Reseña| X-Men Apocalipsis

    “X-Men: Apocalípsis” (“X-Men: Apocalypse”) por fin llegó a las pantallas para entregarnos la ¿tercera? ¿sexta? Parte de la historia mutante. Aunque esta vez, la amenaza no reside dentro del seno de la familia de protagonistas que ya todos conocemos, sino que Bryan Singer prefirió cerrar este arco con En Sabah Nur, uno de los villanos más poderosos al que han enfrentado los guerreros inadaptados. ¿Cómo salieron del quite?

    XMenAp

    En el principio…

    Desde los primeros minutos de metraje nos presentan una historia cargada de efectos especiales, luces y acción para que nos demos una idea de lo que es el nuevo villano, quien por supuesto, poco tiene que ver con su versión original, ya que no es esta presencia omnipotente que acecha en la oscuridad esperando el momento de ser juez y verdugo, más bien es un mito que se vuelve realidad por accidente, como en las mejores películas de momias.

    Mientras nuestro villano comienza a rondar la extraña época que fue el 83, Singer nos presenta a la nueva generación de mutantes mientras nos da rápidas actualizaciones de dónde han estado y qué han estado haciendo nuestros ya conocidos héroes. Es aquí donde el director nos demuestra que tiene bien estudiados a sus personajes y sabe perfectamente dónde situar no sólo a los nuevos personajes, sino también a las consecuencias de sus películas pasadas

    x1

    Modelando El Mundo

    Así, tenemos una década en donde Erik Lehnsherr es un nombre que se enseña a temer en las clases de historia y la señorita azul se nos presenta tan mística y enaltecida que bien podría ser la boinita negra con la estrella roja de toda una generación mutante. Así, lo nuevo se va mezclando con lo viejo y nos enseña cómo se escribe y reescribe la historia, cómo se exageran cosas y se olvidan otras. Da la sensación de que los mutantes han estado entre los humanos todo el tiempo, influyendo en el tiempo y el rumbo del mundo, y eso es genial.

    Entre este curso, la película nos va entregando pequeños orígenes, en donde podemos ver los diferentes estilos de vida de los mutantes, estos vienen acompañadas de buenas escenas de acción y el ya conocido juego de “adivina qué mutante es” que siempre se agradece. Además, hay ciertos guiños a la cultura pop que son muy divertidos de ver y le dan mucho corazón a la cinta.

    A la hora de las batallas épicas el despliegue de poderes mutante no falla en entregarnos buenas dosis de adrenalina y lucecitas. Menciones especiales a Quicksilver, donde Evan Peter hace suyo al personaje y nos entregan una escena mucho mejor que la película anterior, a Magneto entregando de nuevo una poderosa y sangrienta escena, ciertas peleas psíquicas y a una niña de cabellos rojizos que sin duda le quitarán el aliento a más de uno.

    x3

    No todo es miel sobre hojuelas

    Contrario a “Días del Futuro Pasado” en donde a pesar de tener un sinfín de personajes para jugar se tenía una historia delimitada y se sabía quién iba a hacer qué, Bryan Singer quiere entregar ahora muchas películas: quiere que veamos la amenaza del villano, quiere que veamos la despedida de Xavier, Mystique y Magneto como personajes principales, quiere ponernos al corriente con sus vidas, quiere que conozcamos a los sucesores, quiere, quiere, quiere…

    Y es ahí donde se tropieza mucho la cinta. A pesar de que nos lo venda así, Apocalypse no se siente como esa figura que está presente siempre tramando a lo lejos un plan genial mientras afecta la vida de los héroes. Se tarda en llegar, se tarda en hacer, y aunque al final todas las preguntas logran ser contestadas y le dieron sentido lógico, se tomaron tanto tiempo que el final es apresurado.

    Otro de los grandes errores de la cinta fue Magneto, y es que no encontraron otra forma de añadirlo en la trama más que jugando con sus problemas de confianza y traumas con la pérdida. Y aunque Michael Fassbender hace lo mejor que puede y está acompañado de efectos especiales increíbles, su aparición se siente cursi y reiterativa.

    Por eso, la película a veces se siente saturada de personajes y de subtramas que, a pesar de que nos dan escenas épicas, se sienten inconexas y que no cuajan bien con la película. Al final lograron rescatar la historia, ya que terminamos por encariñarnos con los nuevos personajes y meten la suficiente dosis de nostalgia para querer seguir viendo qué pasa en el universo mutante. Pero este filme no es tan digerible ni tan entretenido como “X-Men: Primera Generación” ni “Días del Futuruo Pasado”.

    x2

    ¡Que me juzgue la historia!

    Al final, “X-Men: Apocalypse” no es esa película épica que marcará el final de una era, es más bien un puente donde se deja lo viejo y se presenta lo nuevo de una manera entretenida y bien cuidada que promete traernos más sorpresas, más historias, y que se aproxima un cambio en la franquicia. Si no lo creen, ¡recuerden que un buen fan se queda hasta que el último crédito termina de rodar!


    CONEXIÓN ÑOÑA 

    -> La actriz Sophie Turner, mejor conocida como Sansa Stark en la serie HBO Juego de Tronos, interpreta a Jean Grey, mientras que Oscar Isaac, el piloto Poe Dameron en Star Wars: El Despertar de la Fuerza, es el villano Apocalípsis.


    TRAILER

     


    FICHA COVACHA

    X-MEN: APOCALIPSIS
    (X-Men: Apocalypse, 2016)

    Director | Bryan Singer
    Escritor | Simon Kinberg
    Protagonistas | James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence

    PG-13 | 144mins | Estreno Mayo 19