Reseña | The Green Hornet

La tiendita de enfrente | The Green Hornet

He aquí otro reto para El Avispón Verde, su ayudante Kato y su vehículo blindado Betsabé. En los archivos policiacos aparecen como malhechores, pero El Avispón Verde es en realidad Britt Reid, dueño del periódico Centinela. Su doble identidad es sólo conocida por su secretaria y por el fiscal de distrito. Ahora, para proteger los derechos y la vida de los ciudadanos, aparece El Avispón Verde…

Listos para el baile
Listos para el baile

Con un arreglo de El vuelo del abejorro de Nikolai Rimsky-Korsakov como fondo musical, estas palabras daban entrada a la teleserie que hace cuatro décadas popularizó en México a este viejo personaje de las ondas radiales norteamericanas. Si bien su éxito fue limitado, en los años venideros las constantes retransmisiones de esta serie le dieron un status de culto, en gran parte gracias a que su elenco incluyó al entonces desconocido Bruce Lee.

En 2010, The Green Hornet (El Avispón Verde, para los nostálgicos) tuvo una suerte de revival por medio de una oleada de historietas editadas por el sello Dynamite Entertainment, que buscó aprovechar el hype provocado por el estreno de la cinta dirigida por Michel Gondry en torno a este personaje, programada para 2011.

Pero antes de clavarnos en su encarnación historietística más reciente, un poco de historia.

Zumbidos hertzianos

Creación del productor de radio George Washington Trendle y del escritor Francis Striker, padres de la exitosa serie radiofónica The Lone Ranger (El Llanero Solitario), The Green Hornet debutó el 31 de enero de 1936 en la estación WXYZ (Detroit, Michigan), siendo retransmitida por la cadena Mutual Broadcasting System, también difusora de las radioseries de Superman y The Shadow (La Sombra).

Cuidado con Baygón
Cuidado con Baygón

The Green Hornet duró 16 años al aire y presentó las aventuras del empresario mediático Britt Reid, dueño y editor del Daily Sentinel, quien aprovechaba el flujo de información que pasaba por sus manos para investigar todo tipo de actos criminales. Al adoptar la identidad de The Green Hornet y realizar actividades de vigilantismo, Reid aparentaba ser un criminal más, lo que le permitía estar en estrecho contacto con el bajo mundo y así desbaratarlo desde sus entrañas. Armado de sus puños, una pistola de gas, el Black Beauty (un automóvil convertido en arsenal rodante) y la compañía de su asistente oriental Kato, The Green Hornet repartió justicia en la radio hasta diciembre de 1952.

La era del cliffhanger

En los años 30 y 40, un divertimento bastante popular entre los asistentes al cine fueron los seriales, consistentes de una historia larga dividida en poco más de una docena de capítulos, que se proyectaban antes de la función principal. Cada semana, el público podía ver un nuevo episodio (de no más de quince minutos de duración) y quedaba enganchado con la trama, ya que usualmente al final de cada capítulo, el protagonista quedaba expuesto a algún peligro mortal. Este socorrido recurso sería conocido como cliffhanger, que se puede traducir algo así como colgado del precipicio.

Así, en 1940, con Gordon Jones en el papel principal (aunque fue su voz fue doblada por Al Hodge, el primer locutor que dio vida al Avispón en la radio), los estudios Universal estrenaron el serial de trece episodios The Green Hornet. Un año después se proyectó The Green Hornet Strikes Again! con Warren Hull y Keye Luke en los estelares a lo largo de quince entregas. Por cierto, Hull también interpretó a personajes de los pulps y los cómics como The Spider (1938) y Mandrake (1939) en sus respectivos seriales.

Vigilante catódico

Tras los altos niveles de audiencia alcanzados con la serie televisiva Batman, estrenada en enero de 1966, William Dozier, también productor de los episodios piloto de las series de Wonder Woman y Dick Tracy, lanzó su nuevo proyecto, The Green Hornet, a finales de ese mismo año. Transmitida por la cadena ABC, con Van Williams y Bruce Lee en los papeles estelares, esta producción semanal contó con 26 episodios, transmitidos entre septiembre de 1966 y marzo de 1967.

Si bien manejaba una buena dosis de aventura y violencia, es factible que su ambiente serio y sombrío, aunado a la falta del humor bobalicón y una estética muy distinta a la que acostumbraban digerir los espectadores de Batman, producción hermana, hayan influido en la cancelación de The Green Hornet. Aunque los protagonistas de esta serie aparecieron como invitados en dos episodios de la segunda temporada de Batman (A Piece of the Action y Batman’s Satisfaction), The Green Hornet no logró mantenerse en el aire.

Cómics insectoides: De Helnit a Dynamite

Cuatro años después de su aparición en radio, el Avispón Verde entró al terreno de las viñetas gracias a la editorial Helnit, que publicó seis números de Green Hornet Comics a principios de 1941, guionizados por el mismo Fran Striker, cocreador del personaje. Curiosamente, en esta versión el protagonista tuvo muy poco de verde, pues apareció enfundado en una gabardina amarilla, detalle al que no se le dio la importancia debida al trasladar el personaje al papel.

GH3

De mediados de 1942 a finales de 1949, Harvey Comics publicó una historieta cuyo título mutó a través de los años, pasando de Green Hornet Fights Crime a Green Hornet y luego a Green Hornet, Racket Buster. En 1953, tras la cancelación de la serie de radio, Dell Comics lanzó un one shot del Avispón Verde como parte de su título Four Color Comics. A partir de entonces, el personaje no apareció en historietas por más de una década, siendo hasta 1967 cuando la mítica editorial Gold Key puso a la venta un título basado en la serie de televisión, del cual sólo tres números vieron la luz.

En 1989, el joven sello NOW Comics produjo Green Hornet, ambicioso título que reunió a todas las versiones del Avispón en una sola línea temporal. En este cómic, considerado por los fanáticos del personaje como la cuna de las mejores historias del justiciero, se estableció que el primer Avispón había sido el de los seriales fílmicos, quien combatió el crimen junto a Kato (rebautizado como Ikano Kato) durante los años 30 y 40.

De esta forma, el segundo Avispón, denominado Britt Reid II, fue el de la televisión. Sobrino del original, patrulló las calles acompañado de Hayashi Kato (Bruce Lee), hijo del primer Kato. Tras un ataque al corazón, se retiró de su labor, regresando a patrullar las calles en algunas ocasiones bajo la identidad de The Black Hornet (concepto rescatado por Kevin Smith en el cómic que actualmente publica Panini Comics México), antes de ser asesinado por órdenes de una mafiosa.

Luego tocó el turno a Alan Reid, el tercer Avispón, quien falleció en su primera misión, tras lo que su hermano Paul tomó el rol, siendo asistido por Mishi Kato, hija del segundo Kato, quien se refugió en el alcohol al ser incapaz de manejar su culpa por la muerte de Alan.

Este movimiento ocasionó serios problemas con los dueños del personaje, que insistieron en que el ayudante oriental del Avispón debía ser la versión encarnada por Bruce Lee y no un personaje inventado por la editorial. La editorial NOW aceptó la imposición, por lo que Hayashi Kato regresó a su papel y Mishi adoptó la nueva identidad de The Crimson Wasp (La Avispa Carmesí). Por si fuera poco, los últimos números editados por NOW presentaron a un nuevo Kato (sí, otro más): Kono Kato, nieto del original.

Además de dedicar una serie propia a Kato, NOW lanzó las miniseries The Green Hornet: Solitary Sentinel, Sting of The Green Hornet y títulos como Tales of The Green Hornet (que contó con una historia escrita por el actor Van Williams, el Avispón televisivo), así como The Green Hornet: Dark Tomorrow, donde el criminal Clayton Reid (llamado así en honor a Clayton Moore, el Llanero Solitario de la tele), un hombre de rasgos orientales, era el Avispón Verde del año 2080.

Dinamita verde

Finalmente, en 2010, al hacerse con la licencia del personaje, Dynamite Entertainment lanzó dos títulos iniciales: Green Hornet, basado en la serie de televisión y escrito por el director de cine Kevin Smith (a partir del guión de una cinta sobre el Avispón que no llegó a filmar), y Green Hornet Year One, escrito por Matt Wagner, autor de Grendel.

GreenHornet1
¡Bofo el último!

El proyecto de Smith fue lanzado con bombo y platillo, pero el famoso director de cine independiente y escritor de cómics buscó escandalizar a los seguidores del personaje al realizar dos acciones en los primeros números del título

(ALERTA DE SPOILER):

que un villano oriental conocido como The Black Hornet asesinara al sexagenario Britt Reid, forzando que su desobligado hijo tomara su lugar, y colocar a la hija del Kato televisivo (de nombre Mulan) como su compañera de equipo. Aquellos que hayan leído con atención hasta esta parte del artículo, habrán notado que no se trata de ninguna idea original. Además de que la trama de Smith y el arte de Jonathan Lay no fueron particularmente buenos, el rediseño del atuendo del personaje a manos de Alex Ross fue poco agraciado, dejando a Green Hornet como un título que sólo vale la pena coleccionar si eres fan de las portadas de Ross. Cabe decir que tras 27 números, Smith dejó el título, siendo suplido por escritores como Jai Nitz y Ande Parks, antes del cierre del título tras el número 33.

Tras la cancelación, Dynamite relanzó al personaje en marzo de 2013, pero ahora con guiones de Mark Waid (Kingdom Come), arte de Daniel Indro y bellas portadas de Paolo Rivera. El paso de Waid por la serie fue de trece entregas.

Por el lado contrario del Green Hornet de Kevin Smith, el tratamiento que Matt Wagner dio al personaje en Green Hornet Year One fue muy superior, pues en pocos números estableció una sólida dinámica entre los protagonistas y un interesante vaivén temporal por medio de flashbacks. El lado flaco de Year One fue el dibujo de Aaron Campbell cuyas escenas de acción con artes marciales se caracterizaron por una rigidez desconcertante (Campbell lo haría mucho, mucho mejor en su trabajo para The Shadow, título reseñado en esta misma sección de La Covacha).

Cabe decir que además de contar con The Green Hornet Strikes! (visión futurista del Avispón), Dynamite también editó las miniseries Kato Origins y Green Hornet: Blood Ties, precuela a la serie de Kevin Smith que narró las últimas aventuras de Britt Reid y Kato antes de retirarse del negocio, así como The Green Hornet: Parallel Lives, que mostró los eventos anteriores a la fallida cinta de Michel Gondry.

Mención aparte (y un aplauso) mereció The Green Hornet Golden Age Remastered, título que recopiló las aventuras originales del personaje editadas por Helnit en los años 40, con nuevas portadas realizadas por el prolífico entintador de carrera marvelita Joe Rubinstein, quien hace no mucho fue invitado de La Mole Comic Con, en la ciudad de México.

¿El veredicto? Posiblemente Green Hornet no sea el título mejor realizado de Dynamite, pero al estar apoyado en la nostalgia de los viejos lectores podría tener buen recibimiento, ojalá el suficiente para hacer que se publique Green Hornet Year One, título que presenta una versión más emocionante y mejor pulida de este justiciero.

Pa’l Twitter

El nombre original de la radioserie iba a ser The Hornet. Pero con miras a explotar al justiciero como marca registrada, se le rebautizó como The Green Hornet.

En la radioserie, Kato era japonés inicialmente. Tras la invasión de Japón a China en 1931, su nacionalidad fue cambiada a filipina. A su vez, los seriales cinematográficos lo presentaron como coreano, mientras que los cómics del sello NOW lo mostraron como nipón.

Para el libro The Phantom Chronicles, editado por Moonstone en junio de 2010, el reconocido autor de ciencia ficción Harlan Ellison escribió una historia en que El fantasma que camina conoció al Avispón Verde.

Britt Reid tiene parentezco con el Llanero Solitario, ya que su padre, Dan Reid, era sobrino del famoso ranger texano. Este dato fue señalado en el episodio radiofónico Too hot to handle, emitido en noviembre de 1947.

Si, como yo, detestaron la película con el tarado de Seth Rogen, corran a enjuagarse el cerebro y los ojos con el fregoncísimo fanfic The Green Hornet (2010) dirigido por Aurelien Poitrimoult:


 

*Con información publicada en Comikaze #10 (octubre 2010).