Ingress, un juego para conocer 

El mundo de los videojuegos no se mantiene quieto: Al principio jugábamos todos en la misma consola, ahora lo hacemos en consolas distintas desde lugares separados, incluso entre diferentes países; generalmente un videojuego es sinónimo de quedarse sentado un par de horas y no ver la luz del sol, pero todo cambió cuando la nación del fuego atacó… o más bien, con la llegada de las consolas portátiles.

Algunas, como Game & Watch o después el Game Boy y sus sucesores, nos permitían jugar fuera de la casa, tomar algo de aire libre mientras Mario rescataba a su princesa en turno, pero en realidad seguíamos estando estáticos mientras jugábamos.

La llegada de accesorios de movimiento, tapetes, juegos de baile, kinects y demás sensores de que requerían que dejáramos de estar sólo parados o sentados nos alejó un poco del sillón, pero no totalmente.

Entonces alguien notó esa gran consola portátil que prácticamente todo el mundo busca tener, que incluso puedes estar usando para leer esta nota, aquella sin la que no salimos de casa y hay gente que no puede vivir sin ella. Me refiero sin duda al Smartphone.

Gracias al poder que tienen ahora estos teléfonos inteligentes, en el no tan lejano 2012 llegó de la mano de Niantic Labs y Google un nuevo juego llamado Ingress, un juego de realidad aumentada multijugador con tintes de RPG y una historia interesante detrás (incluso hay quienes lo ven como más que un juego).

Sencillito y carismático

¿De qué trata? Simple, al bajar la app te dan la introducción: Existe una matería recién descubierta por todo el mundo llamada “Matería Exótica (XM)”, hay dos facciones que buscan obtenerla para sus propios fines, la Resistencia para que no sea usada contra la humanidad y los Iluminados que quieren usarla para la evolución de los humanos. Para esto deben capturar portales, crear enlaces y “controladores de mentes” que harán que aquellos humanos normales se inclinen sin saberlo a la facción dominante.

Aquí lo interesante del juego es que necesitamos salir lejos del sillón, incluso lejos de tu casa o vecindarios. Caminando, corriendo, en bici, en auto, tal vez en avión, esto debido a que los portales están en monumentos, sitios históricos, murales, teatros, iglesias, plazas, fuentes, aquellos que están en tu ciudad y nunca frecuentas o que ves pasar cuando vas de vacaciones a otras zonas.

Al moverte con la app encendida (que se vuelve tu escaner de XM y portales) puedes recolectar esta energía, localizar los portales libres, de tu misma facción o de tus rivales, “hackearlos” para tomar armas y equipo, lanzar links entre portales amigos y atacar los enemigos.

Al ir realizando estas acciones ganas experiencia, con esto subes de nivel y puedes usar mejores armas y que tu escáner tenga más rango de acción, tus portales pueden ser enlazados de mayor distancia y puedes reunir más XM.

Al principio, cuando tienes nivel bajo, es difícil realizar esto solo, pero no lo estás, aquí es donde te ven, donde te notan los demás jugadores, tus acciones se muestran a los jugadores locales y pueden buscarte para ayudarte, o para que no les estorbes ya que los “campos mentales” tienen sus reglas y te puedes meter en sus planes.

Así la vida

En las ciudades grandes la cantidad de “agentes” (jugadores) y portales es enorme, en ciudades más pequeñas se nota el cambio, pero si empiezas y no encuentras portales puedes proponerlos tú con la misma app, le tomas una foto con el escáner e indicas su posición para que sea aprobada.

Es un juego que te exige indirectamente. Necesitas tiempo y un buen plan de datos, puedes encontrar agentes que han invertido en baterías para sus teléfonos para poder seguir en el juego un rato más (en el mejor de los casos, hay quienes viajan a otros países solo por Ingress), pero también te deja conocer gente, hacer un poco de ejercicio, que salgar a ver esos edificios, monumentos o murales que no tenías ni idea que existían en tu ciudad.

La aplicación está disponible para iOs y para Android, dale una oportunidad, ahora los dejo, es tiempo de moverse.

La verdadera división del país, nada que Chivas o América