Batman: Arkham City – Opinión

Cuando tuve acceso a Batman Asylum, y tras acabarlo dos veces con todo y los acertijos, creí que no quedaba nada por ver. Batman: Arkham City empezó como una de esas leyendas de los videojuegos que nos tocó experimentar de primera mano.

Cuenta la leyenda que los desarrolladores esperaban que alguien descubriera el pequeño easter egg que dejaron escondido, pero nadie halló el cuarto secreto tras la pared no invisible. No sé si era un último rezago de tiempos más inocentes, sin duda estaba muy en la línea del primer easter egg que Ready Player One ha vuelto tan famoso… desde ese inicio altamente comentado, Arkham City estaba destinado a la grandeza.

La campaña supo medirse bastante y hacer creer que iba sobre una cosa, cuando en realidad es la historia de una última y frénetica noche en que la locura del Joker se hará presente y desafiará los alcances de Batman, en cierto modo es un poco triste que la participación de Hugo Strange haya quedado en las laterales, el concepto prometía desde los audios que podías encontrar en el primer juego.

En todo caso Mark Hamill no falló una vez más en entregar a un Joker aterrador, y algunos de los villanos que Arkham Asylum no tuvo tiempo de contemplar hicieron un debut en la serie, no todos con el ahinco que merecían, pero Arkham City logró perfeccionar las mecanicas de combate y sigilo, ampliar el mundo fue algo muy bien recibido y la aparición de los Al Ghul resulta agradable, aunque su desenlace no tanto.

Los pequeños giros de tuerca iniciales perdidos ante la sobre-exposición del juego eran creativos sin duda, no creo que explore a Batman mejor de lo que el primero o el no tan querido tercer juego de la franquicia, pero tampoco comete errores notables en la línea que eligió.

Se llevó muchisimos premios en aquel ya lejano 2011 y dejó quizá una vara demasiado alta para superar. El gameplay no sería realmente mejorado, el terreno de los juegos de superhéroes permanecería en realidad abandonado y sin ningún retador digno hasta que Spider-Man regresó por la puerta grande el año pasado. Aún así, Arkham aún nos dio dos juegos más en la franquicia, juegos que en consecuencia de todos los exitos de los primeros dos sufrirían. Llegado al momento veremos donde sí y donde no merecían la crucifixión a la que serían sometidos.