie principal de Thor, centrándose en las aventuras de un resucitado y rejuvenecido Loki quien trata de hacer lo correcto y no volver a convertirse en el Dios del caos que solía ser.

Surgida completamente de un mandato editorial y constantemente cruzando caminos con otras series, el autor se las arregla para entregarnos una de las mejores etapas en un comic Marvel de las que tenga memoria, convirtiéndose en una especie de cómic de autor dentro de una serie regular.

Gillen nos cuenta una historia acerca de las historias, una épica epopeya acerca de dioses y destinos. De un joven dios al que todos le han dicho lo malvado que es, pero que el intentara con todo probar lo contrario.

Mintiendo para las buenos.

En este punto de la continuidad Loki quien funge como el servicio de inteligencia de Asgard, interviniendo de forma discreta en situaciones problemáticas (un golpe de estado contra los dioses británicos, una guerra civil entre los Señores del Terror, etc.) para asegurar que el resultado beneficie al reino asgardiano.

Kid Loki in Journey-Into-Mystery-Kieron-Gillen
Lo mismo se preguntaba Daniel, el travieso

Por supuesto nuestro protagonista no tiene un súper martillo mágico, por lo que para lograr sus objetivos debe de arreglárselas solamente con su ágil mente, una nata habilidad para engañar y un par de amigos.

Conforme avanza la serie el autor comienza a demostrar su verdadero juego, si bien Loki resuelve cada problema en el que se mete, el resultado siempre es un cambio en el orden anterior de las cosas, un movimiento de las piezas a un lugar donde no sabremos que harán y la pregunta comienza a surgir ¿Loki verdaderamente ha cambiado? ¿Al final de todo puede este niño luchar contra su naturaleza de provocar caos a su alrededor?

Gillen tiene un excelente manejo de los personajes principales, quienes te harán reír con sus desfiguros y te romperán el corazón cuando la inevitable tragedia llegue. Como ha demostrado en su tristemente corta etapa con los X-Men, este autor es un experto en otorgar a cada personaje una voz distintiva sin necesidad de caer en muletillas, con puro diálogo puedes saber quién es cada quién.

La estructura de la serie también es interesante. Sus tramas dan la impresión de estar aisladas y ser auto conclusivas, pero una vez que llegas al final queda muy en claro que todo estaba planeado. Leída de corrido se siente como una novela dividida en capítulos.

Un viaje al misterio. 

Journey-Into-Mystery-Kieron-Gillen
¿Dónde están los censores de Disney cuándo se les necesita?

Tristemente, el lado mágico del universo Marvel siempre ha estado desaprovechado. A pesar de tener establecida la existencia de los panteones de dioses mitológicos, la tierra de las hadas, el mundo de las pesadillas y un largo etcétera, muy rara vez vemos que las series marfileñas exploren estos planos, limitando la exploración mística a la ocasional aparición del Doctor Strange.

Estas historias buscan corregir eso, permitiéndonos acompañar a nuestros protagonistas de un rincón al otro del mundo mágico que se encuentra oculto detrás del siempre más tecnológico o cósmico universo Marvel.

El arte corre a cargo de varios autores, la mayoría de ellos perfectamente funcionales sin llegar mas lejos, nos cuentan la historia de forma eficiente sin estorbar y nos permiten disfrutarla perfectamente; algunos artistas destacan más que otros pero en general no tenemos ningún dibujante malo, con la triste excepción de Whilce Portaccio, quien se encarga de tres números al final del primer arco.

Su trazo feo y poco detallado choca con el tono fantástico de la serie, su manejo de los personajes es pésimo, Tyr de pronto parece ser una especie de espectro con una cara demacrada y sin pupilas y la la ropa de Leah deja de ser un vestido del medievo para convertirse en una bata de hospital. Por suerte la participación de este ilustrador fue corta y no volvió a la serie.

Y al final.

Kid Loki Journey-Into-Mystery-Kieron-Gillen
“Que vengan los bomberos, que me estoy quemando, que esto es un infierno”

Como ya mencione esta es una historia acerca de las historias.

Constantemente se hace mención de cómo los Dioses no son más que historias que se encuentran atrapados en sus eternos ciclos de vida y destrucción. Este es el tema de esta historia al final, Loki es un personaje tratando de escapar de su historia, de ser más de lo que se supone debe ser, más que un destructor y manipulador dios del caos.

Kieron Gillen logra con esta obra contar una historia redonda, con unos personajes bien desarrollados, cada uno con su arco bien marcado, una trama que se desarrolla de forma natural y que llega a un climax espectacular.

Una gran lectura para los fans de la fantasia épica y una de los mejores series Marvel de la última década.