Swamp Thing no se canceló por un tema de impuestos

El pasado jueves se dio a conocer que DC Universe había cancelado Swamp Thing tras liberar apenas un episodio de la serie. La temporada completa de diez episodios será liberada a ritmo de un episodio por semana hasta el 2 de agosto, fecha en que aparecerá el final de temporada (ahora final de serie).

Poco después empezó a circular información acerca de que la causa era un error administrativo que eliminó la mayor parte de los estímulos fiscales que la producción esperaba recibir del estado de Carolina del Norte, donde se grabó la serie. Estos detalles surgieron de datos compartidos por el escritor John Gholson, pero ahora ha aparecido nueva información que desmiente esa versión, y viene de alguien con todas las razones para estar mejor enterado de los detalles: Guy Gasser, director de la North Carolina Film Office.

Hablando para Deadline, Gasser dijo que la descripción de que un error administrativo tomó desprevenida a la producción no encaja con los hechos, y señaló que las cifras circuladas eran completamente falsas. De acuerdo a la información que difundió Gholson, la producción de Swamp Thing esperaba recibir estímulos por 40 millones de dólares, pero según Gasser esa cifra excede no solo el máximo que puede recibir una temporada de cualquier producción, que son doce millones, sino el presupuesto anual de la Film Office del estado, que asciende a 31 millones.

Explicó además que todos los detalles quedan plasmados específicamente en un contrato firmado antes de empezar las grabaciones, por lo que la idea de que la información correcta pudiera tomar a alguien por sorpresa es muy improbable. Conforme empezaron a circular las declaraciones de Gasser, Gholson pareció retractarse, aunque de forma muy tibia. En su cuenta de Twitter expresó que “hay partes de esto que ni siquiera entiendo. Tal vez mis números estaban mal, pero sigue siendo una cuestión de dinero”.

La cancelación de Swamp Thing tomó a todos por sorpresa dada la anticipación que había antes de su estreno, en buena medida por la participación como productor de James Wan, quien no solo venía del éxito de Aquaman en cine, sino que tiene una reputación por hacer funcionar cada proyecto de horror en el que se ve involucrado, además de que el episodio piloto recibió críticas muy positivas en cuanto se estrenó. El reporte de Gholson parecía ofrecer una explicación a algo que parecía no tenerla, y eso puede haber ayudado a que recibiese mayor credibilidad.

Gasser compartió detalles de cómo funciona el programa de estímulos fiscales de la North Carolina Film Office. La dependencia tiene un presupuesto anual de 31 millones de dólares para ofrecer a las producciones que apliquen para el programa y cumplan con los requisitos. Explicó que Swamp Thing recibió poco más de 4.9 millones para la producción del episodio piloto, y que la filmación del resto de la temporada recibió la aprobación del máximo permitido para una producción, establecido por la legislación que dio origen al programa de estímulos fiscales en 12 millones de dólares.

Explicó también que las autoridades estatales no reciben información de una cancelación antes de que esta se haga de conocimiento público. “Nos enteramos como todos los demás. Es una decepción, sí, pero es parte del negocio. Usualmente no recibimos avido de estas cuestiones. En ocasiones se nos informa si una serie será renovada antes de que el estudio lo anuncie, pero en el caso de las cancelaciones nos enteramos al mismo tiempo que el resto del mundo”.

Si la cancelación no se debió a la abrupta perdida de estímulos fiscales, como Gholson quiso hacernos creer, ¿significa que en realidad sí había problemas del lado creativo? Es difícil saberlo. Otra posible explicación sería que la producción estuviera excediendo su presupuesto (tendría lógica que esa fuera la razón para hacer tres episodios menos de los originalmente planeados) y que Warner no viera forma de meter los gastos en cintura y mantener un mínimo nivel de calidad.

Como sea, es un hecho que cancelar tan rápido uno de los primeros proyectos originales de DC Universe no deja un buen precedente para el servicio, y sin duda provocará un mayor escrutinio mediático del resto de sus producciones, así como de futuros proyectos.