5 Razones Para Que Disney Reviva Gargoyles

Opiniones Enanas

Gárgoyles. o “Gárgolas: Héroes góticos” como se conoció en México, es una caricatura del Emporio del Mal de Walt Disney que se transmitió originalmente del 94 al 97, y llegó a nuestro país unos años más tarde por el canal 5 de Televisa (y ustedes se quejan de un par de meses de retraso en sus cómics); trataba de un grupo de Gárgolas (seguro no esperaban eso) que debido a una maldición reviven en pleno siglo XX y se convierten en los defensores nocturnos de Manhattan.

Sin hacerle mucha justicia, como buena caricatura noventera Gargoyles es una mezcla de las Tortugas Ninja con Batman La Serie Animada. La verdad es que la serie es más compleja que la suma de sus partes. 20 años después, viendo que la industria del cine y la televisión está desesperada buscando propiedades intelectuales que pueda transformar en franquicia (hasta los Emojis tienen su película) no puedo más que preguntarme: ¿Por qué nadie ha revivido Gárgolas?

Ok, a Disney no le importa, si son dueños de Marvel, Star Wars, Pixar, Disney Animation y hasta hacen películas live-action de sus clásicos, ¿por qué necesitarían revivir una serie que si bien en su momento muy amada y exitosa, tampoco es un pilar de la cultura pop?

Más allá de la nostalgia, Gárgolas es una propiedad intelectual que en verdad merece la atención que otras franquicias están teniendo. Está HECHA para ser rebooteada y re-inventada, y aquí les traigo 5 puntos de cómo hacerlo:

5 | EL MUNDO NO TE NECESITA, PERO AÚN ASÍ LO SALVAS

Aunque la serie seguía (superficialmente) los clichés de series como las Tortugas Ninja (un grupo de personajes no-humanos pero antropomórficos dentro del mundo del hombre que reciben ayudada de una mujer joven y bonita), desde el primer capítulo queda claro que el protagonista es Goliath, el resto de las gárgolas sólo son su comparsa.

Y Goliath era un buen protagonista en la vena del héroe taciturno ensimismado de Batman, pero sin caer en el cliché “¿por qué dices ese nombre?” que hemos aprendido a odiar. Las historias giraban en torno a su moral, al equilibrio entre defender al inocente y defender a su clan, Al conflicto que le causaba la humanidad y su propensión a traicionarse unos a otros y a las gárgolas.

El líder de las gárgolas era un personaje perfecto para la era de héroes “post-Frank Miller” que Wonder Woman (si diosito bimbo quiere) ha iniciado. Un héroe que tiene que ver el mundo que “no merece ser salvado” y aún así decide ser su protector.

Y a pesar de que Goliath era el centro de atención, el resto de sus compañeros son interesantes y grandes co-protagonistas, ya que sirven como un contrapeso dramático-moral a nuestro héroe.

La serie arranca en la Escocia medieval. Ahí vemos que las gárgolas eran vistas como algo menos que humanas, ni siquiera merecían tener nombre (salvo Goliath, quien era el único que tenía contacto con las autoridades humanas). En el Siglo XX, los héroes góticos adoptaron sus nombres en honor a lugares emblemáticos neoyorquinos.

Hudson, más viejo que Goliath. funge como “el viejo sabio” que pasa sus días en un sillón pegado a la TV mientras los otros tres son la contraparte juvenil: Lexington, el inventor amante del nuevo mundo tecnológico; Broadway, el rebelde, y Bronx, el ñoñote.

La enlace humana, Eliza Masa, era una copia descarada del personaje de René Montoya de Batman, y servía como “protagonista femenino badass” e “interés amoroso” del temerario líder.

La pose chula que nunca puede faltar

4 | SEIS TEMPORADAS Y UNA PELÍCULA

En esta era de abanicos de atención limitados (culpemos a Snapchat) se han acabado las historias eternas. Nada de “esta historia puede duran un millón 500mil 987 temporadas”, porque -a pesar de lo que puedan creer Robert Kirman y su “muerto en vida” llamado The Walking Dead– ya no pegan las historias que están diseñadas para nunca acabar. Por suerte Gárgolas no era una de esas.

Todas las historias giraban en torno al Goliath y su “clan”, y como estos se adaptaban al Nuevo Mundo y cimentaban un futuro para sí mismos. Además de explorar el mundo mágico que la serie nos presentaba en una trama que no le pide nada a Game of Thrones (Odin, Oberon, Archimagos… ¡tenía de todo!).

La serie tuvo tres temporadas pero los creadores no estuvieron involucrados en la última y abiertamente la desprecian. La verdad yo no recuerdo la última temporada (he leído sobre ella en internet pero no recuerdo haber visto ninguno de los capítulos, lo que se me hace raro porque en esa época no me despegaba de la TV). No me extrañaría que dicha temporada no se haya transmitido en México.

Como sea, la primera temporada narra la historia del clan y su llegada a Nueva York de la mano de Xanatos, quien se convertirá en el primer villano principal al tratar de manipularlas. Obviamente las Gárgolas se liberan de Xanatos y se quedan a proteger su nuevo “reino”, la isla de Manhattan. Conforme avanza la trama nuevos problemas van surgiendo, viejos conocidos, viejos desconocidos, nuevas amenazas, etcétera.

La segunda temporada trata sobre un viaje místico mágico que Goliath y su recién descubierta hija tienen que hacer, ayuda a construir un mundo bastante complejo (viajan por a varias épocas y a varios lugares donde encuentran otros clanes y conocemos la estructura de poder del mundo mágico) mientras va cimentando la idea de que el fin último de Goliath es darle nueva vida a lo que él creía un clan moribundo.

La tercera temporada no es “canon” para los creadores, sin embargo entre el 2006 y el 2009 publicaron un cómic que sirvió como continuación y final de la serie, cerrando el ciclo con un Clan de Gárgolas extendido, con nuevos miembros y algunos nuevos bebés.

Así la historia inicia con la destrucción/asesinato del clan, dejando sólo a 6 sobrevivientes (nuestros 5 protagonistas y un perro-gargola que es la cosa más cute del universo) y termina con el reencuentro entre más clanes, nuevos miembros y la posibilidad de reproducirse.

Díganme si no es una historia que está HECHA para el formato NETFLIX.

Per Goliath ¿cómo puedes amar a alguien sin alas?

3 | ¡GÁRGOLAS, MALDITA SEA!

En un mundo en el que ya estamos hartos de vampiros, zombies y hasta de los hombres lobo, las “Gárgolas” pueden sentirse frescas e innovadoras. Pff, salvo las infames gárgolas de El Jorobado de Notre Dame (de Disney), no puedo recordar otro ejemplo en la mass media.

Sin alejarse para nada del folklore europeo, son uno seres mitológicos que poco o nada se han visto en los medios masivos. Y la serie los trata muy cercanos a su versión folklórica. Son criaturas que de día son piedra fría y de noche unas moles de músculo con alas de murciélago que les permiten volar.

El diseño de los personajes, aunque antropomórfico, no se cortaba mucho de mostrar su cuerpo monstruoso, digo, eran child friendly, pero tenían pies de animal (con un quinto dedo-garra como los perros o gatos) y, salvo Goliath y Demona (y por consiguiente su hija Ángela), sus rostros se decantaban por rasgos ferales.

El hecho de que la luz del Sol los convierta en piedra no es minimizado en ningún momento, al contrario, la serie inicia mostrándote el “efecto kriptonita” que esa debilidad puede llegar a tener cuando sus aliados humanos no pueden protegerlos, lo que le da una debilidad a estas criaturas más poderosas, resistentes y letales que un ser humano, haciéndolas altamente vulnerables y que vuelve su “contacto” con la humanidad una necesidad. Sin aliados humanos no hay posibilidad de supervivencia, salvo viviendo eternamente escondidos.

¿Cuando han visto que la misma aversión al Sol de los vampiros sea usada como un eje dramático? ¡Demonios! Hasta Anne Rice y sus vampiros lloricas se deshacen de ella a la menor oportunidad.

Y bueno, la trama “monstruo-humano tienen los feels” es inevitable, por alguna razón la gente ama las relaciones monstruo-humano. No entiendo por qué, pero siendo una inevitabilidad, Gárgolas lo supo manejar bien con Goliath y Eliza. Manteniendo el grado de incomodidad al mínimo.

Esta Gárgola los deja tiesos a todos

2 | SHAKESPEARE EN EL PARQUE

Si alguna vez han tenido el infortunio de platicar con un maestro de literatura, o peor un promotor de la lectura, ya sabrán que la queja estándar es que las “nuevas generaciones no leen a los clásicos”.

Dejando de lado que uno pensaría que una generación que creció con “consumir libros es parte de la cultura popular” le ahorraría el trabajo a los literatos, neta MI generación fue acusada de NO LEER y punto, en MI época el miedo era que íbamos a dejar de leer porque LA PANTALLA del televisor nos quitaba todo impulso lector gracias a los programas juveniles y a los videojuegos… pero bueno, parece que no, parece que el problema es que los jóvenes de hoy sí leen, pero no lo que es correcto leer.

Y sin embargo, “la caja idiota” fue mi primer acercamiento al Bardo Inmortal de StratforduponAvon, gracias a la serie Gárgolas.

No solo esta serie animada rompía el molde (de las series Disney) por su tono oscuro, más cercano a Batman que a Pato Aventuras, también lo rompía al usar el folklore inglés y el lore shakespearano como piedra fundamental de sus mitos.

Desde pequeños guillos, como los nombres de las gárgolas que conformaban a “Piedra fría” (un robot que estaba hecho de las partes destruidas de tres gárgolas diferentes), quienes eran (según el canon) Otello (el propio Coldstone), Desdemona (Coldfire) y Iago (Coldsteel).

Personajes de las obras de Shekespeare aparecían en la serie, como Puck, el duende (que resultaba ser el mayordomo de la familia Xanatos), o sus señores Oberón y Titania, que según el Lore de la serie eran los gobernantes de todas las criaturas mágicas.

Pero claro, el más obvio y con mayor impacto era el propio rey escocés Macbeth.

¡Trágate esa, Shakespeare! Sigues vigente con caricaturas

1 | LOS VILLANOS

Una historia puede ser buena aunque sus villanos no lo sean (el MCU es prueba de ello), pero ninguna historia puede pasar de “simplemente buena” si no tiene grandes villanos. Y Gárgolas: Héroes Góticos tenía para dar y repartir… el MCU debería pedirle prestados algunos.

Empezando con David Xanatos, el millonario que compra el castillo escocés para moverlo piedra por piedra y reconstruirlo en la cima de su edificio en un intento (bastante “shakespereano”) de romper la maldición de las Gárgolas (que decía que sería piedra hasta que el castillo estuviera “por encima de las nubes”); conforme avanza la serie deja de ser el antagonista principal para volverse una especie de amigo-enemigo, el mal menor que las Gárgolas tienen que tolerar.

El segundo gran villano es Demona, el amor medieval de Goliath, que también sobrevive a la masacre y hace un pacto con el ya mencionado Macbeth para que ambos tengan vida eterna.

Macbeth, que en esta versión es una especie de mercenario interesado en todo lo mágico, sería el tercer villano importante (con perdón del Archimago) y MI personaje favorito en la historia.

En la segunda temporada, el Archimago y en menor medida Oberon y Titania, que sin ser villanos muestran la moralidad “alienígena” que Shekespeare ya mostraba en sus obras.

Y los villanos “segundones” como Tailog y los otros clones de las gárgolas, los mutantes (gárgolas creadas usando la ingeniería genética, híbridos humano-animal); la “Manada”, un grupo de mercenarios donde cada uno tiene un canino como símbolo/nombre/inspiración – una de ellos, Fox, eventualmente se convierte en parte importante de la historia principal al casarse con Xanatos y dar a luz a un niño que es de interés para la corte mágica de Oberon.

¿Estoy olvidando a alguien? Ah sí, el ya mencionado “monstruo de Frankenstein” PIEDRA FRÍA, quien tenía la personalidad de tres gárgolas (dos amantes y un tercero malvado) que literalmente sufría una guerra interna por el control de su personalidad.

Y bueno, la segunda temporada y el viaje mágico seguro tenia villanos “de la semana” de los que ya no me acuerdo, pero creo que el punto queda demostrado. Gárgolas tenía una gran galería de villanos.


En conclusión, Gargoyles es una serie que merece ser revivida, recontada en un tratamiento tipo-Netflix, pues tiene una mitología propia muy compleja e interesante. Quedaría Ad Hoc con el nuevo formato de “series Premium” y sin duda sus creadores se beneficiarían de la libertad creativa que tienen las series “para binwachear”.