Stranger Things T1 – Reseña

Malcriando ñoños

Antes de escribir lo que les quiero decir prefiero presentarme. Soy Yuriko y soy una ñoña bastante orgullosa. Obvio ya salí del clóset y me pavoneo enormemente del cúmulo de conocimientos y datos sobre cómics, series de televisión, películas, libros, animes, caricaturas y mangas que tengo almacenados en mi cabecita pelona.

Cada que puedo hablo de lo que sé… o sea de cómics, de mis personajes favoritos o de cómo reflejan la realidad política de la sociedad; pa’ pronto siempre busco (y encuentro) el momento adecuado, oportuno y certero para sacar a colación un temota que me encanta. (Aunque también le hago al cine y las series).

Y justamente de series es lo que escribiré, específicamente de una que me ha parecido bien ejecutada, hablo de Stranger Things. Sí, ya sé que me voy a subir al tren del mame y la moda de las redes sociales y memes, pero no importa.

Quizá nos equivocamos pero así no se ven los árboles de navidad.

LAS COSAS SE PONEN EXTRAÑAS

Stranger Things no es sólo un homenaje a esas grandes películas de los 80 ni a la nostalgia que eso nos provoca, es el regreso de los protagónicos infantiles y ese terror “inocente” que tanto nos caracterizó cuando éramos niños los que tenemos entre 25 y 35 años, así como la emoción de la amistad y valores que tuvimos hace muchos, muchos años.

Esta serie de ciencia ficción tuvo un éxito rotundo por la forma tan sencilla y amena en que es contada, su narrativa es concreta y no se le escapa ni un detallito ochentero en la trama: eventos de la Guerra Fría, Rusia aún era la URSS y las Alemanias aún tenían ese muro; sonaba el escándalo de los ovnis, alienígenas y armas nucleares contra las partes comunistas, experimentos con LSD.

También está la nostalgia al ver los teléfonos de disco, que hasta antes de que los hipsters trajeran todo lo retro eran bien chidos y difíciles de conseguir –al menos alguno que sirviera chido–, las televisiones y las referencias a películas como E.T. El Extraterrestre, The Goonies, Pesadilla en la calle del infierno, Ojos de fuego, Alien, Cuenta conmigo, El resplandor o El pueblo de los malditos (más enfocado a los poderes de Eleven).

Tu cara cuando te enteraste qué pasó ayer.

MALCRIANDO CUERVOS

Como pueden ver, el éxito de esta serie original de Netflix se basa específicamente en la unión entre la década actual y la década de los 80. Siendo sincera me pareció muy extraño que por la época no hubiera celulares en la mano ni gran tecnología para comunicarse e investigar, aunque esa situación me hizo recordar que nos divertíamos con tan poco, como los Walkman, grabar casetes o usar walkie talkie para “chismear” con tus amigos.

Es súper rápida de ver, cada capítulo te engancha tanto que se te va el tiempo como agua y cuando menos te lo esperas ya la acabaste. Es digna para un maratón antes del estreno de la segunda temporada este 27 de octubre o, bien, si eres de lo que les gusta llevarse con calma las series puedes ver dos o tres capítulos cada semana.

Y yo creo que la volvería a ver, no tiene desperdicio. ¿Ya la vieron? ¿Qué les pareció?

Tu maestra cuando no llevaste la tarea.