Deltarune: El poder de la nostalgia brilla dentro de ti.

Nunca he sido buena para los videojuegos. Suelo atribuir esto al hecho de que cuando fui niña, nunca tuve una consola propia y, aunque sí me robé el cambio de las tortillas para ir a las maquinitas, sólo apretaba botones aleatoriamente y esperaba el mejor resultado de ello. Cabe mencionar que esta costumbre perduró hasta hace un tiempo, cuando me invitaban a jugar Injustice o Mortal Kombat (y debo decir que es genial cuando ganas y ni sabes porqué).

Sin embargo, en 2015 me enfrenté por primera vez a un juego de rol: Undertale de Toby Fox. Sus gráficas retro y su música llamaron mi atención casi de inmediato, pero fue su historia adorablemente nostálgica la que me terminó de enamorar. El constante recordatorio de “mantén tu determinación” y los ánimos de un amigo de la universidad  -quien fue el que tanto me insistió en primera instancia a jugarlo-, fueron vitales para que, en seis meses, yo celebrara el hecho de que por primera vez había terminado un videojuego.

Tuvieron que pasar tres años más para que otro gran fanático de los videojuegos, a quien le conté mi experiencia con Undertale, me hablara de Earthbound, desarrollado por APE y HAL Laboratory para Nintendo en 1994 (¡el año en que nací!). Con una simple frase logró que al instante me interesara en dicho juego: “Es el antecesor de Undertale”.

Por supuesto, al siguiente día descargué un emulador y lo jugué en mi computadora. Con los consejos de mi senpai y uno que otro tutorial, logré acabar el también llamado Mother 2 en tres meses, y como me sucedió antes, el sentimiento de nostalgia volvió a estar presente, no sólo por la narrativa general del juego (el regresar a casa para recuperarte; las llamadas a papá y mamá para darte ánimos y aliviar tu nostalgia; el ser partícipe de aventuras junto a tus amigos de la infancia, entre otras cosas), sino también porque jugarlo me recordaba mucho a mi primera victoria con Undertale, ya que este último está cargado de referencias a Earthbound.

Este año, otro videojuego se cruzó en mi camino: Deltarune, del mismo creador de Undertale, y el cual pareciera una especie de precuela a este último –desde el hecho de que el nombre del primero es un anagrama del segundo-.

Este RPG inicia con la posibilidad de crear tu propio avatar para, después de dar su primera gran lección, situarnos en la casa del personaje principal. El ambiente parece sumamente cotidiano para cualquier chico en edad escolar y nos enfrenta a una situación que seguramente más de uno de nosotros vivimos: Una madre apresurando a su hijo para que éste no llegue tarde al colegio.

Así, continuando fiel a su naturaleza de crear múltiples giros en la trama de la manera más inesperada, la historia de Toby Fox nos sitúa después en una escuela, donde el personaje principal termina por azares del destino con Susie, la chica que todos reconocen como la más ruda del salón, en un armario de útiles que resulta ser un portal al Dark World. Allí, Ralsei, príncipe de la oscuridad, les informa que en realidad son héroes y que su misión es restaurar el equilibrio entre mundos.

Para lograr su cometido, los profetizados héroes tendrán que cerrar un géiser de energía oscura antes de que el rey que acaba de tomar el trono termine de extender la oscuridad a todos los rincones de su mundo. A lo largo del juego, el personaje principal tendrá que tomar una serie de decisiones no sólo para combatir a los darkners que se atravesaran en su camino, sino también para mantener una buena relación con sus compañeros de equipo y salir victoriosos de su misión.

A diferencia de Undertale y debido al acompañamiento de Ralsei y Susie a través de la historia (los cuales recuerdan a Ness, Paula, Jeff y Poo de Earthbound al formarse en fila india para avanzar), el jugador no sólo es responsable de la forma de actuar y del bienestar del personaje principal, sino también de sus compañeros, con los que se enfrentará a una serie de rompecabezas y ataques bullet hell en combate por turnos.

Sin embargo, se conserva la opción de pelear, actuar, liberar o usar un ítem en contra del enemigo, así como la caja donde se encuentra el corazón del personaje y a la que los enemigos lanzan sus ataques. A esto se le agrega la oportunidad de generar Puntos de Tensión (TP), la cual permite a los miembros del equipo lanzar hechizos.

La música del videojuego toma algunos de los temas antes creados por Fox para Undertale, sin embargo, la mayoría son nuevas piezas que incluyen sonidos muestreados de Earthbound. En cuanto a las gráficas, se mantiene el estilo de pixel art pero mejorando las expresiones y los detalles de los personajes y los ambientes.

Definitivamente la belleza de Deltarune, así como la de Undertale y Earthbound, radica en la evocación a la nostalgia. En mi caso, me recuerda mucho a la decisión que tomé a los 17 años de salir de un pequeño pueblo en provincia para venir a estudiar la universidad a la “gran ciudad”, porque, como dice Lana del Rey, “el camino se torna difícil no sé por qué”. El constante sentimiento de querer regresar al nido parental es pesado y los obstáculos parecen ser más grandes de lo que son porque no te es familiar el entorno y tampoco es tan fácil pedir ayuda porque no conoces a nadie.

No obstante, también tienes delante de ti todos tus sueños y esperanzas. Claro, una siempre puede volver, porque el hogar y la comida caliente de mamá siempre estarán allí, pero quedarse de nuevo sería un error, un paso atrás. Así como cuando Bilbo Bolsón salió por primera vez de aventuras y regresó a su pequeño agujero de Hobbit, pero siempre con la determinación de salir de nuevo.

Es también un juego que nos devuelve un poco la capacidad infantil de asombrarnos con lo que está a nuestro alrededor, así sea algo “pequeñito” como las hojas que caen de los árboles, y de esa sensación de curiosidad, ternura o hasta miedo que nos pueden provocar esos descubrimientos. Pese a todo, nos recuerda también que la “oscuridad” siempre acecha pero que es mejor comprender que hay en ella a tratar de desaparecerla.

El primer capítulo fue lanzado de manera gratuita por Fox en octubre de 2018 para Microsoft Windows, MacOS y en febrero de 2019 para Nintendo Switch y Playstation 4. En tanto, Fox ha anunciado que las siguientes partes se encuentran en desarrollo y, aunque no ha dado ninguna nueva fecha de lanzamiento, se sabe que, a diferencia de Undertale, Deltarune sólo contará con un final.