Ruby Rose deja Twitter tras críticas porque será Batwoman

Una más se suma a la lista de actrices que prefieren abandonar redes sociales ante la crítica de un sector del fandom muy vocal que le da mala fama a la chusma, y en esta ocasión se trata de Ruby Rose, quien interpretará a Batwoman, la primera protagonista LGBT en una serie live-action de superhéroes.

La actriz australiana borró su cuenta de Twitter y limitó los comentarios en su cuenta de Instagram tan solo dos días después que se anunció que interpretará a la superhéroe lesbiana Batwoman dentro del Arrowverse de The CW, después de que algunos fans soltarán su frustración e ignorancia ñoña al quejarse de que Batwoman sea lesbiana (a pesar de que desde hace años que así es en los cómics).

Rose escribió en sus últimos tuits:

“¿De dónde demonios salió eso de que ‘Ruby no es lesbiana, por lo tanto, no puede ser Batwoan’, tiene que ser la cosa más ridícula y divertida que jamás haya leído. Salí del closet a los 12 años y durante los últimos 5 años he tenido que lidiar con “ella es muy gay”, ¿cómo pueden cambiar eso? No cambié. Ojalá todos nos apoyáramos mutuamente.

Cuando las mujeres y cuando las minorías unen fuerzas, somos imparables… cuando nos desgarramos mutuamente es mucho más dañino que para cualquier otro grupo. Pero bueno, me encantan los desafíos. Sólo deseo que las mujeres y la comunidad LGBT se apoyen más mutuamente. Mi deseo es que todos seamos más amables y nos apoyemos mutuamente. Mando a todos mi amor y gratitud, ha sido una montaña rusa este año, este mes especialmente.

Tengo muchas ganas de dormir más de 4 horas y abandonar Twitter para concentrar toda mi energía en mis próximos 2 proyectos. Si me necesitas, estaré en mi Bati-Teléfono”.

Rose se une a la lista de personalidades que dejan alguna red social por culpa del fandom agresivo, entre las que se encuentran la actriz de Stranger Things Millie Bobby Brown, y las actrices de Star Wars Kelly Marie Tran y Daisy Ridley.

Cuando decimos que “Todos somos fans” es un grito de apoyo entre ñoños, para respetar y reconocer que cualquiera puede ser fan de algo y que nadie necesita una “credencial para ñoñear”. Es triste ver que este sector de ¿fans? es demasiado vocal y agresivo. Será cosa de demostrar lo contrario y seguir abriendo espacios para demostrar que no todos los ñoños son tóxicos.

Y tú ¿de qué lado estás? ¡comenta con nosotros!