Como ya es costumbre para la cadena CW, ya se estrenó el crossover de las series de Flash, Supergirl, Arrow y Legends of Tomorrow. Esta vez, los héroes se unen porque una invasión de sus contrapartes del planeta X. un lugar donde Hitler ganó la segunda guerra mundial y todo está dominado por los nazis.

Lo curioso es que esta historia inicia con la boda de Iris y Barry, ya que tanto Cara como Oliver deciden trasladarse a otra dimensión para asistir a la boda. Sí, toda la historia es así de cursi y de hecho este tono se mantiene durante los cuatro episodios, pero hay algo especial en que puedas sobreponerte a esa melosidad y lo disfrutes, y es que al final descubres que la cadena ha hecho que te caigan bien los personajes.

Si bien sería bueno que fueran al corriente de todas las series para entender por completo esta historia y necesitan estar familiarizados con los personajes, no es estrictamente necesario para disfrutarlo. Las preocupaciones de cada protagonista quedan puestas en los primeros dos episodios y al final, todos giran en torno a las crisis sentimentales que los superhéroes tienen: Flash tuvo que cancelar su boda con Iris por el taque Nazi, Felicity no quiere casarse con Oliver por miedo a su condición de vigilante, Cara viene de una decepción amorosa y Jax teme que el retiro de Martin no sólo afecte su figura superheroica, sino también a su figura paterna.

Todo el hincapié que hacen en la importancia de sus relaciones creo que hace a los nazis una amenaza real, no un villano genérico. Porque, vamos, los nazis son el villano genérico por excelencia, ¿necesitas un enemigo poderoso para tu mala película? ¡Toma un nazi! ¿quieres que tu superhéroe inventado se vea cool? ¡Que pelee con Hitler! En este caso, los superhéroes y sus seres queridos son de distintas etnias, religiones o preferencias sexuales, entonces les crees que de verdad estén luchando por un mundo libre y justo.

El CGI podría ser mejor y hay tomas mejor logradas que otras al momento de las peleas coreografiadas, pero ver los rayos escarlatas mientras Supergirl lanza rayos en el cielo, Oliver desbancando a miles de soldados al mismo tiempo mientras Iris y Felicity checan cómo contrarrestar la tecnología nazi es genial. Todos y cada uno de los personajes tienen chance de brillar en sus escenas de acción y lo hicieron muy bien.

Otro punto que creo que debe ser destacado es la actuación de Melissa Benoist como Supergirl nazi y Supergirl, contrario a Stephen Amell, Melissa Benoist intenta darle un acento más alemanesco a su personaje, pero aparte en 30 segundos tienen una discusión genial sobre la diferencia entre usar sus poderes para gobernar y para guiar y por qué al final esta condición debería ser de apoyo al más débil y no de dominación. Lo entienden mucho mejor que Man of Steel.

Este crossover no tiene grandes sorpresas, es a veces melodramático, es cursi y termina un poco apresurado, pero no teme desbancar teorías de fans o matar personajes importantes.