Batman: The Killing Joke La Película – Reseña

Aviso: Esta reseña tiene inevitablemente spóilers y referencias a otras obras.

¿Qué debería tener una crítica de Batman: The Killing Joke? Lo más sencillo sería decir que es mala, que no supieron llevar a la pantalla chica una de las historias más significativas, no sólo de Batman, sino del cómic en general. Y de inmediato ponerme una playera que diga “Alan Moore was right”.

El Gran Reto de Warner

El cómic mismo merece un post aparte, pero al llevarlo a dibujos animados… ¿Cómo pensaba Warner comercializar de forma estándar esta obra de arte? En teoría el proyecto no podía quedar en mejores manos: Brian Azzarello (100 Bullets, Wonder Woman) como guionista, Bruce Timm (Batman: The Animated Series) de productor y el caballo de batalla Sami Liu (Batman: Year One, All-Star Superman) como director.

Aquel relato presentado como Novela Gráfica en 1988 sólo tiene 48 páginas, con paciencia, puedes leer la historia en 20 minutos o menos. El arte de Brian Bolland es brutal y el escritor Alan Moore logró una gran complejidad e impacto en una historia muy breve. Sin embargo, para que la película entrara en el canon de tiempo de las películas animadas anteriores, Bruce Timm adelantó en entrevistas que tenían que crear una historia de relleno para enriquecer la trama. Y es justamente lo que nos encontramos al principio de la película.

¡Acababa de limpiar mi vidrio!
¡Acababa de limpiar mi vidrio!

La Historia de Relleno

Brian Azzarello sabía muy bien que Alan Moore puso punto final a los tiempos de las sonrisas joviales, consecuencia de las etapas en el cómic de Neal Adams, Dennis O’Neil, Jim Starlin y Frank Miller. Por eso abre Barbara Gordon diciendo: “Hubo una época donde ser superhéroe era emocionante”.

Comienza así una especie de “precuela”, una historia con un corte clásico, pero con tintes al estilo del ermitaño británico. Esto se nota demasiado en el villano del primer acto: Paris Franz, un obvio juego de palabras que significan París-Francia en inglés. Mafioso moderno, sobrino de un gran capo que tiene una obsesión con Batgirl (tanto que hace que una scort pelirroja se ponga una máscara de murciélago) y me recordó a los malos que tienen fijaciones sexuales con los buenos en Watchmen.

Un ligero cambio en la mitología (¿dónde estás, Grayson?) hace que la relación entre Batgirl y Batman genere cierta tensión sexual entre el maestro y la alumna, lo que al final es la excusa perfecta para que Barbara deje el manto. Esta primera parte es buena, intenta preparar al personaje para la broma más pesada de la historia del cómic.

Es callada, tímida, inocente y tiene la mirada…

La Traición a la Historia Original

El segundo acto es básicamente The Killing Joke con partes alargadas. Es ahí, cuando en lugar de llegar a la parte más emocionante de la película, se empieza a notar pesada, algunas cosas van a gran velocidad y otras muy lentas. Me fue inevitable no superponer en la mente las viñetas y los diálogos con la historia. A diferencia de la lectura que se hace con el cómic, los flashbacks lucen poco fluidos, las escenas carecen del ritmo de la primera parte y eso cansa al final.

Brian Azzarello usa esas viñetas en donde sólo se ve que Batman hace su rutina clásica de ir a patear traseros para encontrar respuestas sobre el paradero del Joker y del Comisario Gordon para poner un poco de acción extra. Además, agrega diálogos que no estaban en el relato original. ¿Qué hubieran dicho los mafiosos, compinches y prostitutas si hubieran platicado con El Caballero de la Noche? Esta información da un esbozo del villano “detrás de cámaras” y su relación con el bajo mundo de Gotham: un acierto para la historia, pero no da la sensación de que la trama avance.

“Ya estoy muy viejo para estos juegos”

También agregan una escena donde la tortura hacia James Gordon incluye un juicio sin sentido donde lo intentan sacar de quicio, haciéndole creer que Batman es un impedimento para que el Comisionado actúe bajo la ley. Algo a rescatar es que, durante esta secuencia, por fin podemos conocer la canción completa que Joker interpreta mientras Gordon ve las imágenes de abuso de su hija, una adición excelente que da el salto necesario que el cómic no pudo dar. Una extensión más de la trama es cuando Batman llega a la feria, una pelea que nos da unos 5 minutos de “Bati-acción” que son más naturales. No sé si a ustedes les pasó, pero no sentí que el final fuera el clímax de la historia: aunque la animación trata de emular los cuadros finales del cómic, se pierde la intención del final inconcluso de Moore y se siente cortado de golpe.

Los Aciertos Técnicos

Sobre el apartado gráfico, no podemos pedir en una animación comercial que se logren los detalles que Brian Bolland tiene. Las expresiones, esa cara de “me estoy divirtiendo mientras pruebo mi punto” del Joker. En su lugar, tenemos a un Príncipe Payaso del Crimen como desvelado y con rostro maniático. Pero lograron mostrar mejor a Gordon y al detective Bullock. Barbara es más del estilo de Bruce Timm y el Murciélago es una combinación entre el arte de Bolland, pero con el look moderno. Batman: Year One y The Dark Knight Returns adaptan con naturalidad los diseños de Mazzuchelli y Frank Miller, mientras que aquí el objetivo parece forzado, poco estético e inconsistente.

Respecto a las voces nunca hay pierde: Con Kevin Conroy como Bats, Mark Hamill como Joker y Tara Strong como Batgirl tenemos a los actores institucionales del doblaje. Es escalofriante escuchar a Batman reír por el chiste final, porque él nunca ríe. El efecto que causó en mí fue como la primera vez que leí The Killing Joke: A pesar de sus diferencias, estos dos antagonistas comparten un afecto mutuo y algo de locura. Ambos se vieron afectados por su relación y si fuera el final para uno de los dos, el otro también lo resentiría.

No estoy loco, pero no me dejas dormir

Las Inevitables Comparaciones

¿Se han dado cuenta de algo? No he dejado de comparar la animación con la novela gráfica (me pasó lo mismo con Watchmen y por eso sentí que no la disfruté tanto). Es natural para todo el que conoce la obra original que empiecen las comparaciones al ver una adaptación. Sin embargo, ¿qué pensaría el público que no conoce el cómic de Alan Moore? Le pregunté a una amiga que también vio la función en Cinemex y a ella sí le gustó mucho. No sintió tanto los cambios en el ritmo y resintió no conocer más sobre la historia de Batman y Batgirl.

Por eso vuelvo a mi pregunta inicial ¿Qué debería tener una crítica hacia Batman: The Killing Joke? Porque he leído de todo, desde los que la ensalzan por la animación y la historia extra, hasta los que le dan la razón a Moore y dicen que sus obras no se pueden adaptar a otros medios. Los que la consideran mediocre, los que les parece que Batgirl tiene demasiada atención y otros que la consideran bien lograda. ¿Quiénes tienen la razón?

Lo Que Le Faltó A La Película

Batman: The Killing Joke podrá juzgarse como buena o mala, pero debemos reconocerle algo: no ha dejado indiferente a los fans y a aquellos que ya la vieron. Para mí es una animación que tiene buenos momentos, pero muy inferior a otras adaptaciones del mismo universo DC. El cómic es una historia intrínsecamente del Joker y aunque la parte de Batgirl está bien lograda, su voz se diluye ante la historia del segundo acto, por lo que el primero se vuelve “de relleno”.

Quizás hubiera sido mejor adentrarse en los motivos del Joker para querer probar un punto (porque los Flashback prueban su punto, pero no por qué se ve motivado a ello) y de Batman (¿qué lo motivó a preguntarse cuál será el final de su relación con el Payaso?). Hubiera sido más rico resolver estas interrogantes para la trama y, en mi opinión, tenían tiempo de sobra para desarrollarlas.

¿Por qué soy malo? Ese es un secreto que nunca diré

La Apresurada Conclusión

Para cerrar, el novelista checo Milan Kundera decía que “La cultura sucumbe bajo el volumen de la producción, la avalancha de letras, la locura de la cantidad” y eso le pasó a esta animación. Warner necesitaba vender un producto atractivo y la hazaña de adaptar un clásico de características tan particulares no fue fácil. Quizá lo rescatable de esta aventura es que varias personas que no conocen este hito en la historia del Hombre Murciélago, puedan acercarse a una historia más madura, muy alejada del lastre de Adam West (aún permea su influencia, a pesar de la trilogía de Nolan). Pero para algunos fans de cómics, Batman: The Killing Joke no deja una satisfacción total. Se nota que, en su intento por hacer extenso y comercial el producto, perdió más de lo que ganó.

¿Tú qué opinas? ¿Merece la pena comprar el Blu-Ray? ¿Fue buena tu experiencia en el cine? Tú, que no la has visto ¿te interesa a pesar de las opiniones alrededor? ¿Qué calificación le das? ¿Estás de acuerdo o en desacuerdo conmigo? El debate está abierto y creo que nos dará para discutirlo largo y tendido por mucho, mucho tiempo.