Breaking Bad – Reseña

“Lo hice por mí. Me gustaba, era bueno haciéndolo, Y estaba realmente… estaba vivo”
–Walter White, Breaking Bad, AMC 2013


HACIÉNDOSE MALO

Empecemos con la premisa: Walter White (Bryan Cranston) es un sobrecalificado profesor del llamado “high school” estadounidense en New Mexico que de pronto se da cuenta que su vida es un fracaso. Nadie en su familia lo respeta, sus problemas financieros no dejan de crecer debido a la costosa enfermedad de su hijo, y tiene que lidiar con una gran lista de personas que no hacen más que empeorar las cosas.

Si todo esto no fuera suficiente, descubre que tiene cáncer en los pulmones, el cual es inoperable. Y se pregunta: ¿Qué le voy a dejar a mi familia cuando me haya ido? De esta forma se pone a pensar en lo que tiene para ofrecer y qué ventajas le pueden dar dinero rápido antes de morir.

Como regalo de cumpleaños, su cuñado Hank Schrader (Dean Norris) lo lleva a una redada anti-drogas de la DEA a un laboratorio de metanfetaminas, donde conocemos al co-protagonista de la serie: Jesse Pinkman (Aaron Paul), alias Bitch, con quien Walter formará  equipo para “cocinar” droga y reunir dinero para cuando él ya no esté.

Aquí inicia la serie que pretende resolver la cuestión: ¿Qué lleva a una persona “normal” a convertirse en una persona “mala”? Si algo logra BrBa es explorar ampliamente esta pregunta. No la resuelve, no la define, pero la muestra, te permite pensar y sacar tus propias conclusiones.

EL MUNDO DE WALTER WHITE

Antes de seguir debo confesar que Breaking Bad no me gustaba del todo, pues prefiero que las series de televisión sean totalmente “serias” o “cómicas”, no me gusta una combinación de ambas y ésta lo es. Pasan rápidamente de un momento estresante a uno completamente absurdo o “aburrido”. ¿Qué si la vida es así? Bueno, sí, tal vez lo sea. Pero personalmente me sacaba de ritmo y se me hacía molesto seguir viéndola.

Después de cuatro temporadas donde todo interés se aferra directamente en los personajes, al final de la cuarta por fin podemos ver lo que estábamos esperando: el verdadero quiebre de Walter White para ser Heisenberg, un despiadado capo de la mafia.

La quinta temporada es simplemente magistral, como toda última temporada debería de ser. El último capítulo no deja ningún cabo suelto, ninguna pregunta al aire, otorga una conclusión perfecta para el viaje de maldad donde a Heisenberg solamente le queda reclamar su último premio.

Breaking Bad logra así, tener un inicio interesante, una mitad sólida y un final que merece un aplauso de pie. Es una lástima que no todas las series de televisión sean así de planeadas, así de buenas y así de concretas.

DE AMOR Y OTRAS DROGAS

BrBa cuenta con muchísimos personajes entrañables y únicos, desde el tío Héctor Salamanca (Mark Margolis) cuya única forma de comunicación es sonar una campana; Gustavo Fring (Giancarlo Esposito), el pequeño e insignificante empresario que tiene dominado el mercado de la droga; el ya mencionado Hank, el molesto cuñado de Walter que es con toda la expresión de la frase, un verdadero hijo de puta, lo mismo acabando con el Cartel de México, como incansable en su guerra contra “Heisenberg”.

Cosa aparte son los montajes sonoros con escenas memorables y un soundtrack envidiable.

¿QUIÉN ES HEISENBERG?

Heisenberg, el alter ego que crea el protagonista, es todo eso que Walt no pudo ser desde que renunció a Gray Matters, la compañía multimillonaria a la que le dio el nombre y cuyo éxito se basó en su investigación. Desde aquel fracaso, Walter White decidió retirarse y no volver a tomar ningún riesgo convirtiéndose lentamente en un verdadero muerto en vida.

Pero cuando los problemas comienzan, cuando las decisiones se hacen evidentes y cuando el peligro acecha, nace Heisenberg, el rey, dueño, amo, aquel que es el peligro. El que manipula desde las sombras y mueve a las personas como piezas de ajedrez.

Así, Walter White se convierte en el perfecto sociópata, jugando con las mentes y voluntades de los demás, acabando con cualquiera que se convierta en un obstáculo y siempre pensando en que el fin justifica los medios.

¿Pero realmente el fin justifica los medios?

Gracias a vivir como quiere, tomando sus propias opciones y subiendo en la escalera del poder, Walter logra trascender, sobrevivir al cáncer, dar nivel de vida a su familia y ser recordado en la posteridad. Pero lo que no logra es “calidad de vida”, una vez más se convierte en un hombre exitoso completamente fracasado.

Durante un instante logra la plenitud, pero la muerte de un inocente delata a Heisenberg ante Hank, un símbolo de cómo sus acciones poco éticas obligan a su familia a reaccionar contra él.

Entonces, poco a poco se devela el secreto.

¿Realmente Walter se convirtió en Heisenberg para proteger a su familia o hay otra cosa detrás?

Al final, el creador de la serie Vince Gilligan, no se contiene las ganas de dar un último triunfo a Walter sobre Heisenberg, busca a todos los que le han traicionado, los encara, los enfrenta, los mata. El único que escapa a su juicio es Jesse, su fiel mascota que al final mordió la mano que lo alimentaba para beneplácito de gran parte de la audiencia que al parecer aman su torpeza e incredulidad reptante para escapar por fin de la manipulación de Heisenberg aún cuando Walter lo ha salvado.

Al final Walter salva a Jesse, Heisenberg intenta manipularlo de nuevo, Heisenberg muere.

Y muere sólo después de lograr todo cuanto se propuso, todo excepto mantener a los que ama juntos con él hasta el final.

Breaking Bad: Una serie sobre la caída, la maldad y la soledad de un hombre, Walter White.

Image result for breaking bad cast reunion