El mundo oculto de Sabrina Temporada 2 – Opinión

Ya está disponible en Netflix la segunda temporada de el Mundo Oculto de Sabrina y aquí te dejamos nuestras impresiones.

LA MAGIA DEL AMOR

En esta segunda parte tenemos oportunidad de ver a Sabrina aceptando el lado oscuro… o algo así, pues a pesar de que ella pasa la mayor parte del tiempo en la Academia de Artes Oscuras, tal pareciera que la parte demoníaca de la serie pasó a un segundo plano para centrarse en las historias amorosas de los personajes, y es aquí donde todo se empieza a poner raro, porque lo que lograron construir en la primera temporada no parece tener mucho que ver con lo que vemos en la segunda.

Sabrina se ha mostrado inestable desde el principio, así que no sorprenden tanto sus cambios de opinión, pero sí de personajes que se habían mostrado tan fuertes como Prudence, Ambrose o la Tía Zee.

O el caso de Harvey y Rosalind, que adquieren mayor relevancia pero a quienes les añaden un conflicto que parece un poco fuera de lugar. Quizá la evolución de Susie es la única justificada (aunque la seguridad que adquiere se siente apresurada) y la tía Hilda es la más constante.

El Señor Oscuro no da miedo, ni demuestra el poder que parecía tener en la primera parte, y en gran parte de la trama no existe un antagonista real, porque Lilith no se siente más como amenaza e incluso llega a dar pena.

Tristemente, el papel de Salem también es muy pequeño y actúa como simple ornamento ya que en el momento en que parece que eso va a cambiar, se queda en promesas.

La Academia de las Artes Oscuras es de esas escuelas en las que parece que sólo hay cinco alumnos.

CHISPAS MÁGICAS

Las inconsistencias de la serie no tienen que ver sólo con lo que los personajes nos habían presentado antes, sino con la propia historia. Un día Sabrina es capaz de hacer milagros y al siguiente no puede con un problema menor que afecta a su primo.

Hay episodios bonitos como Las Lupercales y La Casa de Terror del Dr. Cerberus, pero que parecen fuera de ritmo, pues lo que ocurre ahí no sirve para el resto de la historia, aunque se agradece, porque el conflicto principal es muy repetitivo.

Si eres de aquéllos que les pareció chocante el discurso feminista de la primera temporada, es muy probable que los primeros capítulos de esta te resultan odiosos porque vienen recargados, pero sólo se siente así en los primeros dos en que explotan la mayor cantidad de recursos referentes al tema para dejarlos olvidados y retomarlos cuando Sabrina recuerda que debe ser rebelde.

No te sientas mal, hasta la Familia P.Luche le ha robado tramas a Los Simpson.

LA ÚLTIMA PALABRA

Para los capítulos finales, se siente que la historia no da para más y queda claro que un crossover con las serie Riverdale sería difícil pues aunque ambas series tienen adolescentes como principales protaginistas, sus conflictos son muy diferentes, más aún cuando se establece lo que sería el nuevo escenario para una posible tercera temporada.

En general esta temporada se sintió hecha al vapor. Si los efectos especiales en la anterior fueron pocos o deficientes, en esta son casi nulos o ridículos. Hay un par de episodios buenos, pero pierde gran parte de la fuerza que ganó en su debut.

Me parece que los números de esta temporada bajarán considerablemente en comparación a los de la anterior y aunque queda claro que este es uno de los productos por los que Netflix apostó ahora que se despidió de sus coproducciones Marvel, no parece que sea suficiente para llenar ese hueco.

Claro que, como siempre, ustedes tienen la última palabra, ¿ya vieron la segunda temporada de El mundo oculto de Sabrina? ¿Qué les pareció?