Viajando temerariamente… parte 3

La aventura humana no se termina, aunque ejecutivos, productores y cronistas así lo crean. Si La Serie Original ya había hecho historia y llevado el concepto de Star Trek a una popularidad inusitada para la ciencia ficción, 21 años después llegaría a las pantallas un verdadero fenómeno que revolucionó la historia de la televisión. Ésta es la historia de La Siguiente Generación.

SU CONTINUA MISIÓN

Después del desencanto de Phase II y de que Paramount le quitara el control creativo de las películas, Gene Roddenberry parecía listo para tirar la toalla y abandonar para siempre el sueño de Viaje a las Estrellas. Para mediados de los ochenta, sin embargo, 20 años después de su creación, La Serie Original seguía siendo la propiedad intelectual más exitosa para Paramount: las transmisiones diarias seguían siendo las más vistas en el mercado de repeticiones y las películas seguían dejando buen dinero en taquilla.

Pensando en el futuro y sabiendo que los salarios de William Shatner y Leonard Nimoy seguirían subiendo, y considerando el crecimiento del mercado del videocasette y las repeticiones, para 1985 Paramount convenció a Roddenberry de crear una nueva serie. Así, tomando elementos de la fallida Phase II y acompañándose de viejos conocidos en el grupo de escritores, para el 28 de septiembre de 1987 el nuevo Enterprise D, bajo el mando del estoico Capitán Jean Luc Picard, llegaría a los hogares de 27 millones de espectadores. Y durante 7 años la más popular encarnación de Star Trek recorrió la galaxia.

IDEOLOGÍA Y ESCRITORES

Para Roddenberry, para este momento ya convencido de que su serie era más que sólo entretenimiento, era indispensable transmitir su idea del futuro ideal para la raza humana. Esto, en teoría, suena bien, pero para los guionistas a su cargo no era nada fácil. Desde los primeros momentos de producción las discusiones y desacuerdos se dieron sin cuartel. Para la mitad de la primera temporada, la mayoría de los guionistas habían renunciado y Roddenberry era tan intransigente que los que se quedaron terminaban hartos de sus posturas y reescrituras.

Todo esto llevó a una pobre primera temporada y, en buena parte también por una huelga de guionistas, una muy desigual segunda temporada. Para la tercera, Roddenberry ya se encontraba muy enfermo, por lo que dejó las riendas del programa en manos de Rick Berman y Micheal Piller, marcando el cambio definitivo que la serie necesitaba: historias más enfocadas en sus personajes, guiones más fuertes y una visión clara del tono de aventuras y especulación que, durante los 5 años restantes, darían a Star Trek: The Next Generation la calidad indiscutible para volverlo un clásico.

TAN BUENA COMO SU TRIPULACIÓN

El nuevo Enterprise, así como la serie, tendrían más de una diferencia importante con sus célebres antecesores: Para empezar, la nave misma ahora estaba diseñada para la exploración, al punto de ser más grande y estar equipada para transportar familias enteras. Había nuevas tecnologías y especies extraterrestres. También, la tripulación se había diseñado de forma distinta, pues mientras en La Serie Original los protagonistas estaban diseñados de forma simbólica y cada uno representaba una característica humana diferente, aquí tendrías una tripulación mayor, con características definitorias diferentes, aunque también con un peso alegórico.

Un primer oficial determinado y disciplinado y una consejera, psicóloga de la nave, con poderes empáticos y que compartían una relación de tiempo atrás. Un jefe de ingenieros tímido y reservado que nació ciego. Un jefe de seguridad klingon que fue educado por humanos. Una doctora maternal y madre de un joven prodigio. Un androide que daría todo por entender la imperfección humana.

Pero tal vez la mayor diferencia sea su capitán: hombre serio e inteligente, más diplomático que aventurero, más estoico que conquistador, más dado a negociar que a golpear. Lejos quedó Kirk y su visión de la exploración arrojada y agresiva, ahora Picard volvía el viaje estelar en algo más político y filosófico. Largas son las discusiones de cuál es el mejor capitán y cada trekkie tendrá su opinión, pero Jean Luc Picard mostró que viajar al espacio podía tener más de un estilo de comando.

La plática Godínez junto al garrafón de agua es inevitable, incluso a donde nadie más ha llegado.

TODO LO BUENO…

Durante 7 años, Star Trek: The Next Generation amplió la mitología de la franquicia, exploró nuevas culturas y, sobre todo, ganó millones de aficionados nuevos que abrazaban la clásica ideología de “infinita diversidad en infinitas combinaciones”. Cada año llegaban, en promedio, medio millón de espectadores nuevos y cada temporada recogía premios y reconocimientos, entre ellos 2 Premios Hugo.

A partir de la tercera temporada, la serie tuvo una curva de crecimiento, tanto de calidad como de audiencia, imparables. Cuando la serie terminó, en su séptimo año, Paramount estaba desesperado por seguir ordeñando la joya de la corona que les significaba esta propiedad intelectual. Lamentablemente, Gene Roddenberry falleció en 1991, justo cuando estaban por empezar la quinta temporada y no pudo apreciar del todo los alcances que su creación alcanzaría con los años.

Para 1993, Berman y Piller crean una serie spin off llamada Star Trek: Deep Space Nine y antes de que terminara la última temporada de Next Gen, la producción ya estaba ocupada en la primera cinta de esta tripulación. The Next Generation es un antes y después en la historia, no sólo de Star Trek, sino de la televisión en general.

¡MIRA! Mi dedo…

BITÁCORA DEL CAPITÁN

Elegir entre 178 episodios aquellos que sobresalgan en calidad o significado para hacer una corta recomendación puede ser labor imposible. Por más que se quiera, habrá alguna historia, un momento, un personaje que se deje en el tintero y sea tan buena como las que se están promoviendo, sin embargo haré mi mejor esfuerzo por dejarles 5 joyas que no deberían perderse y dejarse llevar por un viaje interminable a un mejor futuro.

¿Listos? El espacio, la frontera final…

1 ) The Measure of a Man

Si bien en la primera temporada hay algún episodio defendible, es en esta historia de la temporada 2 cuando Next Generation empieza a estirar sus propias alas. Un joven ingeniero llega al Enterprise queriendo realizar experimentos en el Teniente Data, buscando crear más androides que puedan realizar labores peligrosas en la Flota Estelar. El problema es que estos experimentos no aseguran el bienestar del Teniente, lo que pone en un dilema al Capitán: ¿Es Data una cosa, un pedazo de maquinaria, o un ser vivo? ¿Cuáles son las implicaciones de esas preguntas? ¿Qué define a un hombre y qué a una máquina?

2) Yesterday’s Enterprise

Investigando una llamada de auxilio, el Enterprise D llega a una fisura espacio temporal de la que sale, dañada por una batalla contra los Romulanos, el Enterprise C, nave que había sido destruida varias décadas antes. Al cruzar la fisura, la nave dañada cambia la línea temporal a una donde la Federación está en guerra con el Imperio Klingon y están al borde de la derrota. Este cambio deja a ambas tripulaciones con el conflicto de enviar de nuevo la nave dañada y su tripulación a ser seguramente destruidos en la batalla y regresar a la normalidad o intervenir y seguir el camino de la guerra. Un salto de fe y un personaje que encuentra redención en sacrificarlo todo.

3) The Best of Both Worlds Partes 1 y 2

Al final de la tercera temporada y el arranque de la cuarta, la tripulación del Enterprise se enfrentan a los novedosos (y peligrosos) Borg, dejando un cliffhanger de miedo y algunos de los momentos más icónicos de la serie. Ante el deber y la lealtad, el peligro y la amistad, con el riesgo de la destrucción de la tierra y, por tanto, de la Federación, los personajes sacan lo mejor uno del otro para encontrar la solución a una guerra que, para todo propósito, ya estaba perdida.

4) Cause and Effect

Mientras la tripulación juega una de sus tradicionales partidas de póker, la nave encuentra una distorsión espacial que afecta todos los sistemas y crea un efecto en cascada que ocasiona la destrucción completa del Enterprise. En un juego de artificio, con un guión que aprovecha al máximo el formato de guión de televisión (de los de antes, es decir la estructura con cortes a comerciales), se nos entrega una visión, para su momento, muy novedosa de la convención de viajes en el tiempo. Entretenido y emocionante.

5) The Inner Light

Tras encontrar un satélite irreconocible perdido en el espacio, Jean Luc Picard sufre una conmoción y despierta siendo otra persona, en otro planeta, con otra vida. Esposo, padre, científico, el ahora llamado Kamin busca cómo salvar a su gente de una explosión solar, mientras vive una nueva vida y logra nuevas relaciones a lo largo de 40 años. Tal vez lo único que nos consuela de la inevitable muerte, sea la idea de ser recordados, de dejar algo de nosotros en otras personas y que seamos parte de ellos. Este episodio es uno de los ganadores del Premio Hugo y considerado como uno de los mejores de toda la franquicia.

Francisco viendo como el editor covacho no pudo evitar usar éste meme en el artículo.

Cuesta dejar de lado grandes historias y momentos, pero basten estos 5 ejemplos para que, si les convencen, vean más de una de las series más influyentes, inteligentes y bien hechas que nos ha dado la televisión.

¿Ya conocen Next Generation? ¿Ya vieron los episodios de Serie Original que les recomendamos? ¿Quién es su Capitán favorito?

Pronto regresaremos con más Star Trek y, mientras tanto, vivan largo y prosperen.