Reseña | Misión Imposible 5: Nación Secreta

“Misión Imposible: Nación Secreta” (“Misión Impossible: Rogue Nation”) es la quinta parte de la franquicia protagonizada por Tom Cruise, Simon Pegg, Alec Baldwin y Rebecca Ferguson. Si bien esta película tenía al tiempo y las expectativas en su contra, hay que admitir que el director Christopher McQuarrie supo darle un aire nuevo a la historia y. tal vez, estamos presentes ante una de las mejores versiones de Misión Imposible.

Esta cinta tiene un extraño estilo, pareciera que les pidieron sintetizar todo lo que ha pasado en las películas anteriores e incluir algunos elementos del antiguo programa de televisión. De ahí que desde el principio, cuando una sesión discute la importancia de Ethan Hunt (Tom Cruise) para la organización a pesar de sus errores, los fanáticos de la saga se sentirán tan satisfechos como divertidos.

maxresdefault
¿Qué? ¿Que sí vale la pena mi película? ¡Nah!

Esta vez, Hunt debe intentar destruir al “Sindicato”, una organización terrorista tan secreta que nadie le cree siquiera que existe. Cuando todos sus intentos por descubrirla fallan, se da cuenta de que siempre está un paso atrás, no le queda de otra más que esconderse y terminar como un renegado.

En definitiva lo mejor de la película es ver cómo Hunt lentamente arma un nuevo equipo. La química que guarda con Benji (Simon Pegg) es excelente. Aquí es importante destacar el factor comedia, el cual está muy bien nivelado con la tensión y el suspenso. De hecho, parece que en este filme metieron lo mejor de la primera entrega y de “Protocolo Fantasma”, y el resultado fue exitoso.

Otro detalle destacable es Rebecca Ferguson, quien hace también un trabajo impecable como esa mujer ruda y con estilo. Y, casi como respuesta a muchos que se quejaron de los tacones de Dallas Howard en “Mundo Jurásico”, esta mujer sí sabe cómo utilizar la ropa.

Simon-Pegg-and-Tom-Cruise-in-Mission-Impossible-Ghost-Protocol
¿Ya me crees que sí sé actuar? ¿O todavía no?

La acción también es excelente y muy entretenida, especialmente la persecución en motocicleta y una secuencia debajo del agua, la cual en definitiva mantendrá en ascuas a los espectadores. Asímismo, la escena del avión, la cual muchos pensaban que la habían puesto en el tráiler porque iba a ser lo mejor de la película, en realidad es sólo el comienzo de algo épico. Vale la pena verla en cuarta dimensión.

El villano, si bien tiene una mejor motivación y su personaje trabaja bien en esta película, todavía se siente un tanto débil y muy caricaturizado. Pero bueno, algún defecto debía tener.

Entonces caminen, corran, estrellen aviones o hagan explotar techos para llegar al cine y ver esta película, ya que “Misión Imposible: Nación Secreta” son dos horas de gran acción, mucha aventura y harto entretenimiento.