THE MIGHTY TOP | 5 ACTITUDES NEFASTAS DEL COMIQUERO ACTUAL

Hubo una guerra en la cultura pop y los ñoños ganamos.

Aunque quizá no lo recuerden, existió un tiempo en el que era una chaqueta mental del tamaño “en México hay democracia” pensar que la gente normal, esa que sí tiene amigos y pareja sexual, iría en enormes cantidades a ver una película de Guardianes de la Galaxia. Pero hoy es difícil recordar ese viejo mundo pre-Avengers, y por eso muchos ñoños dejaron de apreciar la situación y caen en la más recalcitrante de las conductas nefastas. Así que les presento 5 puntos que debemos replantearnos los comiqueros y cambiar lo antes posible.

5 | TSS, NI CONOCEN AL PERSONAJE Y SE SIENTEN ÚNICAS Y ESPECIALES

Soy fan de Thor, por alguna extraña razón es mi personaje Marvel favorito. Cuando caminaba por las calles de Campoche (sic) en el 2011 y escuché a la gente decir “¡uy no ma!, esa del Tor (sic) se ve buena”, mi corazón se llenó de alegría. Iba a ver una película de mi superhéroe favorito, UN MALDITO VIKINGO ESPACIAL, en una sala llena de gente normal que también la iba a disfrutar. ¡Qué hermoso mundo para vivir!

Por eso siento ganas de partirle la cara a aquellos que se quejan de la gente que no conoce a X-23 o porque ahora todos son fans de la Harley/Deadpool. La gente no está obligada a conocer TODA la historia de un personaje para hacerse fan de él. Puede conocerlo SÓLO POR UNA PELÍCULA y ya.

Es perfectamente comprensible que el público general piense que X-23 sea la hija de Wolverine porque no están condicionados por DÉCADAS de cómics telenovelescos a pensar que se trata de un clon. Además, resulta que SÍ es su hija. ¿Dónde está su dios ahora, ñoños?

En serio, dejen esa pose estúpida. Es el equivalente a los roqueritos chaquetos diciéndote que no eres fan de Chris Cornell porque no identificas los lados B de los LP noventeros de garaje de Soundgarden a pesar de que podrías escribir una tesis sobre las letras de Audioslave y su carrera como solista.

Deadpool y Harley, símbolos de los posers que no son fans hardcore

4 | ¡AY, QUÉ HUEVA! SÓLO QUIERO APAGAR MI CEREBRO Y NO PENSAR

Uno pensaría que un fandom flagelado por la idiotez de pedirle a alguien que enuncie la cantidad de veces que un personaje ha muerto y resucitado (sin contar retcons, dimensiones paralelas. clones o versiones futuras) estaría listísimo para llevar los productos de su amor al siguiente nivel de critica cultural. LOL no.

Tras AÑOS de pelear porque el cómic y los productos ñoños fueran tomados en serio, ahora esos mismos fans que le dicen a las chavas que están pendejas por ser fans de Harley Quinn se niegan a a hablar de la cultura de la violación en los cómics de Alan Moore y de elevar la crítica de las obras a un nivel más allá del “no ps’ sí tá chido” y se esconde detrás del pretexto de que no hay una razón para analizar los cómics llenos de gente súper poderosa.

Criticar todo el lore de Batman como la fantasía de un blanco protestante de clase media/clase alta no es una afronta al fandom. Es una crítica objetiva de un producto de acuerdo a su contexto político cultural.

Y es cierto, no se TIENE QUE analizar, pero es desesperante que un fandom que pasó los últimos 20 años EXIGIENDO que los productos que tanto ama se tomen en serio ahora se eche para atrás y diga que mejor no.

Cuando la crítica toca vacas sagradas los verdaderos fans hardcore se sienten atacados

3 | ES QUE TÚ NO ERES FANSSSS

Ante cualquier crítica que vaya más allá de lo superficial, como “es que Batman está bien traumado y eso lo hace DARKS”,  los fans se esconden tras el miedo de que esos OTROS van a arruinar sus cómics.

Nope, primero no son otros. Los productos que amamos con nuestra infinita ñoñez no sólo los disfrutamos los que nos aprendimos hasta la última minucia del folclore del hombre murciélago. Mucha más gente la vio, la disfrutó, y ahora que los productos nerds han llegado al punto de ser DIGNOS de ser analizados… pues eso, se están analizando por gente que también las disfruta y eso no los hace menos fans.

Ponerse a pensar qué dice de la sociedad el hecho de que sus dos héroes más populares sean unos MULTIMILLONARIOS desgraciados que deciden tomar la justicia en sus manos no es mearse fuera de la bacinica, se trata de tomar el producto y darle la relevancia social que durante tanto tiempo exigimos que se le diera.

Señalar que la mayoría de los productos que ama el fandom ñooñ SON una versión repetitiva de ciertas fantasías masculinas no es un grito para CENSURARLOS, es la sociedad tomándose en serio nuestros amados productos.

Si creen que están siendo injustos con los cómics/películas/videojuegos ñoños es porque nunca han tenido que sufrir una ponencia de dos horas sobre cómo las pinturas de Leonardo Da Vinci nos hablan de sus perversiones sexuales. ¡Ja! y ustedes creen que hablar de el machismo en los cómics de superhéroes es EXAGERAR.

Los héroes más poderosos de los cómics

2 | NO SOY MACHISTA/RACISTA/HOMOFÓBICO PEEEEEEEERO

Hablando de eso, algo que hay que aceptar es que el fandom ñoño nace en la clase media blanca de Estados Unidos, y durante una enorme cantidad de tiempo era el único demográfico al que los productos iban dirigidos.

En la práctica no quiere decir que no existiéramos fans más allá de los hombres blancos / heterosexuales / clase media (nadie leyendo esto cumple con TODOS los criterios anteriores), lo que quiere decir es que las filias y fobias de dicha clase social son las que más permean en este grupo de fans.

El fandom, incluso el mexicano, se comporta como si fuera puro hombre heterosexual blanco, y cuando alguien les señala que ciertas actitudes son agresivas contra cualquiera que no cumpla estos requisitos, bueno, las respuestas vienen en dos tipos: “pinches llorones, así es la vida de dura, aguanten o lárguense”, o “no vengan a robarnos lo que es nuestro”.

Lo irónico es que en ambos casos CREEN que están contradiciendo el argumento y sólo demuestran su validez: El fandom ES agresivo contra las mujeres, los homosexuales o cualquier etnia que no sea la anglosajona. Solo vean lo fácil que es tener cuatro Chris caucásicos en las películas de Marvel y DC, pero ¡uy! ¿tres series Netflix sin un güerito? Ya era hora de tener un rubio, fue mucho de ciegos, mujeres y negros.

“Es que la diversidad está bien PERO…”

1 | SOMOS EL FANDOM BUENO

En Supergods, Grant Morrison explica cómo Wanted es una imagen cruda y dura (aunque mal intencionada) del fandom. Ahí donde creíamos que cuando “los nerds heredaran el mundo” todo iba a ser comprensión hacia los perseguidos, la realidad es que no, sólo estamos esperando nuestro momento para ser bullies.

La primera vez que lo leí me pareció chochante, como muchos creía cosas como que las feministas no deberían atacar a los nerds porque somos sus mayores aliados (oh, esto lo he leído tantas veces y dicho con tanta seriedad que ya hasta me deprime). La segunda vez que lo leí años después… tsss, creo que se quedó corto.

Solo vean el desprecio con que miramos las franquicias y a los fans de Fast and the Furious o de Twilight. Ante la oportunidad de ser un mejor fandom que los roqueros o deportivos, preferimos comportarnos igualito a ellos. Bulleando a todo aquel que no entre en ese pequeño grupo de fandoms shidos y respaldados por el barrio.

Ya no nos acordamos que hubo un tiempo en el que decir que querías ver una historia de Batman contra Superman venía acompañado con un montón de estigmas sociales. Y ahí ves a esos a los nerds que han heredado el mundo subiéndose al mame de “los que escuchan a Maluma son iletrados” (como si no hace mucho se decía que los cómics eran para iletrados).

Que tire la piedra del infinito quien esté libre de fandom

Hubo una guerra en la cultura y los nerds ganamos. Pensemos en eso y recordemos lo que leímos en aquel libro santo: Con un gran poder viene una gran responsabilidad.

Al final del día, #TodosSomosFans.

¿Tú de qué eres fan?