Reseña | Misión Rescate

    Como no queriendo la cosa, las películas de odiseas espaciales comienzan a tomar la pantalla grande. Esta vez Ridley Scott lidera la adaptación fílmica de El Marciano (The Martian) la novela de Andy Weir que narra cómo una tripulación de astronautas trabajando en una misión de reconocimiento en Marte da por muerto a su botánico, Mark Watney, después de que una inesperada tormenta los obliga a salir del planeta.

    Lo que nos presenta a un Matt Damon que, al igual que en la guerra de 1944 y hace un año en una dimensión paralela, se encuentra perdido y con muy pocas probabilidades de sobrevivir si el equipo que lo está buscando no actúa rápido. Por supuesto que no se dará por vencido, y para lograr alargar su visita a las tierras marcianas hace uso de todas las mañas que un científico puede poseer.

    Hollywood ha gastado mucho tiempo y dinero en rescatar a Matt Damon
    Hollywood ha gastado mucho tiempo y dinero en rescatar a Matt Damon

    Aquí es cuando muchos de los fanáticos de la obra de Weir estaban más escépticos sobre esta adaptación cinematográfica, ya que la narrativa del autor cuida mucho los detalles y la forma en que mantiene vivo a su personaje no sólo es ingeniosa y simple, sino que es lo suficientemente creíble para que los más acérrimos nazis de la ciencia ficción estuvieran contentos.

    No obstante, Misión Rescate cumple lo que promete y se mantiene como una película de ciencia ficción entretenida y verosímil. Ridley Scott no quiere hacer explicaciones innecesariamente complicadas, él quiere entretener a una audiencia pero lo quiere hacer de manera elegante, con hechos, con tecnicismos que son lo suficientemente descabellados para ser llamados ciencia ficción pero no tan alejados de la realidad para no poder hacer una trama coherente.

    Matt Damon hace un gran trabajo en este filme, y no sólo porque sus locas teorías sobre ser un colonizador pirata espacial tienen sentido y hacen a su personaje entrañable, sino porque sabe impregnar de humanidad monólogos que pudieron haber sido demasiado técnicos, sofisticados, o pretenciosos. La verdad es que entrega un ser humano desesperado por sobrevivir y utilizando tanto su cerebro como su corazón para lograr lo que quiere. Es un héroe que poco hemos visto en pantalla.

    Sí, ahí están Bucky Barnes, Susan Storm y Luis, el de Ant-Man.
    Sí, ahí están Bucky Barnes, Susan Storm y Luis, el de Ant-Man.

    Chiwetel Ejiofor y Sean Bean, quienes interpretan al equipo terrestre que está en la lucha por regresar a Damon a la Tierra, hacen un gran trabajo (y de hecho Bean entrega uno de los mejores momentos de la cinta, porque hacen el nivel de ñoñez de la película suficientemente grande para dejar a cualquier quejumbroso satisfecho).

    Los efectos especiales y los juegos de cámara están perfectamente cuidados, de manera que el filme se ve limpio, colorido y bonito. La atmósfera de Marte está cimentada de maravilla y eso le permite a la cinta crear un ambiente ameno y hogareño, de manera que a pesar de que sabemos que está en el espacio, lo importante no es ver lo diferente y distante que podría ser ese viaje en tercera dimensión, sino cómo los personajes se desarrollarían y vivirían ahí, así sea con música mala y haciendo ejercicio.

    Misión Rescate (The Martian) es una película entrañable, interesante y entretenida. Lo suficientemente ñoña para divertirse, lo suficientemente sentimental para crear una atmósfera de suspenso y expectativa, lo suficientemente sencilla para poder ser del agrado de cualquiera que vaya a verla.

    En realidad, es una experiencia más que suficiente.


    Tal Vez Te Interese | GALERÍA: HEROÍNAS DEL CINE