La Covacha Mundialista: Los Protagonistas

Opiniones Enanas

Como mencioné la semana pasada, nunca he sido fan de los deportes. De ninguno. Era el típico niño gordo ñoño que escogían al último y al final del día nunca me han gustado realmente. Me aburren. Más allá del bastekball y el tochito que jugábamos los niños de la cuadra (más bien de la sección A del fraccionamiento), los deportes me eran indiferentes. Sin embargo nunca me perdía un Mundial o unas Olimpiadas.

Desde que tengo uso de razón, recuerdo sentarme en familia a ver los programas especiales que cada uno de esos eventos deportivos generaban bienalmente. En específico, Los Protagonistas.

PROTAGONIZANDO EL MUNDIAL

Para quien no lo sabe, Los Protagonistas era un programa especial de TV Azteca en el que salían el fanbase breaker José Ramón Fernández y su equipo de comentaristas, entre ellos David “el poetuitero antes de tuiter” Faitelson.

Era una especie de especial de noticias deportivas enfocado al evento en turno, básicamente era lo mismo que el programa regular que tenían los domingos por la tarde (DeporTV), excepto que se transmitía diariamente por las noches lo que duraba el Mundial o las Olimpiadas, y contaba con “capsulas especiales” que no tenían nada que ver con el deporte.

El equipo tenía su set especial para la ocasión situado en las villas periodísticas de la sede del evento deportivo, decorado con motivos locales, (un café parisino en Francia ’98) o que de alguna forma tuvieran que ver con la identidad de la sede, como ese set minimalista futurista de Sidney 2000.

EL LADO CULTURAL DEL DEPORTE

No me gustan los deportes, pero siempre he amado el mundial y las olimpiadas. No me interesan muchos los datos deportivos más allá de su uso trivial, como por ejemplo: ¿Sabían que sólo 9 equipos han jugado una final de Copa del Mundo? Entre esos están one hit wonders como Gran Bretaña o Uruguay… realmente sólo 4 son finalistas de forma regular: Brasil, Argentina, Alemania, Holanda. Y un par de “si bien nos va” como España, Italia o Francia.

Estos eventos van mucho más allá de los deportes. Son eventos culturales. O deberían serlo, pues en su núcleo para eso fueron creados (especialmente las Olimpiadas modernas). Y creo que ningún programa lo ha expresado de forma tan concreta como Los Protagonistas del Mundial/Olimpiadas.

El equipo “no deportivo” estaba formado por varios invitados, algunos que sÓlo aparecieron en una emisión, algunos que llegaron para quedarse, pero podemos decir que el “core” eran: Victor Trujillo, con sus personajes como Brozo o el Charro Amarillo; Maguie Heigui, “la chava cool” que presentaba capsulas sobre la vida nocturna y turística del lugar en el que estuvieran;. Mercedes García Ocejo, que hacia capsulas con un Toque más cultural y serio; Y claro, Andrés Bustamante con sus personajes.

En conjunto, las cápsulas no-deportivas de Los Protagonistas buscaban más que entretener. Buscaban darle o tomar la identidad de la sede local. Incluso Trujillo y Bustamante, cuyo humor es muy sencillo y hasta superficial (esto no significa que no sean grandes humoristas, que lo son. Son dos de los mejores cómicos que el país ha dado) buscaban darle algún giro de tuerca a sus personajes para que se adaptaran a lo local.

JOSERRA: MÁS ALLÁ DEL BIEN Y DEL MAL

Tal vez los jóvenes de hoy no lo recuerden, pero en su momento José Ramón Fernández era mucho más que ese viejito chocho que se enoja por el Werever… en su momento lo amabas u lo odiabas. Era el mejor periodista deportivo que el país podía ofrecer o un zoquete cobarde que odiaba el fútbol. Ambas opiniones son reales, las llegue a escuchar y/o leer.

Pero lo amaras u lo odiaras, nadie podía negar que el formato de su programa llegó para quedarse y al final Televisa se tuvo que subir al barco para hacerle competencia, llegando al extremo de llevarse a la mitad de su barra cómica solo para contrarrestar al dúo Trujillo/Bustamante.

Algo que tenía el equipo de Joserra que Televisa jamás pudo imitar era un ambiente de franca camaradería. Es difícil de explicar por qué. Televisa realmente se esforzó por recrearlo y nadie puede negar que José Ramón es una persona que exuda ego ante las cámaras. Pero por alguna razón los chistes zonzos y albures baratos de la mesa de Televisa jamás se sintieron reales, mientras que las discusiones de las mesas de opinión del grupo de Los Protagonistas a veces se pasaban de reales.

Rumbo al cenit del programa, que yo ubicaría entre Sidney 2000 y Alemania 2002, las mesas de debate podían llegar a ser un verdadero zafarrancho. Recuerdo una en que la mesa empezó a discutir el desempeño de un equipo al que César Luis Menotti le tenía cariño/apego, por lo que el argentino y un par más estaban de una lado, defendiendo el desempeño de la escuadra, y del otro estaba los otros pesos pesado del grupo. Las cosas se empezaron a acalorar al punto que mejor llamaron a corte comercial.

Cuando regresaron estaba Andrés Bustamante con su personaje El Guiri Guiri, fuera de su tiempo en el programa, y cándidamente lo lampshadiea diciendo “si, es que tuve que venir porque esto ya se estaba poniendo color de hormiga” o algo así.

LA COMEDIA EN EL DEPORTE

Si hablamos de la relación entre los Protagonistas y lo que Televisa nunca pudo imitar, tenemos que especificar aún más: Andrés Bustamante y en menor medida Víctor Trujillo hacían una pareja cómica con José Ramón Fernández que da miedo.

En serio, José Ramón Fernández tiene la fama, muy probablemente merecida, de ser un hígado ególatra. Pero algo que la barra Televisa y sus cómicos nunca entendieron, es que Bustamante y Trujillo eran graciosos porque “Joserra” les permitía usarlo de patillo. A un grado bastante extremo.

El mejor ejemplo sin duda alguna se encuentra en la que para mí fue la mejor transmisión: Sidney 2000. El señor bremon, Ponchito virtual, escupe y el Hooligan, todos ellos personajes que requerían que Joserra se dejara ningunear… pero en Sidney 2000 era casi extremoso.

El gag de “¿Cómo me llamo?”. Un Andrés Bustamente en una botarga de canguro es bobo al nivel “esto es de primaria”, pero la ridiculez de escupirle a uno de los pilares del periodismo deportivo nacional en vivo, en una transmisión trasatlántica, tiene en su absurdo mucho de hilarante. Y el sketch del Hooligan… creo sin duda que es el mejor de todos (y los sketches del Hooligan siempre fueron lo mejor de Bustamante).

Al día de hoy no sé qué tanto de eso fue actuado y qué tanto real. Pero empezó como siempre, con Joserra sentado en un estudio ya solitario, y el Hooligan llegando, lo pudimos ver entrar al estudio (y ver como el resto de la producción estaba con sus cámaras personales grabando el momento).

El Hooligan como siempre intentando romper cosas, Joserra tratando de detenerlo, ambos se empiezan a partir de la risa, y Bustamante, aún en papel, comienza a querer lanzarlo a la piscina que estaba alrededor del escritorio… hasta que aparece la gente de seguridad de la villa periodística (al día de hoy no sé si esta parte fue actuada) y el Hooligan intenta seguir rompiendo cosas pero una de las policías le hace manita de puerco y en un arrebato de sinceridad (o de una gran actuación) Bustamante se queja de “manita de puerco no, ay, manita de puerco no”…

Pero Bustamente no era el único que aprovechaba al patiño de Joserra, Víctor Trujillo tenía un personaje cuyo gag consistía en acosar sexualmente a José Ramón… la beba galban. Aunque este personaje ya no aparecía en las ultimas emisiones (creo que la última vez que apareció fue en Francia 98), tal vez porque se le ocurrió de lo Escupe.

Muchas veces los personajes no eran graciosos por si mismos, o el sketch (grabado con anterioridad) no era muy bueno. Todo el humor lo daba la interacción Bustamante/Trujillo con Joserra.

Por ejemplo, el Ponchito virtual, que era uno de los pocos personajes (junto con Ponchito) de Bustamante que nunca me gustaron. Pero El Guiri Guiri le logro sacar la vuelta usando la insistencia de Fernández en que “chiflara” como gag.

EL SILBATAZO FINAL

Al final todo lo bueno se acaba y el final de Los Protagonistas empezó poco a poco. Primero Víctor Trujillo fichó con Televisa para hacer su programa “El Mañanero”, y casi un lustro después TV Azteca tuvo un cambio en su estructura de poder y le dieron una patada en el trasero a José Ramón.

Televisa siguió intentando llevar a “Ponchito” a sus programas, pero más allá de un par de apariciones especiales en la versión mundialista/olímpica de hoy junto a su compadre Brozo, en el set de México, o sea sin ir realmente al programa “en la sede”, nunca lograron tenerlo.

Tv Azteca intentó llenar la ausencia de sus estrellas con un montón de actrices en mini-falda sentadas en sillas altas de forma que la cámara pudiera centrarse en sus piernas de manera “natural”… esto es en serio, uno de los programas posteriores a la salida de Joserra tenía este “gag”, con todas las conductoras de esa forma, de pena ajena.

José Ramón se mudó a ESPN y poco a poco ha ido recreando su programa en la cadena americana. Pero obvio ya no es lo mismo, lo último que supe de eso fue la nota de que se enojó mucho con el Werever o algo así.

En fin, que el mundo cambió y lo que era cool ya no lo es. Pero hay que ver el lado bueno, eso quiere decir que ya podemos voltear a ver el pasado y aprender de él.

A menos que sean fans del “compallito”, en cuyo caso ustedes son todo lo que está mal con México.