Las caricaturas racistas de los gringos

Opiniones Enanas

Hace poco rolaba por la red una de esas noticias/chisme cuya única función es rellenar espacios de prensa que decía que existen planes para llevar a la pantalla grande al personaje de Speedy Gonzáles, de los Looney Tunes, que casualmente es mexicano.

No recuerdo más sobre la nota porque lo primero que pensé fue “¿Cómo reaccionarán nuestras mentes políticamente correctas si se hace una cinta llena de estereotipos?”. Ya saben a quienes me refiero, a esa gente que se rasga las vestiduras cada que un gringo nos muestra su completa ignorancia ante cualquier cultura que no sea la de ellos, en especial si la cultura a tratar es la nuestra, ya ven que a los mexicanos (sobre todo los defeños) nos da por lloriquear cuando nos insultan… cuando insultan a otros no tanto, lo haríamos si fuésemos ellos, pero como no lo somos pues no decimos nada.

Hace ya casi un año tuvimos un drama por un comercial de Burger King donde salía un luchador enano que representaba a México, mientras que un güero vaquero representaba a EUA, o cuando a alguien se le ocurrió hacer un chiste referente a la gripe porcina AH1N1 en Inglaterra… en ambos casos me pareció que la gente se cagaba fuera de la bacinica y que además tenía un falso concepto de “patriotismo” y “defensa de nuestros valores”.

Pero bueno, como buen mexicano que soy, yo también crecí con la idea de que los gringos son unos hijos de puta, engreídos y mamertos, que nos tratan mal a nosotros “nobles descendientes del Imperio Azteca”, por lo cual, Speedy Gonzáles siempre ha estado en mi estante de “caricaturas racistas que nos pintan feo a nosotros nobles mexicanos, hijos de la violación a la madre Malinche”… pero a raíz de esta nota sobre la “posible” película del ratón más veloz de México, y muy probablemente también de su primo “el lento Rodríguez” (el cual siempre trae pistolas), me puse a rememorar sus historias (las cuales son muy pocas, nunca ha sido un personaje popular) y ¿saben qué? Prefiero ver una película de Speedy que una del Chavo del 8… y es que, si a esas vamos, Speedy nos deja mejor parados que el 83%* de los personajes Made in Mexico.

Speedy es listo, valiente, galán, ademas es el héroe de sus cortos ya que se la pasa pendejeando a Silvester (el gato gringo)… eso es mas que el 83%* de los personajes mexicanos que casi siempre son FEOS (pero “cumplidores”), JODIDOS (no por pobres, sino por que además son pendejos y jamás ganan nada, ni les sale nada bien) y SUCIOS (por que ¡Ay de aquel que ose no retratar al “verdadero México”!, porque entonces sería un clasemediero aniñado que no ve el mundo real).

En fin, que para ser un producto de una industria que no se preocupa por ver más allá de sus fronteras y que estereotipa a todo y a todos (incluso a su propia gente… o ¿ustedes creen que todo Texas usa sombrero, o que en New Orleans hay un chingo de zarigüeyas tocando el ukelele, o que todos los Hill Billies son como los que Bugs se pendejea?), teniendo eso en cuenta, la verdad Speedy González no está tan mal, y si luego volteamos a ver el producto nacional tan entercado en retratar nuestra peor cara por una sensación de snobismo… ¡Hombre! Pues que Speedy ya no se ve tan estereotipado ¿no?

Por que sí, usa “sombreroooou”, y aunque Molotov cante que ya estamos hartos de que nos pongan sombrero, la verdad es que no, por que incluso nuestros izquierdosos defensores del pueblo bueno, por ejemplo los Chamucos, nos siguen pintando con sombrero, siendo que yo, un peninsular que ha vivido toda su vida en estados del Golfo de México, jamas he visto a nadie usar sombrero de forma ordinaria (o sea, de uso diario, no para verse “arquetípico” ante los turistas)… así que ¿De qué nos podemos quejar si los gringos nos pintan todavía con sombrero si nuestros propios creativos no se han dado a la tarea de crear una nueva imagen nacional?

Sí, yo no niego que cuando nos retratan los gringos lo hacen con base en arquetipos añejos, e incluso un tanto racistas… pero esto es más una gran muestra de ignorancia de su parte, de una nación que es incapaz de ver más allá de sus narices, pero hasta a los INGLESES les pasa. Como dato curioso, para su arco Blackest Night en Batman and Robin que se desarrolla en Londres, el escritor Grant Morrison pidió EXPLÍCITAMENTE que no se dibujara ninguna viñeta en la que se viera el Big Ben y el edificio del Parlamento, ya que no quería que el dibujante cayera en los lugares comunes.

En el terreno superheroico no es muy diferente, la gran mayoría de personajes son un GRAN y jodido estereotipo, no sólo los hechos por gringos si no también los hechos por méxicanos que lo primero que se les ocurre a la hora de hacer un superhéroe mexicano es hacer a un Azteca en spandex…

Mientras más pienso en nuestros personajes populares, más me agrada Speedy, porque en realidad es el estereotipo mexicano pero pasado por la limpia mano del marketing gringo, ese que dicta que el personaje principal debe de ser (a pesar de sus defectos) heroico, limpio y guapo, mientras nuestros creativos nacionales se esfuerzan día con día en retratarnos como feos, jodidos y pendejos.

Hombre, yo no digo que debamos fotocopiar la actitud “tocados por dios” de los gringos, lo que reflejan a través de personajes a los que todo le sale bien; tampoco digo que debamos desechar a los personajes feos, jodidos y pendejos… lo que digo es que, si tanto nos molesta que esos estereotipos existan, entonces los creativos se deben de poner a “crear” un nuevo estereotipo.

Hace unos días uno, de mis contactos en Twitter decía que Cantinflas le resultaba insufrible como actor (no voy a poner todos sus argumentos, aunque si me lo piden podría buscarles el comentario), por que representaba la eternización del mexicano jodido y los peores ideales del clase-mediero y, en contraposición, para él quien representaba de verdad al mexicano era Tin-Tán.

Sin meterme a discutir si su apreciación es correcta o no, por que yo no sé de cine, puedo decir que comparto su postura (aunque no sabría si por las mismas razones, correctas o incorrectas o si por mera y subjetiva apreciación); las películas de Cantinflas siempre me han parecido tramas telenovelescas del “pobre, pobre, jodido, pendejo”, mientras que las de Tin-Tán, aunque también barrio bajeras, siempre me parecieron de un personaje triunfador.

El punto en realidad no es que no se retrate X o Y cuestión, un personaje no tiene que ser un güerillo editorialista de revistas para hombres de la Condeza para dejar de ser un “pobre jodido pendejo” o viceversa, puedes tener un personaje pobre y que sea un “ganador”… en este caso, regreso al ejemplo de Speedy González.

Creo que lo que le falta a México, en términos de creatividad, son personajes que representen un símbolo de victoria, que dejen de ser “los eternos jodidos”. Vamos, que en la fantasía todo puede suceder, no tenemos por que retratar en ella nuestra jodida realidad.

Pero OJO, como ya mencioné arriba, no me refiero a seguir la moda del “nuevo cine mexicano” que pinta Jr de apellido y facha europea como contraparte del “México de los nacos feos” para simular ganadores, no, no, esto sólo es una muestra del mismo problema pero desde otro ángulo.

El problema que tenemos es nuestra baja autoestima, no podemos concebir lo mexicano como algo bonito y ganador, para eso tenemos que recurrir a un los estereotipos gringos. En el fondo, el sombrero y los huaraches representan la jodidez, POR ESO SPEEDY nos parece un símbolo de “racismo” cuando, lo que lo hace “racista” (sombrero, huaraches, ser indígena), son los mismos estereotipos que nosotros mismos usamos para referirnos a nosotros mismos.

Nuestra baja autoestima nos hace sobreinterpretar lo que los “güeritos” dicen de nosotros ¡Oh no!, Nos pintan como un enano luchador, no nos quieren, no les parecemos guapos”] aunque, curiosamente, nuestros hermanos latinos dicen cosas peores, pero ellos nos valen madre, total, son unos pinches indios patarajada… o ¿A alguno de ustedes le ofende lo que los chilenos digan de nosotros?(por que, curiosamente, en los foros “latinos” he encontrado más mala leche hacia los mexicanos que en los españoles).

Pero esa misma baja autoestima nos impide retratar un HÉROE que no sea jodido, feo, sucio y pobre… somos incapaces de concebir un “galán” con rasgos indígenas: si es indígena tiene que ser feo, para ser galán tiene que ser güero, cuando en la fantasía eso es lo de menos, todo depende del marketing, (por ejemplo) Lady Gaga es bonita, siempre habrá quien se lo crea, aunque sea más fea que Pepé Grillo. Nuevamente, el ejemplo de Speedy es bueno porque es un galán, indígena y moreno, y no hay conflicto alguno, el conflicto viene en nuestra apreciación, nos ofende que nos retraten así por que esas características son símbolos muy mexicanos de la jodidez nacional, y sólo nosotros nos podemos decir jodidos.

Viéndolo desde esta perspectiva, gran parte del racismo que vemos en los estereotipos del mexicano que salen en la industria gringa proviene de nosotros mismos, ya sea por que nos esforzamos en perpetuar esa imagen, o por que nos ofende que alguien use nuestros propios arquetipos representativos de “lo jodido” para generalizar al mexicano.

De nuevo, los moneros de El Chamuco me parecen un gran ejemplo: todos ellos, a pesar de que ninguno tiene rasgos indígenas ni son pobres, pintan al “mexicano típico” feo, sucio y jodido… a pesar de ser defensores del pueblo, se empeñan en perpetuar los mismos arquetipos que, si los vieran en una serie gringa, los harían irse a cagar en la bandera de las barras y las estrellas.

Lógico, hay casos en donde sí hay racismo, pero generalmente son dados por la enorme ignorancia de los gringos que son incapaces de ver más allá de sus narices, y en ese caso no tendríamos por qué sentirnos ofendidos, digo, los franceses no se ofenden por que Mark Millar (británico, eternos rivales de los franceses) se burle descaradamente de ellos y les llame cobardes.

Así que la próxima vez que vean un estereotipo mexicano en alguna serie, novela, cómic, película o lo que sea, de origen gringo, no se jalen los pelos y griten “RACISMO”, primero deténganse a pensar si esa imagen no es la que nosotros mismos damos al mundo y si esos estereotipos nos parecen racistas más por nuestros propios prejuicios que por los de los otros (que a fin de cuentas son motivados por la ignorancia).


*83% es un porcentaje inventado por César Castañón, no tomarlo como referencia real.